Hacienda y sus reglas para quien siga haciendo negocios con Reino Unido

Importaciones y exportaciones entre la UE y Reino Unido tras el Brexit.

pymes brexit

El pasado día 1 de enero de 2021 el periodo transitorio del Brexit se ha terminado. Esto significa que ya ha entrado en vigor la retirada efectiva del Reino Unido de la Unión Europea. Entonces, ¿cómo deben realizarse las importaciones y exportaciones a partir de ahora? ¿Cómo queda Irlanda del norte? ¿Qué tienen que hacer las empresas españolas son actividad aduanera o son ella? A continuación, vamos a resolver todas estas dudas.

En primer lugar, es importante aclarar la situación de Irlanda del Norte. A pesar de que forma parte del territorio aduanero de Reino Unido, e le continuará aplicando la normativa aduanera de IVA e Impuestos Especiales de comercio de la Unión Europea. Es decir, que los intercambios de mercancías entre España e Irlanda del Norte se siguen considerando intracomunitarios y no cambian los trámites ni la operativa actual.

Empresas con operador establecido en Reino Unido

Según informan desde la Agencia Tributaria, a partir de ahora se deberá cumplir con formalidades aduaneras. El Reino Unido ha pasado a tener condición de tercer país. Esto significa que desde ahora, las mercancías que se envíen o las que se reciban se tratarán de la misma manera que las importadas o exportadas de otros países de la Unión Europea (UE) sin acuerdos comerciales.

Si tu empresa está establecida en el Reino Unido, pero tienes actividad aduanera con empresas en España tus autorizaciones y el número EORI dejan de tener validez. Ahora para poder operar necesitarás solicitar el registro de EORI y las demás autorizaciones pertinentes vinculadas al número EORI. Para presentar estas declaraciones es posible recurrir a un representante aduanero para que las realice, pero deberá inscribirse previamente en la Agencia Tributaria.

Empresas que quieran operar con Reino Unido tras el Brexit

Al finalizar el periodo transitorio, si una empresa española quiere realizar negocios con otras de Reino Unido, deberá tener en cuenta una serie de condiciones y trámites a llevar a cabo.

  • Tanto los envíos como las recepciones de mercancías con Reino Unido están sujetos a formalidades de exportaciones e importaciones. Es decir, que es obligatorio presentar una declaración aduanera, así como pasar un control. Las declaraciones son electrónicas, pero es preciso disponer del software necesario para poder realizarla o, en su defecto, enviar a un representante aduanero.
  • Es, además, responsabilidad de cada empresa analizar las mercancías con las que opera en este sentido, la empresa ha de clasificarla en función de sus aranceles y demás impuestos, autorizaciones o licencias necesarias.
  • El IVA está exento en las exportaciones, pero en las importaciones deberá liquidarse en la aduana. Pare realizar ingreso se puede optar por su diferimiento en la declaración que corresponda. En este casi, es necesario inscribirse previamente en el REDEME (Régimen de Devolución Mensual del IVA) y ejercerse el anterior mes de noviembre.
  • También es importante tener en cuenta los impuestos especiales, en caso de que las mercancías que se comercialicen estén sujetas a ellos. Estamos hablando de los hidrocarburos, el alcohol y el tabaco y se consideran envíos de territorios terceros no comunitarios, y, por tanto, aplicándoles el correspondiente tratamiento fiscal.
  • En caso de comercializar productos perecederos, la empresa deberá cumplir con la normativa exigida por la UE en materia de calidad comercial, sanitaria y fitosanitaria (etiquetas, documentación, etc.). Para las mercancías de productos industriales, se deberán cumplir con los requisitos de marcado, seguridad y demás normativa específica en este sector.

En la web de la Agencia Tributaria están publicadas todas las guías y declaraciones necesarias para poder presentarlas telemáticamente.

Acuerdo de libre comercio

La Unión Europa y el Reino Unido han firmado un acuerdo de libre comercio. Al respecto de este documento surge la duda de si se eliminan algunas de las formalidades aduaneras en los envíos de mercancías entre ambos territorios. Y la respuesta es que sí se eliminan los aranceles así como las cuotas de aquellas mercancías que cumplan con unas normas de origen establecidas, pero no todas las formalidades. Una vez finalizado el periodo de transición, los intercambios comerciales entre Reino Unido y el resto de países de la UE están sujetos a controles y presentación de declaraciones de entrada y salida, de depósito temporal, notificaciones de llegada, etc.

El acuerdo de libre comercio incluye una acumulación bilateral y total. Es decir, que las mercancías que procedan del Reino Unido, así como los procesos que se desarrollen allí se consideran materiales y procesos de la UE siempre que se incorporen en un producto que haya sido obtenido en la UE. Y a la inversa ocurre de la misma manera. Eso sí, esta acumulación solo es aplicable cuando la producción va más allá de las operaciones denominadas como insuficien

Normas
Entra en El País para participar