Distribución

Trudeau entra en la operación Carrefour: “Estamos para ayudar a las empresas canadienses”

El primer ministro canadiense entra en escena en la oferta de Couche-Tard sobre Carrefour

El primer minisstro de Canadá, Justin Trudeau
El primer minisstro de Canadá, Justin Trudeau REUTERS

La propuesta de la canadiense Couche-Tard para comprar Carrefour amenaza con convertirse en una cuestión de orden político. El primer ministro canadiense Justin Trudeau ha sido preguntado por ella en una rueda de prensa celebrada este viernes. “Sé que hay conversaciones y no comentaré más", ha afirmado en un principio. Cuestionado sobre si, como ha hecho el Ejecutivo francés, su Gobierno se implicará en la operación, Trudeau ha explicado que "nuestro papel como Gobierno es estar siempre ahí para apoyar a las empresas canadienses, incluido cuando buscan expandirse por el mundo”, según recogen medios canadienses.

El ministro de Economía de Quebec, Pierre Fitzgibbon, dijo que mantendría contactos con su homólogo francés para convencerle de que Couche-Tard sería un buen propietario de Carrefour. La compañía canadiense está radicada en esta región del país.

El Gobierno francés ha anunciado este viernes que bloqueará una posible venta de Carrefour a Couche-Tard, pese a no tener una sola acción del grupo de hipermercados. Sin embargo, un decreto aprobado en 2019 incluye a la distribución alimentaria entre los sectores sobre los que el Estado puede intervenir para impedir que su empresas pasen a estar controladas por grupos extranjeros.

El ministro de Economía Bruno Le Maire, que ya se había pronunciado en repetidas ocasiones durante la semana, fue aún más claro el viernes en entrevista al canal BFMTV. “Es un no cortés, pero claro y definitivo”, dijo. “Mi respuesta es extremadamente clara: no estamos a favor del trato”, insistió. El principal argumento del Ejecutivo galo es la protección de la “soberanía alimentaria” del país, un concepto con el que sugiere que la seguridad de suministro no estaría garantizada en el caso de que una gran empresa del sector, como lo es Carrefour, pasase a estar bajo manos extranjeras.

Algo en lo que el propio Le Maire ha insistido cada día desde que se conoció la oferta de compra de 20 euros por acción propuesta por Couche-Tard sobre el retailer francés, el principal empleador privado del país con unos 100.000 trabajadores y con una cuota de mercado del 20% en su sector, algo que parece pesar más en la negativa cerrada del gobierno francés que un a supuesta amenaza al abastecimiento alimentario de los franceses. “Los franceses confían en Carrefour y en las compañías francesas de distribución para garantizar esta seguridad”, volvió a repetir Le Maire el viernes. “La seguridad alimentaria es estratégica para nuestro país y no cederemos a uno de los grandes distribuidores franceses”, insistió.

Ante ello las acciones de Carrefour han vuelto a caer este viernes un 3%, tras hacerlo un 2,5% el jueves. Su valor bursátil cae ya al entorno de los 13.500 millones de euros, un 18% por debajo del valor que le da la oferta de Couche-Tard de 20 euros por cada título y que superaba los 16.100 millones de euros de valor total. En cambio, la canadiense se recupera este viernes y sus títulos crecen por encima del 3%.

Mientras, Carrefour sigue sin dar respuesta oficial a la oferta “no vinculante” conocida el miércoles. La última comunicación fue en la mañana de ese día, con un texto de dos líneas en el que confirmaba conversaciones “muy preeliminares”.

Normas
Entra en El País para participar