Iniciativas empresariales a favor del agua

Empresas de bebidas realizan proyectos para regenerar la biodiversidad y los ecosistemas en espacios naturales

Ahorrar recursos hídricos y recuperar los utilizados son retos prioritarios en las compañías de diversos sectores

Flamencos en la marisma de Trebujena, una iniciativa de Coca-Cola rn en España y WWF.
Flamencos en la marisma de Trebujena, una iniciativa de Coca-Cola en España y WWF.

La relación con el agua está marcando los esfuerzos en pro de la sostenibilidad de numerosas empresas. Aprovechar mejor el recurso hídrico es un reto para compañías de sectores diversos.

En Heineken España aseguran que “la protección de las fuentes es una de nuestras apuestas”. Se han propuesto, entre otras cosas, “devolver a la naturaleza todo el agua que contienen nuestras cervezas”, y prevén alcanzar en 2021 el balance hídrico neutro en España.

Actualmente, la multinacional ya lo ha conseguido en Andalucía y Comunidad Valenciana. En la primera, a través del proyecto Doñana, por el cual se devuelven más de 1.000 millones de litros al año. Las actuaciones se han centrado en restaurar cuatro humedales en el entorno de dicho espacio natural, “para mejorar su funcionalidad hídrica y ecológica”, y crear orlas lagunares con 1.500 ejemplares vegetales de ocho especies, eliminando las exóticas como el eucaliptus e implantando autóctonas como romeros y mirtos, lo que permite restaurar la capacidad de almacenamiento.

Imagen del proyecto Doñana, desarrollado por Heineken España.
Imagen del proyecto Doñana, desarrollado por Heineken España.

A su vez, por el proyecto Cañaveral se devuelven más de 400 millones de litros al año con la recuperación de uno de los principales afluentes de la Albufera en la Comunidad Valenciana. Para aumentar el caudal del barranco del Poyo se han eliminado cañas en más de 1,52 kilómetros, se han restaurado 2,7 kilómetros de ribera y se han plantado 4.276 ejemplares de 20 especies autóctonas como el lirio amarillo.

Cultivo de cítricos

El ahorro de 1.540 millones de litros de agua en el cultivo de cítricos en el valle del Guadalquivir y la restauración de seis hectáreas de marisma en Trebujena (Cádiz) es la iniciativa llamada Misión posible: desafío Guadalquivir, puesta en marcha en 2018 por Coca-Cola en España y WWF y ahora culminada.

En dicho proyecto han participado 13 fincas de cultivos de cítricos, unas 621 hectáreas en total. La instalación de tecnología innovadora para el uso eficiente del agua ha sido fundamental.

Acciona aprovecha la utilizada para sus clientes y trabaja vertidos de salmuera

Asimismo, en algunas de estas fincas se han colocado posaderos y cajas nido para rapaces y aves insectívoras, que ayudan al control biológico, y se ha potenciado la colocación de setos vivos y de semillas de especies vegetales en taludes. En la marisma de Trebujena, y tras un año de obras de adecuación de las tierras y de creación de islas artificiales, se ha recuperado su biodiversidad. Un ejemplo es que, con el llenado del lucio restaurado, se ha favorecido a la cerceta pardilla, muy amenazada y que tiene en la marisma una de las pocas colonias de cría de la Península. Ana Gascón, directora de RSC de Coca-Cola en España, declara “que este proyecto es esencial, ya que contribuye al compromiso internacional de la compañía de devolver a la naturaleza el 100% del agua que contienen nuestras bebidas”.

En Acciona, la compañía que promociona y gestiona infraestructuras y energías renovables, el 32% del líquido consumido es de origen reciclado, terciario o de lluvia y la reducción del consumo hídrico ya es de un 61% respecto a 2017.

Regenerar para el riego, baldeo o industria va a más en el Canal de Isabel II

En esta empresa llevan a cabo usos distintos, entre los que destaca el tratamiento y distribución de agua para clientes. Esta se capta en desalinizadoras, potabilizadoras, depuradoras o servicios de abastecimiento operados por la compañía y se acondiciona para que sea apta para el consumo humano o para que esté descontaminada de acuerdo a la ley. Los vertidos y las aguas trasegadas son otras acciones relevantes, según explican en Acciona. El mayor porcentaje lo constituyen los vertidos de salmuera de las desalinizadoras que opera la empresa y que salen de sus instalaciones de acuerdo con lo especificado. Las aguas trasegadas son las que entran y salen de las centrales hidroeléctricas y una planta de biomasa de Acciona sin afectar a los ecosistemas.

El Canal de Isabel II está en continuo proceso de regeneración y ahorro de agua. La empresa destaca una de sus actividades, el tratamiento terciario, aquel por el cual adecúa la calidad del agua residual depurada, llamada regenerada, para baldeo de calles, riego de parques y de campos de golf o con fines industriales. El Canal lleva ahorrados más de 133 millones de metros cúbicos y prevé un ahorro progresivo al ir sumando más plantas de tratamiento terciario a las 32 actuales.

La residual, generadora de recursos y energía

El director de desarrollo sostenible de Suez para la zona Sur de España, Gustavo Calero, asegura que la depuración de las aguas ha cambiado por completo dentro del plan estratégico 2017-21 del grupo Suez. “En el modelo de depuración lineal se compra energía para depurar, los residuos van a un vertedero y las aguas depuradas no se aprovechan. Nosotros generamos nuestra propia energía verde a través de las bacterias y nos autoabastecemos”, explica.

En la biofactoría Sur de Granada, gestionada por Emasagra, participada por Suez, además de autoabastecerse, venden el excedente de energía. “A los residuos les damos una segunda vida porque se dedican a usos agrarios y el agua depurada se reutiliza para riego agrícola”, afirma Calero.

Un proyecto de Aqualia llevado a cabo en la depuradora de Lleida utiliza el biogás obtenido de los fangos primarios y secundarios de las aguas residuales para producir biometano. Es un combustible apto para vehículos a gas comprimido y está exento de otros contaminantes. El trabajo desarrollado por Aqualia en el marco del Smart Green Gas (CDTI-Feder) “fortalece el nexo agua y energía”.

Objetivos a corto y largo plazo

Menos consumo. Acciona ha establecido como objetivo para 2021 una reducción de su consumo hídrico del 7% respecto a 2017.

Nuevo proyecto. Heineken se propone contar “muy pronto” con un 100% de compensación hídrica a escala nacional con el proyecto Water Balancing. Se trata de proteger las cuencas de los ríos que nutren de agua a sus fábricas y conservar sus ecosistemas.

Todos los residuos. Gustavo Calero, director de desarrollo sostenible de Suez Sur, señala que de todos los residuos que dejan las aguas aún hay un 1% que no se pueden reciclar (madera, plásticos, mascarillas...) “Estamos trabajando con la Universidad de Granada para poder valorizarlos también”.

Propósito local. La intención de Coca-Cola, según Ana Gascón, es proseguir con la conservación de ecosistemas vulnerables y con la preservación de recursos “que ayuden a mejorar las formas de vida locales”.

Ferrovial y Nestlé trabajan por la potabilización y por la eficiencia

Sistema de abastecimiento de agua en Huaral (Perú).
Sistema de abastecimiento de agua en Huaral (Perú).

La Fundación Codespa ha recibido el apoyo de la compañía Ferrovial para un proyecto que permitirá el acceso a agua potable a unas 1.500 personas en situación de vulnerabilidad en Huaral (Perú). Familias procedentes de zonas rurales viven en casas de adobe y palos y, aunque el asentamiento ha mejorado en cuanto a servicios básicos, el problema principal sigue siendo el agua potable.

El proyecto consiste en rehabilitar el sistema de abastecimiento de agua, que tiene fugas y filtraciones, así como en la mejora de la conexión a las viviendas. Asimismo, Codespa y Ferrovial afirman: “Apoyaremos a las Administraciones locales para que hagan una gestión eficiente de los servicios del agua”.

Otra empresa que hace tiempo emprendió el ahorro de recursos hídricos es Nestlé. El año pasado invirtió 1,4 millones de euros en sus centros para tener un consumo más eficiente y en la última década ha ahorrado 5 millones de metros cúbicos en sus diez factorías en España. La fábrica de Miajadas (Cáceres) y la embotelladora de Viladrau (Girona) han sido reconocidas con el Alliance for Water Stewardship (AWS) por el uso responsable del agua.

Normas
Entra en El País para participar