Inversión tras las caídas

Los fondos activistas ponen en el punto de mira a las empresas españolas

Lazard prevé que la presencia de estos inversores será máxima este año; el sector financiero es el más apetecible para estos gestores

Peores Ibex Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Las empresas del Ibex han perdido unos 100.000 millones de capitalización desde el máximo de 10.083 puntos de febrero de 2020. Las caídas sufridas por algunos valores son estrepitosas, y fuentes financieras señalan que los grandes fondos activistas han comenzado a poner a las empresas españolas en su punto de mira. Lazard anticipa que su influencia a nivel mundial será récord este año. También el presidente de la CNMV prevé más activismo inversor.

“En la Bolsa española encontramos muchas empresas que presentan una oportunidad para fondos activistas. Algunas están muy expuestas ante la posible llegada de un inversor con una propuesta novedosa y creíble: y, con ello, arrastrará el apoyo de otros accionistas. Los daños del Covid van a llegar ahora”, señala Borja Miranda, managing director del proxy solicitor Morrow Sodali. El directivo avisa: “Si las empresas no son capaces de recuperarse deprisa y sus comparables en el resto del mundo sí, las críticas van a ser muy intensas a los consejos de administración”.

Otras fuentes consultadas señalan que el sector financiero es uno de los que más intensamente están mirando estos inversores. Artisan controla el 3% de Bankia, y puede darse la entrada en otras entidades.

Junto a la banca, los sectores industriales y tecnológicos acaparan la atención, según un informe de Lazard. El banco de inversión añade que 2021 se postula como un año ideal para que estos fondos comiencen a invertir y a desplegar estrategias.

Las empresas del Ibex pierden 100.000 millones desde los máximos de febrero de 2020

“Hay varios tipos de esta clase de fondos. Aquellos que vienen con una propuesta constructiva y de valor a largo plazo para todos, potenciando por ejemplo factores medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) y otros que son más cortoplacistas. No se puede hacer tabla rasa”, añade el directivo de Morrow Sodali.

“El diálogo es la mejor fórmula para convertir el activismo accionarial en una oportunidad para alinear los intereses de la organización y los de los accionistas”, señala Carlos Sáez Gallego, country head en España del proxy solicitor Georgeson. Este directivo señala que The Children’s Investment Fund, con un 7,5% de Aena, ha sido el responsable de que el gestor de aeropuertos sometiera a votación en su última junta su plan de cambio climático. “Es la primera compañía española del Ibex 35 que lo ha hecho en la historia de los mercados en España”, puntualiza.

Por su parte, Polygon ha entrado al calor de las opas sobre Telepizza y MásMóvil, pero se mantiene como un inversor de largo plazo en Realia, donde tiene el 9%.

Alvarez & Marsal señala, sin embargo, que ahora España es el país con menos fondos activistas en las empresas cotizadas de Europa, por detrás de Reino Unido, Francia, Alemania, Escandinavia, Suiza y Benelux.

Elliott, Third Point, Value Act, Harris y Effissimo son los fondos más influyentes

“Hemos visto ya algunos casos y veremos más actuaciones que, sin ánimo de derribar a la cúpula o exprimir los activos de la compañía, busquen un objetivo más a largo plazo estableciendo un diálogo constructivo con la empresa”, señala Juan M. Prieto, director general del asesor de voto (proxy advisor) español Corporance. A diferencia de los proxy solicitor, este tipo de firmas aconseja a los accionistas. El directivo añade que “el descenso de las cotizaciones de empresas españolas convierte a muchas en carne de cañón de inversores activistas que tomen participaciones para influir en las decisiones del consejo, incluso cuando hay un accionista de control”.

Una directiva europea impulsará la implicación de los grandes inversores. “Los institucionales revelarán públicamente con carácter anual cómo se ha aplicado su política de implicación, incluidos una descripción general de su comportamiento de voto, una explicación de las votaciones más importantes y el recurso a los servicios de asesores de voto”, especifica la normativa, aun sin trasponer en España.

A nivel mundial, los cinco grandes nombres del activismo son Elliott, con 8.900 millones de dólares bajo gestión; Third Point (3.100 millones de dólares); Value Act (2.800); Harris Associates (2.500), y Effissimo (2.200 millones de dólares), según los datos de Lazard a cierre de 2020.

  • BlueBell. Este es el nombre del fondo que ha tomado una participación en la empresa francesa Danone. Aunque controla menos del 5%, ha solicitado a la cúpula que separe la figura del consejero delegado de la del presidente. Ahora mismo, Emmanuel Faber compatibiliza ambos cargos. BlueBell señala además que la evolución bursátil del fabricante de yogures es decepcionante. La empresa gala vale unos 36.000 millones de euros, pero cae en Bolsa más de un 27% en los últimos 12 meses. La suiza Nestle retrocede en el mismo plazo un 8% y la británica Unilever, un 9%. Fuentes financieras señalan que el proteccionismo francés suele frenar a este tipo de inversores, pero está por ver hasta dónde dará la batalla.
Normas
Entra en El País para participar