El 73% de los directivos prefiere que los robots gestionen sus finanzas

El 77% cree que los asistentes digitales son más fiables que sus propios equipos

finanzas
GETTY IMAGES

El 67% de las personas confía más en la inteligencia artificial (IA) que en los seres humanos a la hora de gestionar sus finanzas. Es lo que se desprende del estudio elaborado por Oracle, junto a la experta en finanzas personales Farnoosh Torabi, que analiza cómo el Covid-19 ha aumentado la ansiedad en torno al dinero y ha provocado que los individuos se replanteen en quién confían a la hora de gestionar sus ahorros.

Los directivos depositan aún más seguridad en la tecnología que el resto de los consumidores. En concreto, según el mencionado informe, el 73% de los ejecutivos confía más en la IA que en sí mismos a la hora de administrar su dinero y el 77% sostiene que los chatbots o los asistentes digitales son más fiables que sus propios equipos financieros. Entre los clientes, sin embargo, hay más escepticismo: solo el 53% de ellos valora más a la tecnología que a ellos mismos a la hora de gestionar sus finanzas personales y el 63% estima más a la IA que a cualquier asesor financiero personal.

El director de ERP y cadena de suministro de Oracle, Antonio Busca, defiende que los individuos valoran la exactitud y la variedad de posibilidades que ofrecen las herramientas tecnológicas y, por tanto, han aprendido a apreciarlas. “Las personas somos conscientes de nuestras propias limitaciones y, al mismo tiempo, ya hemos interiorizado el uso de tecnologías emergentes en nuestro día a día. Estamos encantados de delegar ciertos procesos y dedicar ese tiempo a otras tareas donde el individuo puede aportar más valor que la propia tecnología”, desarrolla.

En concreto, nueve de cada diez directivos cree que la IA puede mejorar su trabajo detectando fraudes (34%), generando facturas (25%) y realizando análisis de coste-beneficio (23%). Por su parte, el 66% de los consumidores opina que las nuevas tecnologías pueden contribuir a detectar posibles fraudes (33%), reducir sus gastos (22%) y realizar inversiones en el mercado de valores (15%).

Busca asegura que esta confianza en las nuevas aplicaciones digitales es absolutamente realista y no se tiene miedo a ellas. “La inteligencia artificial ha llegado para quedarse. Es más, va a ser quien dirija nuestro modus operandi, tanto a nivel profesional como individual, y la sociedad es plenamente consciente de ello, especialmente los más jóvenes. Somos plenamente conscientes de los beneficios que nos aporta y estamos encantados de abrazar el uso de la tecnología”, comenta el experto.

El Covid-19 ha provocado, además, que la confianza que se deposita en los robots crezca. “Gestionar las finanzas es difícil en el mejor de los casos, y la incertidumbre financiera de la pandemia global ha exacerbado los desafíos económicos en el hogar y en el trabajo”, justifica Farnoosh Torabi.

De hecho, el informe recoge que el coronavirus ha tenido un impacto negativo en la relación de las personas con el dinero, tanto en el hogar como en el trabajo. Entre los directivos, la ansiedad y el estrés financieros aumentaron un 186%, mientras que la tristeza se elevó un 116%. Por su parte, entre los consumidores, la ansiedad y el estrés financiero se duplicaron y la tristeza aumentó un 70%. Además, el 87% de los usuarios ha experimentado miedos en relación a sus finanzas, que van desde la pérdida del empleo (39%) o los ahorros (38%) a la imposibilidad de saldar sus deudas. Para Busca, la brecha entre clientes y ejecutivos se debe a que “los directivos son conscientes de la visibilidad global del negocio en su sentido más amplio, así como de los factores globales externos y la repercusión en los resultados”.

El papel de los profesionales

  • Empleo. El 56% de los directivos cree que la tecnología reemplazará a los profesionales de las finanzas corporativas en los próximos cinco años. Sin embargo, el director de ERP y cadena de suministro de Oracle, Antonio Busca, defiende que los robots nunca podrán sustituir completamente el trabajo de los humanos: “Hay un componente relacional y emocional, en una relación entre el proveedor y el cliente, por ejemplo, que no es sustituible en su totalidad. Los consumidores quieren ser escuchados y demandan un asesor que esté próximo y les oriente en base a sus necesidades individuales”.
  • Tareas. El 85% de los directivos querrían ayuda de asistentes digitales en las tareas financieras, como las aprobaciones (43%), la elaboración de presupuestos (39%), los informes (38%) y el cumplimiento y gestión de riesgos (38%).
  • Futuro. La idea es que las nuevas tecnologías permitan a los expertos dedicarse a áreas en las que aportan un mayor valor añadido. Así, los directivos prefieren que los profesionales de las finanzas se centren en comunicarse con los clientes (40%), en negociar descuentos (37%) y en aprobar transacciones (31%).
Normas
Entra en El País para participar