Disputas en la oferta

La CNMV encarga otro informe para validar el precio de la opa a MásMóvil

El ‘hedge fund’ Polygon recurrió la autorización del supervisor ante la Audiencia Nacional

Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV.
Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV.

La CNMV ha solicitado un informe de valoración a una tasadora externa sobre MásMóvil, según fuentes financieras. La solicitud del informe se produce después de que el pasado 11 de noviembre la teleco fuera excluida de negociación, después de que KKR, Cinven y Providence le lanzaran en verano una opa a 22,5 euros por acción. El fondo Polygon, que entró al calor de la oferta y llegó a tener más del 1% de la teleco, se fue de la compañía dando un portazo y recurriendo la autorización de la CNMV ante la Audiencia Nacional, según anunció el hedge fund el pasado 2 de octubre.

La oferta de los private equity se anunció en pleno proceso de desescalada de la primera ola del Covid, el 1 de junio de 2020, para ser aprobada por la CNMV el pasado 29 de julio. Los compradores anunciaron que su objetivo era excluir la empresa de Bolsa, y para ello emplearon un informe de valoración elaborado por PwC, que asignaba un rango a la teleco entre los 19,92 y los 24,92 euros por acción. Con este informe se atendió al artículo de blindaje de las opas en tiempos de convulsión que recoge la Ley del Mercado de Valores, como publicó CincoDías el pasado 11 de mayo. Este escudo legislativo creado en 2012, se activó con el Covid-19 y estará vigente hasta dos años después.

No solo eso, la CNMV pidió por su cuenta otro informe en julio, antes de dar el visto bueno al folleto, según la plataforma de contratación del sector público.

El precio de la opa de MásMóvil, que valoró la cuarta operadora del sector en España en 2.964 millones de euros, se situó a una prudente distancia del máximo histórico de 25,92 euros por acción a los que cerró en el mes de marzo de 2018. Los fondos oportunistas que entraron al calor de la oferta de los fondos exigieron una mejora del precio.

Polygon, incluso, envió varias cartas al supervisor, entonces presidido por Sebastián Albella, en las que hace una enmienda a la totalidad del informe encargado por los actuales dueños de MásMóvil y que sustentó la exclusión de Bolsa. En su segunda misiva, el fondo, uno de los más combativos en este tipo de procesos, y que ya se opuso en su día al precio ofertado por KKR y sus aliados en la opa por Telepizza, aseguró que la valoración que PwC realiza de MásMóvil está al menos siete u ocho euros por debajo de la correcta.

El fondo, que participa a largo plazo en el capital de Realia desde 2016 y donde ahora controla el 9%, anunció el pasado 2 de octubre que impugnaría el acuerdo de la CNMV del 29 de julio del año pasado en el que autorizó la opa presentada por Lorca Telecom Bid­co –la sociedad instrumental creada por los fondos de capital riesgo– para lanzar la oferta ante la Audiencia Nacional. El pasado 23 de diciembre, el supervisor publicó una licitación para contratar por el procedimiento de urgencia a una empresa especializada en valoración de empresas en el marco de la justificación de una opa. Un portavoz de la CNMV ha declinado hacer comentarios a esta información.

La oferta tuvo una aceptación, en principio, por dueños del 86,4% del capital de la teleco. Ya en la opa se incluyó la intención de excluir a la empresa de negociación, lo que implica que los compradores pongan una orden de compra continuada en el mercado al precio de la oferta. Como consecuencia, los compradores adquirieron un 13,9%, de manera que se hicieron con el 99,3%. Es más, Polygon, con un patrimonio de unos 1.400 millones de dólares (alrededor de 1.200 millones de euros), vendió su participación pese a impugnar la decisión de la CNMV.

La última disputa judicial de la CNMV sobre el precio de una opa se dilucidó en diciembre, cuando el Supremo validó la opa lanzada por FCC sobre Portland en agosto de 2016 a seis euros por acción. El supervisor recurrió una sentencia de la Audiencia que dio la razón a los minoritarios y que exigía una subida del precio a 10,29 euros por título.

El caso excepcional de Funespaña

  • Precedente de anulación. Mapfre lanzó una opa sobre Funespaña en marzo de 2012 a 7 euros por acción. Unos meses antes –en mayo de 2011–, la aseguradora había pactado con un grupo de accionistas de la funeraria la compra de sus acciones a 7,5 euros. José Ignacio Rodrigo Fernández, expresidente de Funespaña, que tenía un 15% del capital, no acudió a la opa y, en su lugar, se fue a la Audiencia Nacional. Su gran argumento era que el precio de la oferta perjudicaba a los accionistas que no hubieran pactado con Mapfre. Este tribunal, sin embargo, no le dio la razón. Pero el fallo fue recurrido y en esa ocasión el Tribunal Supremo se posicionó del lado de los minoristas, al asegurar que la Audiencia tuvo una interpretación no razonable del decreto que regula las opas desde 2007. Mapfre tuvo que compensar a parte de los accionistas y además lanzó otra opa a 7,5 euros por título en 2018 que permitió su exclusión de Bolsa. Fuentes jurídicas señalan que este es el único caso, hasta ahora, de una opa que haya sido tumbada en los tribunales.
Normas
Entra en El País para participar