Semana de debuts

Los estrenos de Airbnb y DoorDash apuntalan un año récord en OPV en EE UU

Los recursos captados hasta ahora ascienden a 115.700 millones

Repartidor de DoorDash
Repartidor de DoorDash Reuters

El exceso de liquidez y el optimismo que recorre el mercado en las últimas semanas ante las expectativas creadas por las vacunas se han convertido en el ingrediente perfecto para que los inversores dejen a un lado las posiciones más defensivas y aprovechen la recta final del año para elevar riesgo en sus carteras. Las empresas, conscientes de este cambio de criterio, quieren participar de la mejora de las perspectivas y aprovechan las últimas semanas del ejercicio para dar el salto a la Bolsa.

El mercado estadounidense es el que mejor ilustra esta corriente. Hoy debuta la compañía de entrega de alimentos DoorDash, y mañana la plataforma de alojamientos turísticos, Airbnb, con una valoración máxima, según la horquilla de precios, de 36.000 y 42.000 millones de dólares, respectivamente. Pese a la crisis turística, el portal de reservas ha subido el 23% el precio de su OPV.

En el año de la pandemia, los sobresaltos vividos en los mercados no han sido un obstáculo para las salidas a Bolsa en EE UU. A la espera de que se consumen estas dos operaciones, el mercado estadounidense ha recaudado ya este año 140.000 millones de dólares (115.700 millones de euros) en salidas a Bolsa, según estimaciones de Dealogic. Esta cifra supera el volumen registrado en 1999, un ejercicio marcado por la ebullición de operaciones en el sector de la tecnología ante la euforia generada por las puntocom.

Las salidas a Bolsa en EE UU se reactivaron a medida que las Bolsas cogían impulso y abandonaban los mínimos registrados en marzo, mes en el que la paralización de la actividad puso contra las cuerdas los mercados. Aunque el goteo de operaciones ha sido una constante a lo largo de gran parte del ejercicio, fue el tercer trimestre el periodo más activo. Según datos de EY, entre los meses de julio y septiembre la Bolsa de EE UU acogió 85 debuts, un 124% más que en el mismo periodo de 2019. Estos estrenos se tradujeron en ingresos de 33.1000 millones de dólares en el trimestre, un 182% más que un año antes. El balance de los nueve primeros meses del ejercicio arrojaba 150 operaciones de salida a Bolsa por valor de 55.5000 millones de dólares, un 25% más que en los nueve primeros meses del año anterior.

“El número de operaciones en el tercer trimestre superó al total de operaciones que se venían produciendo en todo el año desde 2014”, señala Rachel Gerring, responsable de salidas a Bolsa de EY América. Septiembre fue un mes clave en el que se rompieron los récords de salidas a Bolsa de firmas tecnológicas en EE UU, con el mayor número de operaciones en casi 20 años. Snowflake, la empresa de soluciones de big data, es un buen ejemplo. La compañía, objeto de interés de Warren Buffet –compró un paquete de acciones por importe de 573 millones de dólares días antes de su entreno–, salió a Bolsa el 16 de septiembre. Desde su puesta de largo la cotizada se revaloriza un 225%, subida que eleva su capitalización a los 110.410 millones de dólares. Junto a esta compañía Sumo Logic, plataforma de software de datos, es otra de las firmas tecnológicas que salieron a Bolsa el pasado mes de septiembre.

La hiperactividad del mercado estadounidense contrasta con la sequía de otros como el europeo. Aunque el tercer trimestre supuso un balón de oxígeno e impulsó la actividad en este sector –se registraron 37 salidas a Bolsa, un 48% más que en el mismo periodo de 2019–, según datos de EY en los nueve primeros meses del ejercicio, los debuts se limitaron a 84, lo que representa una caída del 19% respecto a los nueve primeros meses del año pasado. Con estas operaciones, los ingresos vía OPVs alcanzaron 13.800 millones de dólares –6.200 millones en tercer trimestre–, un 28% menos que en 2019. Dentro de Europa y a pesar de las dudas que a día de hoy siguen rodeando al Brexit, el británico ha sido uno de los mercados que más fondos ha recaudado. Aunque en los nueve primeros meses el número de operaciones (nueve) cayó un 53%, han logrado levantar 7.000 millones de dólares solo un 1% por debajo del registrado en un año antes.

La volatilidad que ha imperado en la Bolsa durante gran parte del año y las bajas valoraciones son algunas de las razones que explican la escasez de estrenos en el Viejo Continente. A la hora de captar recursos las empresas han recurrido a otros mecanismos como las ampliaciones de capital o los bonos, estrategia esta última que se ha visto favorecida por los bajos precios del dinero y las compras de deuda por parte de los bancos centrales.

Soltec, la excepción española

Debuts. Si reducida ha sido la actividad en el mercado europeo, más aún lo ha sido en España. Soltec inauguró las salidas a Bolsa después de dos años de sequía tras captar 150 millones en una ampliación de capital. Debutó el 28 de octubre con un alza del 11% en el mejor estreno desde el de Oryzon, en diciembre de 2015. Los inversores dan por concluido el año en lo que a estrenos se refiere y las miradas están puestas en 2021, ejercicio en el que se esperan los estrenos de Allfunds y la filial de renovables de Repsol. La plataforma de venta de fondos parte con una valoración preliminar de entre 4.000 y 5.000 millones de dólares. Barclays valora el negocio de energías limpias de la petrolera en 4.100 millones.

Sectores. Mientras en España el sector de las energías renovables está siendo una de las estrellas indiscutibles del año, en EE UU las salidas a Bolsa han estado protagonizadas por empresas tecnológicas (51 estrenos), firmas del sector de la salud (71 OPVs) y compañías financieras (seis operaciones).

Normas
Entra en El País para participar