Contenidos

Microsoft une fuerzas con los editores europeos para exigir un sistema de arbritaje como el australiano

La compañía, junto al Consejo de Editores Europeos, News Media Europe y las asociaciones ENPA y EMMA, pedirán que la propuesta se agregue a la próxima legislación de la UE sobre 'big tech'

Logo Microsoft.
Logo Microsoft.

Microsoft ha unido fuerzas con los editores europeos mientras en Australia Google y Facebook siguen librando una batalla con el Gobierno australiano por el pago a los medios por enlazar noticias. El gigante del software, dueño del buscador Bing, ha acordado trabajar con el Consejo de Editores Europeos, con News Media Europe y las asociaciones de editores de revistas y periódicos ENPA y EMMA en una “solución legal” para “exigir pagos” por el uso de los contenidos por parte de “los guardianes que tienen un poder dominante en el mercado”. Aunque no los nombran se refieren a Google y Facebook.

Esta coalición informal, que propondrá que el plan se agregue a la próxima legislación de la UE sobre Big Tech, busca crear un mecanismo de arbitraje al estilo australiano que establezca un “pago justo” en caso de que las partes no se pongan de acuerdo a la hora de cuánto debe pagarse por las noticias.

Las normas de derechos de autor de la UE modificadas en 2019 y que obligan a Google y a otras plataformas en línea a firmar acuerdos de licencia con músicos, autores y editores de noticias para poder utilizar su trabajo, “no son suficientes”, según han señalado Microsoft y las asociaciones de editores citadas en un comunicado.

La compañía de Redmond da este nuevo paso después de haber pedido el pasado 11 de febrero a las autoridades de EE UU, Canadá y Europa que adopten propuestas similares a las del Gobierno Australiano para obligar a los grupos de tecnología a pagar a los medios por sus contenidos. Microsoft busca, con este movimiento, aprovechar la fuerte presión que sufren sus rivales y promover su propio motor de búsqueda Bing como una alternativa al buscador de Google.

Los nuevos aliados también han asegurado que observarán de cerca el modelo desarrollado en Australia, que ha llevado a Google a firmar acuerdos con News Corp, propiedad del magnate australiano Rupert Murdoch, y a Facebook a vetar la compartición de noticias australianas en su plataforma.

La propuesta de Microsoft y los editores llega mientras los legisladores de la UE se preparan como los de otros países para lanzar leyes que aten más en corto a los gigantes tecnológicos estadounidenses.

Christian Van Thillo, presidente del Consejo Europeo de Editores, ha agradecido el “reconocimiento de Microsoft del valor que nuestro contenido aportar al negocio principal de los motores de búsqueda y las redes sociales”. Y añadió que “es crucial que nuestros reguladores reconozcan este punto clave y no se dejen engañar pensando que los acuerdos que se firmen individualmente son lo mismo. Todos los editores deben llegar a un acuerdo, y ninguno debería quedarse fuera”, ha añadido.

Por su parte, Casper Klynge, vicepresidente de Microsoft, ha defendido que el pago a los editores permitirá crear noticias de calidad y ha asegurado que esto es “algo fundamental para el éxito de nuestras democracias”. El presidente de esta compañía, Brad Smith, ya indicó hace una semana que, por su experiencia con Bing, saben que el contenido de las noticias genera un importante valor indirecto para los buscadores y las redes sociales (hasta 4.700 millones de dólares anuales para Google), aunque las personas a menudo no hagan clic en la historia original.

Aunque los gobiernos de la UE están en proceso de implementar una revisión reciente de la ley de derechos de autor, que ya trata de responder a la reclamación de los editores de un pago por sus contenidos y que entra en vigor este mes de junio, Microsoft y socios europeos temen que los editores “no tengan la fuerza económica para negociar acuerdos justos y equilibrados con las empresas tecnológicas, que de otro modo podrían amenazar con alejarse de las negociaciones o salir de los mercados por completo”.

Por eso, han destacado, no solo exigen que se pague por los contenidos sino que la legislación incluya un mecanismo de arbitraje, que equilibre el poder de las partes, y “eso se conseguirá a través de marcos regulatorios apropiados como la Ley de Mercados Digitales, La Ley de Servicios Digitales u otras leyes nacionales”, han remarcado en un comunicado.

La nueva acción de Microsoft y los editores europeos llega mientras Google y Facebook siguen criticando el proyecto de ley australiano, que consideran inviable e injusto. Ambas compañías (pese a que han cerrado acuerdos con editores en diferentes países) creen que esta normativa ignora las realidades de sus relaciones con los medios y aseguran que está atacando la propia esencia de internet (la de que enlazar es completamente libre).

Sin embargo, Fernando de Yarza, presidente de News Media Europe, ha insistido tras ver cómo Google ha acordado pagar más a los editores australianos que a los franceses, que “las experiencias en Francia y Australia nos han demostrado que existe una necesidad real de un instrumento vinculante”.

Facebook defendió que el año pasado ayudó a ganar unos 316 millones de dólares a los editores australianos. Y hoy Google ha asegurado al Financial Times que ya tienen cientos de asociaciones con editores en toda Europa, “lo que nos convierte en uno de los mayores financiadores del periodismo”.

Normas
Entra en El País para participar