España perdió 61 millones de turistas extranjeros hasta noviembre

Cerrará 2020 por debajo de los 20 millones de viajeros, en niveles de 1990

España perdió 61 millones de turistas extranjeros hasta noviembre pulsa en la foto

España siguió perdiendo turistas en noviembre, un mes en el que los dos principales mercados emisores de viajeros extranjeros (Reino Unido y Alemania) decretaron restricciones de movilidad en plena segunda ola de la crisis sanitaria del coronavirus. Si en los diez primeros meses, la merma se elevó a 57 millones de viajeros, la cifra hasta noviembre se amplió hasta los 61 millones, lo que aboca a un cierre del año por debajo de los 20 millones de viajeros, en niveles de 1990 y a una distancia sideral de los 83,7 millones con los que se cerró 2019.

En este ajuste sin precedentes ha tenido un peso fundamental el mal comportamiento de Reino Unido, Francia y Alemania, los tres principales mercados emisores de viajeros a España, que concentraron más de la mitad del ajuste hasta noviembre. Especialmente significativo fue el derrumbe de la llegada de viajeros desde Reino Unido, acelerado por el cierre generalizado del país durante el último mes para contener el virus. De 17,2 millones de turistas británicos recibidos entre enero y noviembre de 2019 se pasó a 3,1 millones en el mismo período de 2020, lo que representó un ajuste de 14,1 millones de pasajeros, un 23,1% del total. Un desplome que le llevará a dejar de ser el mayor mercado emisor de turistas extranjeros a España en 2020 en favor de Francia, que se ha visto favorecida al no depender de las conexiones aéreas en exclusiva para sus viajes.

Reino Unido dejó de ser el primer mercado emisor de turistas a España en 2020 en favor de Francia

El deterioro de las cifras de gasto también fue elocuente. Entre enero y noviembre, los turistas extranjeros gastaron 19.044 millones de euros, un 78,1% menos que en el mismo período de 2019, en el que el gasto rozó los 89.000 millones de euros. Un desplome de 68.000 millones, en el que también aparece Reino Unido como el mercado que más se resiente, con un recorte del 82,3% anual hasta los 3.015 millones de euros frente a los 17.204 millones gastados en el mismo período de 2019. Al contrario que en el caso de las llegadas, los países de fuera de la Unión Europea son los que tienen un mayor peso en la estadística de gasto, ya que representan casi la mitad del desembolso realizado en España, pese a que solo suponen el 23% de las llegadas. Esta diferencia en las estadísticas se debe a que el perfil medio de los turistas procedentes de Asia, América y Oriente Medio corresponde a colectivos con mayor poder adquisitivo, cuyo gasto medio está muy por encima de los 115 euros de media que registra España. Y en esa clasificación sobresalen los viajeros de Filipinas (457 euros), de Emiratos Árabes Unidos (388 euros), Japón (383), Corea (377), India (302) y China (280). EE UU, Canadá y México duplican la media por encima de los 230 euros.

Las últimas previsiones realizadas por el lobby Exceltur a finales de noviembre, coincidiendo con el cierre del Reino Unido, ampliaban las pérdidas del turismo en España hasta los 106.000 millones de euros para 2020, aunque esta cifra incluía toda la actividad directa e indirecta generada por la entrada de turistas extranjeros. En ese balance, la actividad generarada por la industria turística durante el pasado ejercicio se limitaría al entorno de los 46.500 millones de euros, retrocediendo a niveles de 1995.

Baleares y Cataluña son las autonomías más perjudicadas por su mayor dependencia del turismo extranjero

De las seis comunidades autónomas que concentran el 90% del turismo extranjero (Cataluña, Baleares, Canarias, Andalucia, Comunidad Valenciana y Madrid), las más perjudicadas fueron Baleares y Cataluña por su mayor dependencia del turismo extranjero frente al nacional. Entre enero y noviembre, la llegada de viajeros extranjeros al archipiélago balear se hundió un 87,5%, el mayor descenso de toda España, lo que supuso pasar de 13,5 a 1,7 millones de viajeros en doce meses (11,8 millones menos). Una hecatombe para una autonomía en la que la actividad turística representan más de un tercio del PIB. Las últimas previsiones de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) apuntan a que el PIB balear cerrará 2020 con un retroceso del 22% y con un alza del paro hasta el 16,5% de la población activa.

El mayor ajuste en términos absolutos fue para Cataluña, que perdió 14,58 millones de viajeros en doce meses, al pasar de 18,36 millones de viajeros entre enero y noviembre de 2019 a 3,77 millones de viajeros en el mismo período de 2020. A la perdida de viajeros en busca de destinos de sol y playa por la ausencia de conectividad aérea se ha unido la desaparición abrupta del turismo de convenciones y negocios, que representaba una parte muy importante del turismo extranjero en Cataluña. La pérdida más importante fue la suspensión del Mobile World Congress  de 2020, que arrojó unas perdidas cercanas a los 500 millones de euros y de 100.000 viajeros extranjeros. La organización ha pospuesto la celebración de este año desde marzo hasta junio a la espera de que la situación sanitaria mejore gracias a la vacunación masiva en todo el mundo.

Ante estas cifras, Ramón Estalella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), se mostró pesimista sobre las perspectivas para 2021."No somos nada optimistas para este año, ya que todo dependerá de cuanto dure la pandemia o la falta de demanda. Va a haber sectores y regiones que lo van a pasar muy mal por la falta de conectividad aérea y van a necesitar un plan de ayudas directas. En cualquier caso la prioridad debe ser no destruir las empresas porque si nose podrán recuperar los empleos". Estalella calificó como "catastrófico" el años 2020 para el turismo, con una caída del 90% en las pernoctaciones de los turistas extranjeros y del 85% en el caso de los nacionales. "A final de año no hay ni el 10% de los hoteles abiertos y el 95% de los trabajadores del sector ha sufrido o está en ERTE".

 

Normas
Entra en El País para participar