Liquidez a precio de saldo

Las cotizadas del Ibex atesoran cerca de 3.500 millones en autocartera

Hasta 10 empresas han elevado en el último año las acciones propias

La crisis del coronavirus asestó un duro golpe a la retribución al accionista, una de las fortalezas de la Bolsa española. A la suspensión y recorte del dividendo se sumaron también las restricciones a los programas de recompra de acciones, una de las fórmulas que tienen las cotizadas de premiar la fidelidad al accionista y que encuentra en EE UU su principal exponente.

Meliá y Naturgy son algunos de los ejemplos que muestran cómo la crisis ha obligado a las compañías a modificar su estrategia de retribución al accionista. Junto a la cancelación del dividendo, el consejo de administración de la hotelera aprobó en mayo la finalización anticipada del programa de recompra de acciones. La gasista también lo suspendió y en el marco de la presentación de resultados del primer semestre anunció que no retomará la compra de acciones propias hasta que exista visibilidad sobre la profundidad de la crisis. Suspensiones aparte, en la actualidad las cotizadas que integran el Ibex 35 acumulan acciones propias en balance valoradas a precio de mercado en 3.498 millones.

En los últimos 12 meses la gestión de la autocartera llevada a cabo por las cotizadas del índice de referencia de la Bolsa española ha sido muy dispar. Mientras 10 compañías han aprovechado la ocasión para elevar la tenencia de acciones propias en balance, otras 10 la han mantenido sin cambios y ocho la han reducido. Dentro del primer grupo destaca ACS. La compañía que preside Florentino Pérez es, de lejos, la que cuenta con un mayor porcentaje de capital en sus manos. Según los datos remitidos a la CNMV, ACS tiene en balance títulos representativos de hasta el 7,9%, máximos desde julio de 2020 (8,457%) y cuatro puntos porcentuales más que hace un año (3,864%).

Junto a la constructora, Iberdrola, PhamarMar y Sabadell son las otras tres cotizadas que más han subido su autocartera en el último año. La eléctrica es propietaria de acciones representativas del 1,312% de su capital frente al 0,017% de hace un año. En junio la compañía finalizó el programa de recompra de acciones por importe de 1.565 millones de euros. La farmacéutica, y una de las recién llegadas al Ibex 35, dispone de una autocartera del 1,312%, a cierta distancia del 0,384% de hace un año, mientras la entidad que preside Josep Oliú tiene en su poder títulos representativos del 1,162% del capital, frente al 0,279% de hace un año. La lista de cotizadas que han elevado su autocartera en los últimos 12 meses la completan Bankia (pasa del 0,595% al 0,951% actual), Indra (lo sube del 0,168% al 0,273%), Bankinter (del 0,138% al 0,216%), Santander (del 0,99% al 0,157%) y BBVA (del 0,251% al 0,257%).

En el grupo de compañías que mantienen sin cambios su autocartera se cuelan Inmobiliaria Colonial (0,214%), CaixaBank (0,072%), Acerinox (0,035%), Amadeus (1,056%), Endesa (0,138%), Inditex (0,383%), Merlin Properties (0,548%), Repsol (1,406%), Siemens Gamesa (0,238%) y Solaria (1,204%).

En el lado de las compañías que lo han reducido sobresalen Meliá, cuya autocartera se sitúa en mínimos de 2014 (0,104%) y Telefónica, que la baja del 2,441% que tenía a fecha del 15 de enero de 2020 al 1,86% actual. La compañía que preside José María Álvarez-Pallete se encuentra en la actualidad en pleno proceso de compra de acciones para reducir la dilución del scrip dividend. Desde Renta 4 señalan que en la junta de accionistas de 2021 la teleco tiene previsto amortizar un 1,5% del capital en autocartera.

En la lista de las empresas que carecen de autocartera y según los datos remitidos a la CNMV se sitúan Aena, Enagás, ArcelorMittal, Mapfre, Cie Automotive, Grifols y Viscofan.

La autocartera, además de servir como fórmula de retribución al accionista, es una alternativa con la que cuentan las cotizadas para obtener liquidez, así como una vía para ayudar a la estabilización de la cotización. No obstante, la Ley de Mercado de Valores prohíbe que se utilice como un mecanismo para frenar las caídas en Bolsa en momentos de pánico como los vividos en marzo. En un intento de reforzar la vigilancia y evitar abusos de mercado, la CNMV advirtió hace un año que tendrá bajo la lupa las compraventas de acciones siempre y cuando las operaciones no formen parte de un programa de recompra de acciones o de un contrato de liquidez.

Con la vista en la temporada de resultados

Presentaciones. En las próximas semanas las cotizadas desfilarán por la pasarela de resultados, un momento propicio para conocer las previsiones que manejan los equipos gestores, así como las estrategias de retribución al accionista que pretenden implantar en los próximos meses. Además del dividendo, los inversores aguardan a que las compañías que en los últimos meses han cancelado sus programas de compra de acciones vuelvan a retomarlo. Algunas como Repsol ya lo hicieron en septiembre cuando acordó poner en marcha un programa de recompra de acciones propias que finalizó el 18 de diciembre. En paralelo, la compañía realiza un plan de adquisición de títulos para su entrega a empleados. A lo largo de 2021, la petrolera adquirirá acciones por hasta 10,86 millones de euros para atender las solicitudes voluntarias de sus trabajadores. En la mirada de los inversores está puesto el sector financiero, para el que aún siguen vigentes las limitaciones del BCE. BBVA podría realizar un programa de recompra de acciones para utilizar el exceso de capital logrado tras la venta del negocio de EE UU. Para ello, tendrá que esperar a que el BCE levante su recomendación.

Normas
Entra en El País para participar