Absuelto un conductor porque el peatón al que atropelló cruzó de forma imprudente

El tribunal considera que la culpa del accidente fue exclusivamente de la víctima, que atravesó la calzada sin mirar

Absuelto un conductor porque el peatón al que atropelló cruzó de forma imprudente
EFE

La Audiencia Provincial (AP) de Almería ha absuelto a un conductor que atropelló a un peatón porque este cruzó la calzada de forma imprudente. El tribunal considera que la culpa del accidente fue exclusivamente de la víctima, un menor de edad que salió de repente entre dos coches aparcados y atravesó la carretera corriendo, sin mirar previamente a ambos lados. Unos factores que, para la AP, hicieron imposible que el conductor advirtiera la presencia del niño antes de que irrumpiera en la calle.

Para diluir la responsabilidad, los magistrados se apoyan en las pruebas recogidas por la policía después del accidente, que confirmaron que el demandado circulaba “a una velocidad adecuada y moderada”. Asimismo, subrayan que, nada más sentir el golpe, el conductor frenó y maniobró hacia la izquierda, con la intención de evitar una colisión frontal y, con ello, unas lesiones más graves.

Por otro lado, tiene en cuenta los testimonios de las personas implicadas y de varios testigos, que acreditaron que el menor salió corriendo de entre dos coches aparcados. Uno de ellos era, además, un todo terreno de gran dimensión, “lo que impidió que el conductor viera al menor en la acera”.

Culpa exclusiva del menor

Según recoge el fallo, el conductor circulaba por una calle de sentido único. El menor salió de entre dos coches aparcados, sin mirar previamente y con la intención de cruzar la calle corriendo. La colisión le provocó una fractura en la tibia.

El juzgado que vio el caso en primer lugar admitió que la víctima tuvo algo de culpa en la colisión, pero de una forma poco relevante. En cambio, sí consideró al conductor responsable del accidente y le condenó a pagar una indemnización por daños personales de más de 12.000 euros. Ahora, la AP revoca esa sentencia al entender que la responsabilidad por la colisión recae únicamente en el menor.

Durante el juicio, la madre declaró que no sabía si su hijo iba andando o corriendo, y aseguró que sí miró antes de cruzar, pero solo vio al vehículo de detrás. Sin embargo, los magistrados descartan este testimonio al razonar que, si no vio al turismo que se encontraba más cercano a su posición antes de cruzar, “es porque no miró antes de salir a la calzada”.

Asimismo, la Sala tiene en cuenta el testimonio de la conductora del coche de atrás, que confirmó que el demandado iba a menos de 20 kilómetros por hora, al contrario de lo que alegó la defensa del menor atropellado. Por todo ello, confirma que la culpa exclusiva del accidente fue de la víctima, absuelve por tanto al conductor y rechaza la indemnización.

Normas
Entra en El País para participar