Las mujeres coparon el 23,4% de los consejos de todas las cotizadas en 2019

El grado de seguimiento de las recomendaciones del Código de Buen Gobierno fue del 85,7%

Las mujeres coparon el 23,4% de los consejos de todas las cotizadas en 2019 pulsa en la foto

La retribución media percibida por un consejero de una empresa cotizada se situó en 382.000 euros anuales en 2019. Es lo que concluye el informe anual de remuneraciones de los consejeros publicado ayer por la CNMV, que solo tiene en cuenta para la elaboración del estudio a aquellos consejeros que desempeñaron su cargo durante el año completo. La cifra supone un incremento del 1,9% respecto al ejercicio anterior, pero esta subida está afectada por la indemnización de alrededor de 14 millones de euros percibida por un consejero ejecutivo de Repsol por su cese en las funciones ejecutivas. Sin este hecho, la media habría disminuido un 1,5%.

En el caso de las empresas que forman parte del Ibex 35 la remuneración media anual ascendió hasta los 710.000 euros (4,4% más que en 2018), mientras que esta bajó a los 204.000 euros para el resto de cotizadas (una reducción del 7,3% frente al año previo). La remuneración media pagada por los consejos de administración de las sociedades cotizadas fue, en promedio, de cuatro millones de euros, un 6,4% más que en el ejercicio anterior.

Dentro del selectivo, fueron los presidentes ejecutivos los que contaron con unas retribuciones más elevadas, cuya media se situó en 4,1 millones de euros en el año 2019. Una cifra inferior a la obtenida en el ejercicio anterior, cuando esta alcanzó los 4,46 millones de euros. Tras ellos figuran los consejeros delegados, con una media de 3,1 millones de euros, 200.000 menos que lo conseguido en 2018. El resto de consejeros ejecutivos ganaron 2,8 millones de media, seguidos de los presidentes no ejecutivos que percibieron 827.000 euros de media.

También son los presidentes ejecutivos los cargos con una retribución mayor en el caso de las empresas que no pertenecen al Ibex. Así, la remuneración media de estos puestos alcanzó 1,2 millones de euros en 2019, un 15,12% más que en 2018, debido principalmente al vencimiento de planes variables plurianuales en dos compañías (Sacyr y Grupo Empresarial San José) durante ese ejercicio. Los consejeros ejecutivos percibieron una media de 886.000 euros frente a 1,1 millones del año anterior, y el resto de consejeros, 548.000 euros. Por último, los presidentes no ejecutivos se situaron con una media de 212.000 euros, algo superior a 2018, cuando este monto se situó en 189.000 euros.

La retribución fija es el importe más significativo de las remuneraciones, especialmente en el caso del selectivo, y representa de media el 47% de los ingresos totales –el 44% en las sociedades del Ibex y el 54% en el resto de compañías–. En cuanto al resto de cuantías, la retribución variable supone el 33% de los ingresos; las dietas, el 4%, y la remuneración consolidada en el ejercicio por sistemas de ahorro, el 4%. El resto corresponde a otros conceptos retributivos, donde se incluyen también las indemnizaciones.

El informe de la CNMV, sin embargo, no tiene aún en cuenta los efectos que está teniendo el Covid-19 en las remuneraciones. Un informe de Willis Towers Watson publicado en mayo de este año estimaba que el 14% de las compañías planeaba la reducción de la retribución del consejo de administración como una de las medidas para paliar los efectos económicos de la pandemia. A esta medida se suma que el 17% de las empresas estaba considerando reducir el devengo del bono anual; el 16%, reducciones salariales, y el 7%, el ajuste del pago por riesgo.

En concreto, el mencionado informe recogía que los directores ejecutivos serían quienes verían un mayor recorte en sus salarios, que en la mayoría de los casos rondaba el 30%. Hay que tener en cuenta que las encuestas realizadas para la elaboración del estudio se realizaron en abril, cuando el impacto aún era incierto, con lo que es probable que estos porcentajes hayan aumentado con el paso de los meses.

Presencia de consejeras

El documento publicado ayer por la CNMV también destaca que la presencia femenina en los consejos de administración continuó el progreso mantenido durante los últimos años. Esta partía del 19,7% en 2018 y logró alcanzar el 23,4% al cierre de 2019, lo que supone un aumento de 11,4 puntos porcentuales frente a lo observado en 2013. Este porcentaje que no ha dejado de crecer desde que se pone un especial foco sobre él, vinculado al mayor peso del debate sobre el papel de las mujeres en la esfera pública, pero aún dista de lo recomendado por la CNMV en su código de buen gobierno, donde insiste en que el ratio no debería ser inferior al 30% del total del consejo de administración.

El Ibex es quien mejor ha hecho los deberes en este aspecto, ya que la presencia de mujeres en las compañías que forman parte del mismo es notablemente superior y alcanzó el 27,5% al cierre de 2019, lo que se traduce en un incremento de 11,9 puntos porcentuales desde 2013 y de 4,4 en el último año. Además, aunque el documento de la CNMV solo recoge los datos a cierre de 2019, las empresas del selectivo alcanzaron la cuota del 30% este mayo, como ya informó CincoDías, así que de mantenerse el ratio la entidad recogería este cumplimiento en su próximo informe. El reto es ahora alcanzar el nuevo requerimiento de la CNMV para antes de 2022, que fija en un mínimo del 40% la representación de un género que supone el 50% de la población mundial.

Asimismo, a lo largo de 2019 se incrementó también el número de compañías que cuenta con, al menos, una consejera entre sus filas: un 90,6% de las cotizadas (el 100% en el caso del Ibex). Este porcentaje también ha escalado rápidamente en los últimos tiempos, ya que se correspondía con el 85% en 2018 y con el 66,2% en 2013. Son las empresas con una capitalización superior a los 500 millones de euros las que más han avanzado en este aspecto con un total de siete incorporaciones en los últimos cuatro años.

La representación femenina creció en todas las categorías, aunque destaca especialmente el incremento de las consejeras independientes, que representaron un 35,8% del total de independientes, una subida de 5,4 puntos porcentuales sobre el año anterior. También aumentó el ratio de externas hasta el 12,6%, frente al 9,2% del ejercicio anterior, y el de consejeras dominicales, que pasaron de suponer el 15,5% del total de dominicales en 2018 al 17,6% en 2018. Por su parte, las consejeras ejecutivas son las que contaron con una menor evolución, aunque su representación creció ligeramente: del 4,9% del total de personas consejeras ejecutivas en 2018 al 5,5% en 2019.

En cuanto a la presidencia de los consejos, la infrarrepresentación femenina es aún más notable. Solo un 4,7% de los cargos de presidente del consejo estaban ocupados por mujeres –aquí destaca con luz propia Ana Botín en Banco Santander–, aunque esto supone un tímido avance frente al ejercicio anterior, cuando el 4,5% de estos cargos eran defendidos por mujeres. Del total de 297 consejeras, un 7,1% era miembro de la comisión ejecutiva frente al 9,2% en 2018, un 49,2% formaba parte de la comisión de auditoría, mientras que esta cifra se mantuvo en el 44,4% en 2018, y un 41,8% pertenecía a la comisión de nombramientos y retribuciones (39,1% en el ejercicio anterior). La representación femenina en la comisión ejecutiva se situó en el 11,7%, mientras que en la comisión de nombramientos y en la de auditoría fue del 26,2% y del 30,9%, respectivamente.

No obstante, a pesar del aumento de la presencia de mujeres en los consejos, los datos no invitan a relajarse. Aún queda un largo camino por recorrer hasta alcanzar la paridad en la empresa. El 40% de presencia que aconseja la CNMV para 2022 está lejos de conseguirse. Y, fuera del consejo, de hecho, ha disminuido el peso de las mujeres en el ámbito de la alta dirección. La tasa de representación femenina en este aspecto pasó del 16% en 2018 al 15,9% en 2019. También se observó un retroceso en el porcentaje de sociedades que cuentan con mujeres en su alta dirección: este se situó en el 58,3%, 1,6 puntos porcentuales menos que un año antes.

Buenas prácticas

El año 2019 fue el quinto ejercicio en el que se aplicó el Código de Buen Gobierno de las sociedades cotizadas de 2015, y la CNMV pone buena nota a la mayoría de las empresas.

En términos generales, el grado de seguimiento de las recomendaciones fue del 85,7%, el mismo porcentaje que el ejercicio anterior. Adicionalmente, se siguieron de forma parcial el 7,1%, por lo que el seguimiento de las propuestas, en mayor o menor medida, ascendió al 92,8%, una décima más que en 2018.

Unos datos que contrastan con que el 42,5% de las compañías respetaron el 90% de las medidas del Código de Buen Gobierno, cuatro décimas menos que un año antes. Solo dos empresas declararon cumplir el 100% de las medidas, mientras que esta cifra llegó a cinco en 2018.

Normas
Entra en El País para participar