España perdió 688.000 pernoctaciones diarias en el peor año del turismo

Las estancias de extranjeros en hoteles se desplomaron un 81,7%

España perdió 688.000 pernoctaciones diarias en el peor año del turismo Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El año más negro del turismo se cerró con 91,6 millones de pernoctaciones en alojamientos hoteleros, lo que supone el nivel más bajo de la serie histórica del INE y un derrumbe del 73,3% respecto a 2019. La crisis del coronavirus, la ausencia del tráfico aéreo y las sucesivas restricciones de movilidad aprobadas por los principales mercados emisores de viajeros (Reino Unido, Alemania, Francia, Holanda o Italia) desde marzo de 2020 han frenado en seco la llegada de turistas y han dejado a los 15.000 hoteles censados en España apenas sin clientes.

En 2020 se han perdido 251,3 millones de pernoctaciones, lo que equivale a 688.000 estancias diarias, de las que 182,84 millones correspondieron al turismo extranjero y 68,86 al turismo nacional. Este desequilibrio es el que ha provocado que por primera vez en la historia las pernoctaciones de viajeros españoles (50,74 millones) hayan sido superiores en 2020 a las de los extranjeros (40,90). Tradicionalmente, estos segundos representaban un 67% de las estancias en alojamientos hoteleros y el pasado ejercicio bajó al 44,5%.

Otro de los grandes cambios se ha producido entre los tres grandes mercados emisores de turistas (Reino Unido, Alemania y Francia), que suman el 50% de las llegadas y el 50% de las pernoctaciones. Reino Unido ha perdido la primera posición en favor de Alemania en ambas clasificaciones. Especialmente significativo es el vuelco sufrido en las pernoctaciones. Si en 2019, Reino Unido fue el responsable de 56,22 millones de estancias hoteleras, el 25,1% del total, doce meses después apenas ha llegado a 7,82 millones, un 19,11% del total. En el otro lado, Alemania sumó 41,86 millones de pernoctaciones en 2019, un 18,7% y llegó a 8,17 millones, el 19,9% del total, superando a Reino Unido.

Este desplome sin precedentes se ha traducido en un agujero económico para las grandes hoteleras en España. Meliá acumula pérdidas de 470 millones de euros hasta septiembre, NH registra números rojos de 295 millones en los tres primeros trimestres y ha tenido que pedir un crédito de 225 millones al ICO y Riu e Iberostar han tenido que cerrar sus hoteles en Canarias en plena temporada alta ante la falta de viajeros.

Normas
Entra en El País para participar