Twitter es un objetivo claro para una fusión; Snap, no tanto

Microsoft podría convencer a los creadores de Pinterest manteniendo la empresa separada y a ellos al mando

Logo de Twitter.
Logo de Twitter. AFP

Las empresas de redes sociales están viviendo un momento de fusiones y adquisiciones. Algunas, como Twit­ter, son las principales candidatas a las ofertas, mientras que otras tienen estructuras y valoraciones que dificultan las operaciones. Como demuestra el interés de Microsoft por Pinterest, los compradores no deben tener miedo de superar los obstáculos, y unos pocos dulcificantes podrían ayudar.

Los gigantes de la tecnología llevan un año a la caza. El Financial Times afirmó a principios de este mes que la empresa de software Microsoft, con un valor de 1,8 billones de dólares, estaba interesada en Pinterest, la aplicación de intercambio de imágenes con un valor de 53.000 millones. Oracle podría adquirir una participación minoritaria en la aplicación de vídeo TikTok, una operación que se planteó el año pasado y que incluso despertó el interés de Walmart.

La adquisición de estas populares empresas plantea retos. Las empresas de redes sociales, con acceso a los datos de los usuarios, han visto cómo se disparan sus acciones y, en consecuencia, las valoraciones se han catapultado. Algunas, como Snap, son simplemente demasiado caras. Con un valor empresarial de casi 27 veces sus ingresos, su múltiplo es casi tres veces mayor que el de Microsoft.

Su capitalización de mercado, casi un 6% del tamaño de Microsoft, la convierte en una gota de agua en términos de tamaño. Pero hay otro problema: las acciones de triple clase dan a los cofundadores Evan Spiegel y Robert Murphy el 99,5% de los votos, lo que dificulta que cualquier pretendiente se haga con el control.

Ese es un problema algo común entre las empresas tecnológicas, porque los fundadores siguen estando en los despachos principales o cerca de ellos. Twitter, de aproximadamente el mismo tamaño que Pinterest, se resiste a esa tendencia. Tiene una sola clase de acciones y su cofundador, Jack Dorsey, posee un 2%, nada más. Con un valor de empresa de solo 11 veces los ingresos, es una operación manejable.

Otras empresas se encuentran en un punto intermedio. Match Group, el portal de citas de 43.000 millones de dólares, eliminó su estructura de doble clase y Barry Diller solo tiene una participación del 3,6%. Y tiene un múltiplo más razonable, de 16 veces. El mercado online de productos vintage y artesanales Etsy ha perdido parte de su brillo, pero sigue teniendo seguidores devotos, lo que le da un múltiplo de unas 14 veces. Y los fundadores de esta empresa de 16 años hace tiempo que se fueron.

Y luego está Pinterest. La empresa con sede en San Francisco cotiza a un múltiplo de valor empresarial a ingresos futuros de unas 20 veces, y los cofundadores controlan casi el 30% de los votos a través de acciones de doble clase. En ambos casos son grandes obstáculos. Pero los cofundadores podrían convencerse, tal vez, si Pinterest se mantiene separada y ellos conservan sus funciones directivas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías