El rescate de la SEPI a Globalia y Barceló se retrasa y no llegará hasta marzo

Ambas compañías han modificado el plan de viabilidad que culminará en una fusión

Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia, y Simón Pedro Barceló, copresidente de Barceló.
Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia, y Simón Pedro Barceló, copresidente de Barceló.

La ayuda de 240 millones de euros que Globalia y Ávoris, la división de viajes de Barceló, han pedido a la SEPI para sanearse e impulsar su fusión deberá esperar más de lo previsto. Si a finales de diciembre ambas compañías contaban con que la ayuda llegaría en cuatro semanas, la realidad es que el rescate se va a retrasar y no llegará al menos hasta finales de febrero o principios de marzo. Fuentes cercanas a la operación calculan que la ayuda de 240 millones de euros, dividida en un préstamo participativo de 122,4 millones y otro ordinario de 117,6 millones, se materializará el 2 de marzo, fecha en la que está previsto el primer Consejo de Ministros de ese mes.

Esas mismas fuentes recalcan que no ha habido ninguna enmienda a la totalidad por parte de la SEPI. “El plan está consensuado por ambas compañías, aprobado por los auditores y presentado a la SEPI y solo a la espera del visto bueno, con el que contamos”, aseguran. La posición de partida de los solicitantes, sin embargo, no es la misma. Mientras que Ávoris dispone aún de músculo financiero, pese al fuerte impacto del coronavirus en su cuenta de resultados, Globalia se encuentra en una situación más compleja.

De hecho, la ayuda para reflotar las agencias de viajes es la segunda que solicita la familia Hidalgo, propietaria del grupo turístico Globalia, tras haber logrado una inyección de 475 millones de euros para salvar a su aerolínea Air Europa. A ese deterioro se une el hecho de que IAG ha rebajado a la mitad el precio (de 1.000 a 500 millones de euros) que va a pagar por hacerse con Air Europa.

En el acuerdo de integración pactado por ambas empresas en noviembre de 2019 se fijó que la nueva sociedad resultante estaría participada al 50% por Globalia y Barceló, pero que sería esta última la que se encargaría de dirigir el nuevo gigante de las agencias de viajes en España.

En el caso de que la fusión pase el examen de la SEPI y se reactive la fusión, el grupo resultante sería la mayor agencia de viajes de España, superando incluso a Viajes El Corte Inglés por facturación (2.800 millones de euros) como por puntos de ventas (1.500). Ávoris emplea a 3.000 trabajadores y Globalia a 6.000 (una gran parte de ellos franquiciados), según las cifras aportadas por fuentes sindicales.

Un ajuste que podría afectar a 170 oficinas

La propuesta que manejan los sindicatos es que una fusión obligaría al cierre de 170 puntos de ventas, un 11,3% del total de la red (800 en Globalia y 700 en Ávoris). Ese cálculo se centra en las agencias de viajes de ambos competidores que están situadas prácticamente puerta con puerta, especialmente en ciudades medianas y pequeñas.

Normas
Entra en El País para participar