Los sindicatos piden prorrogar el convenio de Telefónica España otro año

El actual marco laboral concluye el 31 de diciembre

La petición se produce en plena crisis por el Covid con sus efectos sobre el sector

Tienda de Movistar en la Gran Vía de Madrid.
Tienda de Movistar en la Gran Vía de Madrid.

UGT y CCOO, sindicatos mayoritarios de Telefónica España, han pedido oficialmente que se abra la negociación para la prórroga, por un año más, hasta final de 2022, del Convenio de Empresas Vinculadas (CEV) de la teleco. Ambas centrales señalan que, así, “se contribuirá a despejar las inquietudes que están surgiendo entre la plantilla, manteniendo un necesario marco de estabilidad laboral en las tres jurídicas, Telefónica de España, Móviles y Soluciones”.

Según los sindicatos, es indudable el valor que tiene un convenio que además de ser aplicable a las personas trabajadoras de las tres jurídicas, recoge las premisas por las que siempre hemos apostado en relación a las garantías de no movilidad forzosa interprovincial e interinsular, no segregación, garantía de empleo además del mantenimiento de la estructura de clasificación profesional y salarial, así como la mejora del poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras.

Además, recuerdan que el 31 de diciembre de 2021 es el límite de la efectividad del CEV, posibilitando no obstante su prórroga si la Comisión Paritaria de Negociación Permanente así lo acuerda. Otro factor, dicen, es el contexto actual de pandemia y las consecuencias que lo acompañan, no siendo una excepción el mundo del trabajo.

Ahora tendrá que ser la empresa la que decida. El actual convenio incluye puntos de relevancia como la garantía de empleo, revisiones salariales que han incluido aumentos del 1,5% en cada uno de los años en los que ha estado vigente (2019, 2020 y 2021) junto con una serie de pluses, así como un Pacto Suspensivo Individual (PSI) para los nacidos en 1966, y otros planes de bajas incentivadas.

La situación actual es distinta a la que se vivía en 2019 cuando se firmó el convenio. En 2020, los ingresos de Telefónica España cayeron un 3% y los del grupo más de un 11%, a causa de la crisis provocada por el Covid-19. La compañía ha anunciado un recorte del dividendo del 25%, hasta 0,30 euros por acción, mientras que el presidente y el consejero delegado han renunciado al 100% de la remuneración que les correspondía como incentivo a largo plazo correspondiente a 2020.

Ajustes

Fuentes del sector no descartan algún tipo de ajuste en el ámbito salarial pactado, como ya sucedió en el pasado. En este sentido, recuerdan que Telefónica de España suspendió sus aportaciones al plan de pensiones de los trabajadores entre abril de 2013 y junio de 2014, además de una reducción del 30% de la aportación a los fondos sociales, como una de las contraprestaciones establecidas en el acuerdo al que llegaron la empresa y los sindicatos al principio de 2013 para prorrogar un año más el convenio colectivo establecido entonces.

La compañía, que ha abogado siempre por la paz social, descarta que tenga planes de posibles ajustes salariales. El viernes, empresa y sindicatos mantuvieron un encuentro, en el que la operadora advirtió del severo deterioro que ha sufrido España, debido a la pandemia con una caída del PIB en 2020 del 11%.

Además, se apuntó que Telefónica España ha perdido un 3% de ingresos, muchos procesos de transformación se han acelerado y la competencia se ha intensificado principalmente en el mercado convergente de bajo valor, que cada vez tiene más relevancia, y donde han entrado cuatro operadoras nuevas. La operadora aseguró que 2021 va a ser un año desafiante y de retos, marcado por la crisis económica derivada de la crisis de la pandemia, por la subasta al 5G y por el incremento de la competitividad entre operadoras.

La empresa trasmitió confianza en el proyecto de Telefónica España, señalando que hay solidos planes ya en ejecución para los distintos desafíos a los que se enfrenta.

Situación de la operadora

Regulación. En la reunión con los sindicatos, la empresa advirtió de la progresiva comoditización y estandarización de los servicios tradicionales de voz y datos, que disminuyen la capacidad de diferenciación. Según Telefónica, a la actual situación de elevada competencia se suma la complejidad regulatoria a nivel europeo y nacional, con sus consecuencias operativas y organizativas.

TV. En el negocio de televisión, en los últimos años ha aumentado la presencia de plataformas OTT en España. La teleco dijo que está siendo capaz de gestionar con acuerdos estratégicos de integración en la plataforma.

Inversión. En Capex, aunque en 2020 se haya realizado un gran esfuerzo de contención, será difícil de mantener a futuro por el desarrollo de la red 5G, y el despliegue definitivo de la fibra, que volverá a necesitar de un gran esfuerzo inversor.

Normas
Entra en El País para participar