Inversión

La pandemia, el rinoceronte gris que ha dinamitado las previsiones bursátiles

El Ibex se quedará lejos de los niveles previstos por los analistas que tampoco supieron ver la crisis de 2008 o el pinchazo puntocom

La pandemia, el rinoceronte gris que ha dinamitado las previsiones bursátiles pulsa en la foto

La pandemia ha dinamitado todas las previsiones que los analistas tenían para 2020. Y es que la crisis económica provocada por el Covid-19 no estaba contemplada en las estimaciones realizadas por expertos y organismos que preveían que 2020 seguiría siendo un buen año para la renta variable y, con la economía creciendo aunque a menor ritmo que años anteriores. Pese a que dentro del abanico de bancos de inversión los había más y menos optimistas, todos ellos han errado pese a que la pandemia era previsible, dando lugar a un rinoceronte gris, según la definición de acontecimiento que todos vemos venir pero al que nadie se atrave a enfrentarse de Michele Wucker.

“Creo que a partir del inicio de la crisis sanitaria las estimaciones y proyecciones tanto macroeconómicas como de resultados empresariales dejaron de tener alguna validez”, reconoce Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities.

La pandemia ha roto los esquemas, no solo de las Bolsas sino de otros muchos ámbitos como los beneficios empresariales o la evolución del precio del petróleo que se hundió hasta niveles de hace 20 años. Si bien es cierto, que la reciente recuperación de las Bolsas al calor de las buenas noticias sobre las vacunas contra el Covid y el resultado electoral en

EE UU, han arreglado el desastre provocado desde marzo por la pandemia, el ejercicio no se va a cerrar como los expertos confiaban hace un año. Pablo García, director de Divacons, cree que “ este año no podemos decir que los analistas se han equivocado, como de costumbre”.

Aun así, a los expertos les cuesta mucho ser los que lancen la primera piedra y hacer una previsión pesimista cuando todo va bien. Para los analistas es muy difícil decir que el mercado va a caer. El año 2019 fue muy bueno para la Bolsa, el Ibex pese a quedarse rezagado, cerró el ejercicio con una rentabilidad del 11,82% y fue su mejor año desde 2013.

Ibex, en los 10.000 puntos

Un año después, las cosas son bien distintas. Tras la fuerte recuperación registrada en el último mes y a falta de 15 sesiones para cerrar el ejercicio, el Ibex 35 encaja una caída anual del 13% y se sitúa en el entorno de los 8.200 puntos, lejos de los 10.200 que preveían algunos analistas para el selectivo.

Hace un año, en España había un Gobierno en funciones porque se acaban de celebrar unas elecciones generales de las que no había salido una mayoría clara. La posibilidad de que se formara un Ejecutivo de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, como finalmente sucedió, condicionó las previsiones de los expertos para la Bolsa española que, en muchos casos eran menos optimistas con el Ibex que con otros índices europeos. 12 meses después, el selectivo cerrará siendo el peor del Viejo Continente debido a la composición del índice con gran peso de valores cíclicos, los grandes damnificados de la crisis provocada por el Covid, entre ellos el sector financiero, turismo y viajes.

En el caso del Eurostoxx 50, éste cae un 5% pero los expertos preveían ganancias de dos dígitos para el mismo.

En lo referente a los sectores y valores que han triunfado este año, muchos de ellos tampoco estaban en las carteras recomendadas. Tecnología y sector salud han sorprendido con su buen comportamiento debido a los nuevos hábitos de consumo y trabajo impuestos por la pandemia.

En cuanto a las previsiones macroeconómicas, la diferencia también va a ser muy marcada. En el caso de la eurozona, en enero el FMI preveía un crecimiento del PIB del 1,3% para 2020 cuando, la realidad es que, según las estimaciones más recientes, registrará una caída del 7%. No es la primera vez que la realidad se aleja tanto de las previsiones. Ya pasó en el año 2008, el año de la crisis financiera provocada por la caída de Lehman Brothers. Entonces, la Bolsa no solo no subió un 10% sino que cayó un 40%. “En otras crisis de mercados, los expertos se han equivocado sistemáticamente. En el pinchazo de la burbuja tecnológica, los analistas fundamentales acabaron equivocándose todos”, recuerda un broker.

De cara a los próximos meses, empiezan a hacer sus estimaciones. Pablo García, de Divacons, explica que “la previsiones de recuperación para 2021 son optimistas, cuando ni siquiera estamos viendo que las rebajas de las estimaciones de beneficio por acción hayan remitido (salvo para los bancos)”.

Normas
Entra en El País para participar