El aumento de la rentabilidad de la deuda no debe ser motivo de preocupación

Rotación hacia acciones y sectores "cíclicos" rezagados

iStock-987452222
iStock-987452222 iStock

Ha aumentado la rentabilidad a vencimiento de la deuda de EEUU a diez años, hasta el punto que los tipos de interés reales a largo plazo han vuelto a estar en positivo. Este aumento refleja la mejora en el aumento de casos Covid, el apoyo de la secretaria del Tesoro Janet Yellen a una fuerte flexibilización fiscal y el crecimiento económico, con el índice PMI de servicios IHS Markit en su mayor nivel en seis años y un gasto de los consumidores que ha llegado a aumentar 5,3% en un mes.

Buena noticia para el sector financiero y acciones cíclicas

El caso es que el empinamiento de la curva de rentabilidades a vencimiento de la deuda de EEUU genera preocupación respecto a posibles consecuencias para la renta variable. De momento es una buena noticia para el sector financiero y acciones cíclicas, no para las acciones de crecimiento que cotizan a valoraciones ajustadas, en las que el mercado descuenta flujos de caja a tipos menores. Ahora bien, lo que importa, es la velocidad con que aumenten los tipos de interés, más su nivel. En este sentido, aunque puede haber un aumento de presiones inflacionarias los próximos meses, será sintomático de la recuperación y moderado. Cualquier repunte de la inflación será transitorio, permitiendo a la Reserva Federal mantener una política monetaria acomodaticia.

De manera que el aumento de la rentabilidad de la deuda no debe ser motivo de preocupación para las acciones, dado el sólido crecimiento de los beneficios. Además, una rotación de acciones a crédito y bonos soberanos por parte de los inversores a medida que los diferenciales de rentabilidad de la deuda aumentan requeriría que los tipos de interés a diez años en EEUU llegaran al 2%, lo que no prevemos para este año -estimamos que se sitúen en el 1,3% para fin de año-.

Euro Zona, Japón y Asia

Por otra parte los índices de servicios en la Euro Zona, con los bloqueos, han vuelto a contraerse, en contraste con una fuerte recuperación de la fabricación, aunque no suficiente para evitar una probable doble recesión. Sin embargo, hay noticias alentadoras respecto a la vacunación y seguimos sobre ponderando la región. También sobre ponderamos la renta variable del Reino Unido, país que está muy por delante de la euro zona en cuanto vacunación. Además el aumento de los precios de las materias primas ha favorecido a la libra y promovido la subida del índice FTSE 100.

Al mismo tiempo estamos positivos en renta variable japonesa. La economía japonesa, impulsada por la demanda privada y la inversión empresarial, ha superado las expectativas. La esperanza de una recuperación en “V” viene respaldada por el repunte de su economía, fuerte demanda del extranjero y señales de recuperación de la inversión en capital. De hecho el índice Nikkei, a pesar de que el banco central de Japón haya reducido las compras de activos y la falta de aumento de flujos de inversión extranjero, ha llegado a máximos de los años 90.

En cuanto a mercados emergentes, siendo conscientes de las peculiaridades de cada país, consideramos una amplia exposición. Las materias primas deben beneficiarse de la recuperación global y estimamos que el barril de petróleo Brent ronde los 55 dólares este primer trimestre. En Asia vemos crecimiento de las ventas y aumento de la demanda de componentes electrónicos. Además en China el gasto en ventas al por menor durante las vacaciones del año nuevo lunar en febrero han sido 29% mayores que el año pasado. Está distorsionado por el efecto base, pero es robusto si tenemos en cuenta que los viajes se han reducido un 77% respecto a 2019.

Rotación hacia acciones y sectores "cíclicos" rezagados

Esperamos una rotación parcial hacia acciones y sectores "cíclicos" rezagados en el rally de 2020. También nos gustan las empresas afectadas por la pandemia que han mantenido sus balances sólidos durante la crisis, así como las empresas de pequeña capitalización. Las acciones relacionadas con consumo se perfilan como uno de los principales beneficiarios de la reapertura tras la pandemia, aunque hay que ser conscientes del posible impacto del aumento de los precios en los márgenes. Por su parte la "recuperación verde" y la inversión temática en renta fija y renta variable siguen siendo partes importantes de nuestra asignación de activos: tenemos una firme convicción en la transición verde y estamos positivos en las inversiones que apoyan este tema.

Infra ponderamos deuda de Tesoro de EEUU

Tácticamente, dado el aumento de las expectativas de inflación, infra ponderamos deuda de Tesoro de EEUU. Por otra parte, vemos potencial, aunque limitado, en deuda de alta rentabilidad de la Euro Zona. Pero mantenemos una opinión negativa a medio plazo del dólar frente al euro, dada su sobrevaloración por fundamentales, la limitada ventaja de rentabilidad de su deuda y el efecto de los grandes déficits gemelos en EEUU.

Prevemos repunte de eventos empresariales

En cuanto a inversiones alternativas, prevemos repunte de eventos empresariales, incluyendo fusiones y adquisiciones, lo que debe favorecer las estrategias hedge funds relacionadas. Además, vemos valor en estrategias de asignación dinámica y de aprovechamiento de la volatilidad mediante opciones. Por otra parte, el aumento de las valoraciones de los activos implica oportunidades para hedge funds de valor relativo. También vale la pena considerar estrategias relacionadas con deuda en dificultades, con la estructura del capital de las empresas y de arbitraje de bonos convertibles.

 

Normas
Entra en El País para participar