Mutua abre la puerta a vender su participación en CaixaBank

Tras la fusión con Bankia, la compañía ostentaría un 1,6% del nuevo grupo

Ignacio Garralda, presidente del Grupo Mutua.
Ignacio Garralda, presidente del Grupo Mutua.

Mutua Madrileña y CaixaBank han tenido una relación muy provechosa, aunque tal vez pronto empiecen a romper algunos lazos. El presidente de la aseguradora, Ignacio Garralda, ha abierto hoy la puerta a que la entidad se desprenda de su participación en el banco, "para buscar otras opciones de inversión".

El Grupo Mutua entró en el accionariado de la entidad catalana en 2016, al desembolsar 280 millones de euros y hacerse con el 2,8% del capital. "Criteria tenía que rebajar su participación en CaixaBank, por imperativo legal, y nos pidieron que si podíamos entrar nosotros como inversor de referencia, a lo que accedimos", ha explicado el directivo.

Tras la fusión con Bankia, la participación de Mutua en el nuevo grupo quedará diluida hasta el 1,6%. "Se trata de una inversión financiera, más si cabe que antes. Así que tendremos que ver si nos hace falta el dinero para otras cosas".

La evolución bursátil de CaixaBank durante este periodo ha sido muy volátil. Cuando entró Mutua las acciones cotizaban a 2,6 euros. Un año después valían más de 4 euros. Pero ahora cotizan de nuevo en el rango entre 2,4 y 2,6 euros.


Consumo de capital

"Lo que hagamos con la participación en CaixaBank dependerá mucho de si tenemos que hacer futuras inversiones. Hay que recordar que la inversión en acciones cotizadas consume mucho capital, un 40%. Es posible que en el futuro nos sea más interesante no tener tantas acciones cotizadas. O no. Aunque hay que reconocer que la rentabilidad por dividendo de CaixaBank es atractiva", ha apuntado.

Hay dos áreas en las que Mutua ha reconocido abiertamente que espera encontrar oportunidades de compra. En primer lugar, en el negocio internacional. Concretamente, en Latinoamérica. El grupo ya cuenta allí con inversiones en Chile (Bci Seguros) y la aseguradora colombiana Seguros del Estado. "Nunca hemos ocultado que nos sigue interesando crecer en los países de la Alianza del Pacífico, especialmente en Perú y en México".

Además, Mutua también sigue abierta a alguna compra más en el negocio de la gestión de activos. En los dos últimos años el grupo ha tomado participaciones en cinco firmas españolas (EDM, Alantra AM, Alantra Wealth Management, Cygnus y Orienta Capital). "Aunque ya no estamos tan activos, no me extrañaría que en los próximos tres años no se nos acercara gente y cerráramos alguna otra operación.

 El peso de SegurCaixa Adeslas

La vinculación de Mutua con La Caixa es previa a su entrada en el capital. En 2011, la compañía madrileña tomó el 50,1% del negocio de seguros generales de la caja catalana, SegurCaixa Adeslas. Esta compañía incluía también el líder absoluto en seguros de salud de toda España.

Ese negocio ha sido muy fructífero para Mutua. Tanto, que en 2020 le aportó 168 millones de euros, lo que representa el 61% del beneficio del grupo.

"Es cierto que SegurCaixa Adeslas ha tenido un ejercicio muy bueno. Ahora bien, no es fácil que lo mantenga. Creo que nosotros iremos creciendo en nuestras propias rentabilidades de las inversiones que estamos haciendo", ha explicado Garralda.

El directivo también ha detallado que 2020 fue el último año en que Mutua ha tenido que pagar a CaixaBank una prima (llamada earn out) como compensación de los buenos resultados de SegurCaixa. "En 2021 ya no tendremos que pagar, lo que aliviará el resultado del negocio propio de Mutua. Es probable que este ejercicio el peso de SegurCaixa en el beneficio baje del 50%".

Normas
Entra en El País para participar