Sindicatos

CC OO y UGT preparan un 'invierno caliente' de protestas contra el Gobierno

Exigen retomar la derogación de la reforma laboral de 2012, la de pensiones de 2013 y la subida del salario mínimo, todo pactado entre el PSOE y Podemos

Unai Sordo, secretario general de CC OO (izquierda) y secretario general de UGT, Pepe Álvarez.
Unai Sordo, secretario general de CC OO (izquierda) y secretario general de UGT, Pepe Álvarez.

Los sindicatos van a elevar su nivel de exigencias al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a sus ministros y para ello preparan un invierno caliente de protestas. Las cúpulas directivas de los principales sindicatos españoles, CC OO y UGT, han acordado hoy finalmente llevar a cabo movilizaciones en febrero "para reclamar al Gobierno que cumpla con la agenda de reformas sociales comprometidas por la coalición PSOE y Unidas Podemos" que celebra ahora un año al frente del Ejecutivo.

Así lo han acordado ambas centrales durante las reuniones del Comité de CCOO y del Consejo Confederal de UGT donde han decidido también que las comisiones ejecutivas de ambas organizaciones mantendrán una reunión el próximo martes, día 19, para concretar las acciones de protesta que pretenden protagonizar el mes que viene.

Este calentamiento de motores llega en plenas conversaciones con el Gobierno para cerrar las reformas que éste prepara presentar a la Comisión Europea en el marco de reparto de los fondos comunitarios contra la pandemia. Precisamente, el anuncio de hoy se convierte en una clara advertencia al Ejecutivo al producirse horas antes de que la vicepresidenta económica del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, reciba a los líderes sindicales y patronales, junto con otros siete ministros, para presentarles las líneas generales de dichas reformas.

"UGT y CCOO queremos que el Gobierno cumpla su palabra y derogue las reformas laborales. Hay que poner fin a esta táctica dilatoria para no perturbar a la patronal", han destacado hoy las direcciones de ambas organizaciones en un comunicado. Además, han exigido al Gobierno que les presente todas las medidas de la reforma de pensiones que quiere llevar a Bruselas, reprochándole no haberles planteado --y sí a los medios de comunicación-- la ampliación de 25 a 35 años del periodo de cómputo para calcular la cuantía de las futuras pensiones. Y han anticipado a Sánchez que esta medida "no la van a aceptar", al igual que tampoco otras "propuestas concretas para alargar la edad de jubilación".

Junto a estas tres cuestiones, los sindicatos reivindican también otras cuestiones en las que la patronal tiene un papel decisivo como son la ampliación de las condiciones especiales de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), la firma de un nuevo Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva, la regulación de las plataformas digitales (no solo la situación de los repartidores), la ley de igualdad salarial y un plan de choque contra la siniestralidad.

Normas
Entra en El País para participar