El coronavirus hunde un 62% la inversión hotelera y la lleva a niveles de 2013

Colliers prevé que se empezarán a vender activos ante la falta de caja. Augura descuentos del 8% al 10% en las transacciones de inmuebles

Vista del Hotel Formentor en Mallorca. Fue la venta más cara de 2020, con 165 millones de euros desembolsados por Emin Capital a Barceló.
Vista del Hotel Formentor en Mallorca. Fue la venta más cara de 2020, con 165 millones de euros desembolsados por Emin Capital a Barceló.

La inversión hotelera en España empezó a despuntar en 2015, cuando por primera vez en la historia superó los 2.000 millones de euros en un año. Posteriormente encadenó otros cuatro ejercicios por encima de ese nivel cerrando un lustro de éxito que se ha visto cortado de raíz con la irrupción del coronavirus. En 2020, la inversión se desplomó hasta los 955 millones, un 62% menos con respecto a los 2.516 millones logrados doce meses antes, según el informe anual presentado ayer por la consultora Colliers International.

Laura Hernando, directora de Hoteles de Colliers International en España, recalcó que esa cifra devuelve a la inversión a niveles de 2013 y detalló que de los 955 millones atraídos en 2020, 859 millones fueron para hoteles, 64 para reconversiones y 32 para suelo. “Otro dato que afianza la caída de la inversión es que el gasto en activos hoteleros solo supuso el 10% de los activos comerciales transaccionados, siendo más importantes las oficinas y las superficies comerciales”, aseguró.

Pese a la debilidad de mercado, el pasado ejercicio se produjeron dos operaciones muy relevantes por el importe y el protagonismo cobrado por los inversores extranjeros. La primera fue la compra del Hotele Formentor por parte de Emin Capital a Barceló por un precio de 165 millones de euros, un 17% del total recibido en España. Esta operación fue destacada por Hernando porque fue la más cuantiosa en importe y porque exhibe el regreso del apetito inversor (en este caso mexicano) por comprar activos en España.

La segunda fue la venta del hotel Nobu al fondo ASG por parte del grupo Selenta por 80 millones. “Es un mensaje positivo de regreso de los inversores extranjeros y de que apuestan por proyectos de lujo. Y al mismo tiempo de las dificultades de liquidez de empresas solventes como Selenta, que nunca había tenido que vender un hotel con anterioridad”, aseguró Miguel Vázquez, codirector de Hoteles de Colliers International en España.

En su opinión, 2021 será un año con escasez de financiación, “lo que obligará a vender activos, reforzar el capital con la entrada de nuevos inversores e integrarse en grupos de mayor solvencia”. Vázquez constató también que existe apetito inversor y que será en el segundo semestre cuando se produzca el pico más importante de inversión. “En esa fecha los precios estarán más cerca de 2017 que de 2019. Además serán razonables descuentos del 8% al 10% en un entorno en el que el comprador necesitará liquidez”.

Normas
Entra en El País para participar