Aviación

Ryanair priva de derechos políticos a los inversores británicos para blindar sus derechos de vuelo en la UE

La empresa se expondría a no poder volar dentro de la Unión si el 50% del capital es extracomunitario

Ryanair priva de derechos políticos a los inversores británicos para blindar sus derechos de vuelo en la UE

Ryanair ha confirmado este martes que restringirá los derechos de voto de los accionistas británicos a partir del 1 de enero, en un intento de asegurarsigue siendo de propiedad mayoritaria de la UE y conserva todos los derechos de licencia en la Unión. La normativa europea no permite volar entre dos puntos de la UE a aerolíneas cuyo capital sea mayoritariamente extranjero.

Así,  una aerolínea estadounidense puede volar de París a Nueva York, pero no de París a Madrid o de Barcelona a Tenerife.Una restricción que amenaza a firmas como Ryanair, Easyjet o IAG, con una amplia base de inversores británicos que pueden hacer retroceder el porcentaje de capital europeo por debajo del 50%. Durante el año de transición posterior al Brexit esta norma no se ha aplicado. A partir del 1 de enero, no obstante, el capital con sede en Reino Unido ya deja de computar, poniendo en riesgo el carácter de aerolínea europea.

El plan de Ryanair para restringir el voto de los accionistas británicos fue aprobado por la aerolínea el año pasado, sujeto a los términos de un acuerdo entre Reino Unido y la UE sobre la relación comercial futura. El acuerdo, firmado en Nochebuena, mantiene la prohibición de volar a aerolíeas de mayoría extranjera, si bien abre la puerta a una liberalización de estas condiciones en el próximo año.

"Se emitirán notificaciones a los titulares registradosde cada Acción Restringida a su debido tiempo, especificando que el titular o titulares de dichas acciones no tendrán derecho a asistir, hablar o votar en ninguna junta de accionistas", dijo Ryanair en un comunicado. "Estas resoluciones permanecerán en vigor mientras el consejo considere que existe cualquier riesgo para las licencias de las aerolíneas derivado de la propiedad o el control".

Ryanair dijo en febrero pasado que aunque la aerolínea era 55% propiedad de inversores de la UE, los accionistas con sede en Gran Bretaña controlaban alrededor del 20% de sus acciones. El Director Financiero Neil Sorahan dijo en su momento que esperaba que la mitad de ellos se domiciliara en la UE en caso de Brexit duro.

En similar tesitura a Ryanair están Iberia o Vueling, filiales de IAG que, a su vez, tiene un notable peso de los inversores británicos, en calidad de propietaria también de British Airways. En todo caso, el 100% de los derechos políticos en Iberia están en manos de El Corte Inglés a través de la sociedad Garanair. IAG, además, llegó a limitar al 47,5% el capital en manos de inversores extracomunitarios, veto que después levantó.

Estas salvaguardas pueden ser innecesarias en caso de que la UE y Reino Unido levanten las prohibiciones cruzadas en el próximo año.  “Las partes acuerdan examinar [...] las opciones para la liberalización recíproca de la propiedad y el control de sus compañías aéreas en un plazo de 12 meses a partir de la entrada en vigor del presente acuerdo”, reza el pacto post-Brexit. Pedro Sánchez dijo el pasado día 11 que “no habría problema para que Iberia pudiera operar en el espacio aéreo europeo tras la salida del Reino Unido de la UE” porque “el problema está resuelto”.

Normas
Entra en El País para participar