Industria

Talgo y CAF se quedan fuera del megacontrato de Renfe para renovar los Cercanías

El Tribunal Central de Recursos Contractuales avala la eliminación tras la alegación de Talgo

Un tren de Cercanías en la estación madrileña de Orcasitas.
Un tren de Cercanías en la estación madrileña de Orcasitas.

La francesa Alstom y la suiza Stadler, ambas con fábrica de trenes en España, se han quedado en un mano a mano en el mayor de los concursos de renovación de flota promovidos por Renfe: el contrato de 2.726 millones para el suministro de 211 trenes de Cercanías de gran capacidad (2.270 millones), sus piezas de parque y el mantenimiento de primer nivel durante 15 años.

Según ha podido saber Cinco Días, la mesa de contratación eliminó a las españolas CAF y Talgo, y fue una reclamación de la segunda ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) la que ha mantenido congelado el concurso durante 45 días. La resolución del tribunal avala ahora el dictamen técnico de la mesa y da por bien descalificados a ambos fabricantes.

El concurso ha estado paralizado 45 días mientras el TACRC dictaba sentencia

El proceso vuelve a rodar y se espera que a finales de febrero, en la reunión del consejo de Renfe, se falle la adjudicación en virtud de las puntuaciones que salgan de la mesa de evaluación de las ofertas.

Este pedido, que marca un punto de inflexión para Renfe después de 13 años sin encargar trenes de Cercanías, ha estado marcado por el ruido externo. A primeros de octubre, María Mercedes Garmendia, senadora del Grupo Parlamentario Vasco, se quejó en el Senado ante lo que denominó falta de apoyo a las empresas españolas en el mayor de los concursos puesto en marcha por Renfe. Presente en la sesión, la ministra de Industria, Reyes Maroto, negó la mayor y afirmó que la vasca CAF había ganado ya el encargo de 31 trenes de ancho métrico y seis trenes alpinos, además de su mantenimiento parcial durante 15 años, por 258 millones.

Pese a la defensa de Garmedia, distintas fuentes consultadas afirman que CAF no presentó reclamación alguna una vez que fue sacada del proceso de contratación de los cercanías. Sí se quejó Talgo, quien tomó la citada vía del TACRC para denunciar su eliminación. Su oferta tenía hasta una decena de errores que no fueron subsanados a ojos de la mesa de contratación.

Con fuerte presencia en la flota de alta velocidad de Renfe, Talgo acudía a esta llamada del operador público con la esperanza de fortalecerse en la venta de trenes más ligeros.

Productores locales

Los dos fabricantes que siguen en la liza, Alstom y Stadler, tienen destacada presencia fabril en Cataluña y Comunidad Valenciana, respectivamente.

Alstom está trabajando en el concepto de un tren mixto, de uno y dos pisos, para elevar la capidad, que es el reto que persigue Renfe con esta licitación. Su propuesta podría basarse en este nuevo concepto, con más asientos que el tren de convencional de una planta (Civia) y mayor agilidad que el de dos pisos que Renfe lleva años operando.

Stadler, por su parte, fue finalista frente a CAF en el primero de los contratos de renovación de flota adjudicados. La compañía ha anunciado el refuerzo de la planta de Albuixech (Valencia) con 40 millones de inversión y la creación de 500 puestos de trabajo.

54.000 nuevos empleos en las fábricas

Renfe quiere zanjar la adjudicación de los concursos de renovación de flota en el primer semestre de 2021 y, con ello, contribuir a la recuperación de la economía.

Las estimaciones del operador público pasan por la creación de 54.000 puestos de trabajo en el sector industrial para atender sus pedidos, valorados en 5.100 millones de euros.

La modernización del servicio incluye la compra de trenes de Cercanías de alta capacidad, Cercanías híbridfos (tracción diésel y eléctrica), unidades de ancho métrico, trenes alpinos, locomotoras para el AVE y material rodante para los servicios de media distancia

Normas
Entra en El País para participar