Marina Serrano (Aelec): “El fondo para costear las renovables equilibra las reglas del juego”

El sector eléctrico "seguirá soportando el mayor peso" de las renovables mientras “otros consumidores energéticos no se han descarbonizado adecuadamente”, en referencia a las petroleras

Marina Serrano, presidenta de la patronal de grandes eléctricas en España, Aelec.
Marina Serrano, presidenta de la patronal de grandes eléctricas en España, Aelec.

Marina Serrano lle­gó a la presidencia de Aelec (heredera de la histórica Unesa) en octubre de 2017. Su amplia experiencia en el sector (ha ocupado altos cargos en REE y la antigua Comisión Nacional de la Energía; ahora es consejera de OMEL y vicepresidenta de CEOE) le avala para dirigir la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec) que, surgida de Unesa, representa desde hace más de dos años a las grandes empresas del sector (Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP España y Viesgo). Serrano comenta en una entrevista con CincoDías las líneas del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE), con el que el Gobierno pretende rebajar la factura de la luz un 13% en cinco años tras sacar del recibo el coste de las primas a las energías renovables.

 El FNSSE, aún en fase de anteproyecto de ley, asumirá los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos (Recore), que ascienden a 7.000 millones de euros al año. Los sujetos obligados a financiarlo serán los comercializadores de todos los sectores energéticos. En opinión de Serrano, es “una medida necesaria que equilibra las reglas del juego entre todos los consumidores energéticos”.

“La financiación de los esfuerzos o costes que se realizan para descarbonizar la electricidad a través de las renovables deben ser soportados de una manera igualitaria y compartidos por todos”, responde cuando se le pregunta por las críticas expresadas por el CEO de Repsol, Josu Jon Imaz, quien llegó a decir hace unos días que el FNSSE solo servirá para “pagar las fiestas de las eléctricas”. “Otros consumidores energéticos no se han descarbonizado adecuadamente y ese coste debe ser compartido; estamos en un entorno global”, avisa Serrano.

Según la memoria económica del anteproyecto de ley, las petroleras cargarán con la financiación del 43,7% de las primas a las energías renovables para 2025, lo que supone unos 2.085 millones de euros. La presidenta de Aelec matiza que aun con el nuevo fondo, “el sector eléctrico va a seguir soportando en mayor medida el peso de las renovables”.

La fiscalidad actual no favorece a que la electricidad tenga una señal de precio que es necesaria

Serrano considera también que el sector eléctrico es el vector energético que más impuestos y cargas soporta, en el consumo final y en el objetivo de reducción de emisiones. “La fiscalidad actual no favorece que la electricidad tenga una señal de precio que es necesaria. El sector eléctrico es el que ha hecho el esfuerzo de descarbonizarse a través de la producción de electricidad sin emisiones”, enfatiza.

La presidenta de Aelec también resalta que el fondo tenga “gradualidad, con un calendario de implantación de cinco años”, e incluye exenciones y bonificaciones para sectores que puedan verse más afectados. Entre las exenciones figuran el consumo eléctrico para almacenamiento, el gasóleo agrícola, el gas natural para cogeneración y generación eléctrica. En las bonificaciones por los costes indirectos que pudieran derivarse sobre los consumidores se encuentran el gasóleo profesional, la industria electrointensiva y la consumidora de gas natural.

Según Transición Ecológica, habrá entre 500 y 1.000 compañías afectadas, pero Serrano cree que estas no trasladarán al consumidor por otra vía (que no sea la factura de la luz) el coste de financiar el fondo. En un primer momento, "la medida será neutra para el consumidor energético, ya que se distribuirá entre los diversos vectores energéticos", señala. Y al final, "la medida para el consumidor eléctrico va a suponer una bajada de precio", destaca. Asegura que los cálculos de Aelec coinciden con los del Gobierno en la rebaja del recibo de la electricidad, en torno al 13%.

“[El FNSSE] va a suponer una bajada de precio para el consumidor que hacía falta; la electricidad está en todos los hogares y afecta especialmente a las rentas más bajas y consumidores más vulnerables. Y ocupa el porcentaje más alto en su cesta de bienes de consumo. Además, el modelo eléctrico de hoy es otro: el consumidor va a poder almacenar y producir su propia energía, verter a la red. Al final del periodo transitorio se va a beneficiar”, resalta.

Los fondos de inversión serán una contribución importante para lograr la descarbonización

Estatuto electrointensivo

El Gobierno también acaba de dar luz verde al Estatuto de los Consumidores Electrointensivos, pendiente desde abril de 2019. Aunque prevé beneficiar a 612 empresas de alto consumo eléctrico, rebajando su recibo de la luz y elevando su competitividad, hay asociaciones como la patronal asturiana Fade que avisan de que se ha quedado corto, dejando fuera a muchas compañías.

Para Serrano, “tiene sentido que aquellas empresas con un alto consumo energético tengan un régimen específico como este”. “Se vincula además a que sea un consumo renovable con energías limpias. Va a permitir la recuperación de la industria. Invertir en renovables supone aprovechar los valores que tenemos como país, como el viento y el sol”, explica.

Subastas de renovables

El Gobierno realizará el 26 de enero la primera subasta de renovables desde 2017, dando pistoletazo de salida a un calendario para subastar 20 GW hasta 2025. La presidenta de Aelec apoya este mecanismo. Destaca que da visibilidad al camino hacia el cumplimiento del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC). “Es importante hacer todas las inversiones previstas en renovables y cumplir con todos los elementos del PNIEC. Si queremos una mayor ambición, solo se consigue con más electrificación, que es lo que posibilita este fondo nacional [el FNSSE]”, argumenta, destacando que las renovables “son inversiones más o menos pequeñas”.

Por otro lado, Serrano afirma que los fondos de inversión realizan una “contribución importante” para lograr la descarbonización. “BlackRock es el último que tiene ese cartel de sostenibilidad. La regulación del acceso a las redes es necesaria porque son limitadas y un monopolio natural no puede extenderse ilimitadamente en el territorio”, añade, descartando que se esté generando una nueva burbuja en renovables con la nueva norma.

Para los sectores donde no es tan fácil la electrificación, como el transporte pesado, Serrano señala que el llamado hidrógeno verde es una buena solución. España “está bien posicionada para ser líder” en esta tecnología gracias a la cantidad de renovables de la que dispone. “Tiene que producirse cerca de donde esté el consumo para evitar costes de transporte y distribución. Es uno de los elementos a seguir y tendrá su lugar”, afirma.

El Gobierno prevé movilizar 8.900 millones de euros en inversiones ligadas al hidrógeno verde. Ello, contribuirá, según Serrano, a que se cumplan los nuevos objetivos de reducción de emisiones de CO2 de la UE, que ha ampliado del 40% al 55% el recorte previsto para 2030.

Normas
Entra en El País para participar