El PP ingresaría hasta 70 millones por vender su sede y 160.000 euros al mes por alquilarla

Las estimaciones de Idealista y Colliers recuerdan que el valor dependería del uso final del inmueble

La sede del Partido Popular en la calle Génova de Madrid.
La sede del Partido Popular en la calle Génova de Madrid. EFE

El Partido Popular abandonará su célebre sede en la madrileña calle Génova, según anunció este martes su presidente, Pablo Casado, tras el Comité Ejecutivo que analizó la debacle electoral del 14F en Cataluña. “Considero que no debemos seguir en un edificio cuya reforma se está investigando esta misma semana en los tribunales”, ha afirmado, en pleno juicio por el caso Kitchen, sin dejar claro qué harán con el inmueble que alberga a la formación desde 1983. Aunque el principal objetivo del PP parece ser renovar su imagen y desligarla de los casos de corrupción del pasado, la venta de la sede también podría ayudar al grupo a sanear sus maltrechas cuentas.

Los más de 10.000 metros cuadrados en los que se distribuyen las nueve plantas de oficinas y las tres de aparcamientos de la todavía sede del PP, según los datos del catastro, podrían venderse por una horquilla que oscilaría entre los 40 millones que maneja el portal Idealista y los 70 millones que prevén desde Colliers. Para completar la foto, las últimas cuentas anuales de la propia formación política a nivel nacional, relativas al año 2019, cifran el conjunto de todos los terrenos y construcciones en los 60,5 millones de euros.

Al valor del inmueble de la madrileña calle Génova, explican por un lado en Idealista, se le tendrían que añadir otros pluses derivados de las reformas, el estado del edificio o la inclusión de mobiliario en la potencial venta, ya que en la estimación "no se tienen en cuenta factores no catastrales del inmueble, como reformas recientes o la inclusión o no de muebles".

Desde Colliers, por otro lado, recuerdan que el valor final del edificio fluctuaría en función del uso final que tuviese el inmueble y de la inversión necesaria para adecuarlo a ese fin, por lo que el valor total oscilaría entre los 55 y los 70 millones, opinan desde la consultora inmobiliaria.

En el caso de optar por la venta y embolsarse como mínimo los casi 40 millones que prevé el portal inmobiliario, el PP podría hacer frente a los cerca de 40 millones de euros que acumula de deuda, según las mismas cuentas. De 2018 a 2019, según la documentación, los pasivos no corrientes descendieron de los 22 a los 21 millones de euros, mientras que los corrientes se triplicaron al pasar de los 7,6 millones a los más de 23 millones.

Otra opción a tener en cuenta por los populares es el arrendamiento. En el caso de alquilarse, la formación que lidera Pablo Casado podría embolsarse entre 140.000 y 160.000 euros mensuales según las previsiones del portal inmobiliario, llevadas a cabo con la información recogida en el catastro municipal y el precio medio por metro cuadrado de la zona. Estas cifras permitirían al partido conseguir una rentabilidad de entre el 5,5% y el 5,6%.

Al ser propiedad del Partido Popular, reflexiona Martín Galbete, director nacional de oficinas de Colliers, podría plantearse una operación de sale & leaseback, comprometiéndose a una renta en línea con el mercado (hasta 29 euros el metro cuadrado al mes para una sede de estas dimensiones) y un plazo contractual de no menos de 10 años. "Sin embargo, este tipo de operación no tendría sentido teniendo en cuenta que al parecer el Partido Popular quiere romper con la ubicación actual trasmitiendo un mensaje de total renovación".

"Cambiaremos la sede nacional del Partido Popular de ubicación, pues considero que no debemos seguir en un edificio cuya reforma se está investigando esta misma semana en los tribunales", ha afirmado Casado, sin dejar claro qué hará la agrupación con la emblemática sede, a la que la antigua Alianza Popular se mudó en los años 80 para comprársela oficialmente a Mapfre en 2007.

Las estimaciones del portal inmobiliario suponen una rebaja de entre 10 y 20 millones de euros respecto a las previsiones que varios expertos del sector manejaban hace más de dos años, cuando valoraron el inmueble en el entorno de los 50 o 60 millones de euros, una cifra que, por el contrario, se asemeja mucho a las previsiones de Colliers. 

"Hay que tener en cuenta todas las posibilidades que ofrece un edificio con nueve alturas y cuatro plantas subterráneas destinadas al aparcamiento de vehículos", explican desde Idealista. Pero la situación ha cambiado mucho tras la pandemia, y mientas que antes había falta de oficinas prime en Madrid, "ahora no existe tanta necesidad de este tipo de espacios".

Normas
Entra en El País para participar