Volkswagen aspira al segundo puesto de la carrera digital

Las ventas de software podrían colocarlo en el podio bursátil tras Tesla

Volkswagen ID4.
Volkswagen ID4. REUTERS

Herbert Diess está copiando a Elon Musk en más de un sentido. Al igual que su rival de Tesla, el jefe de Volkswagen ha comenzado a tuitear sobre la cotización de sus acciones. También ha empezado a prometer una transformación tecnológica para el hardware y el software del automóvil. Incluso una modesta porción de las ventas estimadas de las descargas informáticas debería de poner algo de combustible para cohetes en la analógica valoración del fabricante de automóviles.

En homenaje al Día de la Batería de Musk del año pasado, Diess va a presumir de los conocimientos tecnológicos propios de VW en el Día de la Energía de la empresa, el lunes. Además de baterías más baratas y de mayor autonomía, se espera que ofrezca más detalles sobre el impulso digital de la empresa de 27.000 millones de euros, tras el anuncio de la semana pasada de que sus modelos eléctricos ID recibirán pronto descargas de software cada 12 semanas para garantizar que su funcionalidad está actualizada.

La empresa está muy atrasada en ese aspecto: Tesla tiene esa funcionalidad desde hace años. Pero es parte de la conversión, según la descripción de VW, en un “proveedor de movilidad basado en el software”, en lugar de ser un mero proveedor de cacharros tuneados.

Y no es para menos. Su objetivo de margen operativo a medio plazo, en torno al 7%, parece soso en comparación con su rival europeo Stellantis, que pretende superar ese listón ya este año. Y suponiendo que Diess alcance su ambicioso objetivo de producir 3 millones de vehículos eléctricos al año en 2025, es probable que los coches de gasolina sigan representando cuatro de cada cinco vehículos vendidos.

Por eso, incluso después de una subida del 25% en las acciones este año, VW cotiza a un poco inspirador precio de 9 veces los beneficios futuros, según datos de Refinitiv. La apuesta tecnológica de Diess puede dar un poco de aire a ese aburrido múltiplo.

UBS calcula que las ventas de soft­ware, como los programas de conducción asistida, podrían generar 81.000 millones de dólares (68.000 millones de euros) en beneficios operativos de la industria a nivel mundial para 2025. Supongamos que Diess puede hacerse con el 16% de esa cifra, en línea con la cuota estimada de VW en el mercado de vehículos de batería para ese mismo año. Si se valora este nicho de rápido crecimiento a un múltiplo de 17,5 veces, el mismo que el del proveedor alemán de software SAP, las ventas tecnológicas de VW podrían valer 222.000 millones de dólares (185.000 millones de euros), es decir, casi tres cuartas partes más que el valor total actual de las acciones del fabricante de Golf.

Probablemente, esta cifra se sitúe muy por detrás del referente digital Tesla, cuya capitalización bursátil ya triplica esa cifra. Pero es un lucrativo segundo puesto que merece la pena perseguir.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías