El ritmo actual de vacunación retrasaría la inmunidad de rebaño en España hasta 2022

Janssen puede jugar un rol esencial para acelerar el proceso

Vacunación pulsa en la foto

España tiene que pisar el acelerador de la inmunidad frente al coronavirus si quiere alcanzar el objetivo de la Unión Europea: tener al 70% de la población vacunada en verano. Concretamente, esa velocidad debe aumentar en 57.000 personas inmunizadas cada día. Con un ritmo diario como el actual de, aproximadamente, 85.000 personas que completan la pauta de vacunación cada jornada, la meta de la inmunidad de rebaño se alcanzaría en España en un poco más de un año, lo que retrasaría la recuperación económica.

El próximo 14 de marzo se cumplirá un año desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez decretó el primer estado de alarma sobre todo el territorio nacional para detener un virus que comenzaba a causar estragos en la salud pública después de extenderse durante semanas. Como consecuencia, España sufrió la mayor caída de PIB desde la Guerra Civil. Desde entonces, el ir y venir de las restricciones impuestas por las autonomías, que condicionan la vida y la economía, solo parece tener fin con la vacunación. Recientemente, Reyes Maroto, ministra de Industria y Turismo, señaló la Semana Santa como posible fecha para reactivar el turismo de interior, pero incluso otros miembros del Gobierno han descartado esta posibilidad.

Hasta el jueves, 682.909 personas se cuentan entre los inmunizados en España, mientras que el Ejecutivo ha distribuido a las autonomías 2.218.755 viales. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, tras reiterar esta semana que “en verano” se alcanzará el objetivo de la inmunidad de rebaño, aseguró que, durante los próximos dos meses, se recibirán otros 6,7 millones de vacunas de los fabricantes Pfizer, Moderna y AstraZeneca. Es decir, el Gobierno tiene asegurados 8,9 millones de dosis hasta marzo.

Sin embargo, en España se deben recepcionar e inocular alrededor de otros 50 millones de viales de cara al objetivo. Esta suma supone que, desde abril hasta septiembre, de media, deben entrar 8,3 millones de dosis cada mes, un hito complejo si a los fabricantes con los que ya se trabaja no se les añaden otros. Europa está, desde esta semana, estudiando incluir la vacuna rusa, Sputnik V, entre las que se puedan a usar dentro de la Unión. El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Común y vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell calificó la Sputnik V como una “buena noticia para la humanidad”, durante un acto ayer en Moscú. Borrell espera que la Agencia Europea del Medicamento apruebe pronto esta vacuna.

No obstante, el papel de la farmacéutica Janssen, filial belga de la norteamericana Johnson & Johnson, será clave en todo el proceso: su vacuna consta de una dosis, mientras que del producto de los otros fabricantes hay que recibir dos pinchazos. Janssen ha pedido este viernes autorización a la FDA para comercializar su preparado en los Estados Unidos. La Unión Europea tiene firmado con Janssen un contrato de 200 millones de dosis ampliable a otros 200 millones.

Además, según un estudio de la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai de Nueva York, las personas que ya han superado el coronavirus pueden obtener una inmunidad completa con una sola dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna. La investigación, que tiene que ser revisada, concluye que las nuevas vacunas de ARN, las de estas dos farmacéuticas, provocan un aumento muy significativo de anticuerpos con el primer pinchazo en aquellas personas que han pasado el virus, por lo que las dosis disponibles aumentarían.

Normas
Entra en El País para participar