Banca

La junta de CaixaBank aprueba absorber Bankia y crear el mayor banco español

Gortázar: la rentabilidad mejorará dos puntos en 2022 tras la integración

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual (d) y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar (i), durante la junta de accionistas de CaixaBank para dar luz verde al proyecto de fusión con Bankia.
El presidente de CaixaBank, Jordi Gual (d) y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar (i), durante la junta de accionistas de CaixaBank para dar luz verde al proyecto de fusión con Bankia. EL PAÍS

Ya es una realidad. El 70% del capital de CaixaBank aprobó ayer la fusión de la entidad con Bankia (el 30% optó por no acudir ni ceder la representación de sus votos) en una junta extraordinaria que, como sucedió el martes en el caso de la firma que preside José Ignacio Goirigolzarri, los protagonistas de las intervenciones que se produjeron en el turno de preguntas de los accionistas correspondieron a representantes sindicales que reclamaban acuerdos de despidos pactados y voluntarios. También se quejaron de la destrucción de empleo.

En el caso de Bankia, que reunió a sus accionistas dos días antes, el porcentaje del capital que apoyó la fusión con sus votos fue del 80% (hay que tener en cuenta que el FROB controla el 62% del capital). Tras estas aprobaciones se creará el banco más grande de España, y también uno de los primeros de Europa, con unos activos de más de 660.000 millones y más de 20 millones de clientes. Es la mayor fusión producida en los últimos 20 años en el país. El nuevo banco, no obstante, necesita aún una serie de autorizaciones para que Bankia desaparezca jurídicamente y se inicien los cambios de rótulos en las oficinas de la entidad que preside Goirigolzarri para pasar a denominarse también CaixaBank.

Quedan pendientes las autorizaciones de Competencia, la CNMV, la Dirección General de Seguros, el BCE, el Banco de España y del Ministerio de Economía. Una vez resueltas, se registrará la nueva entidad en el Registro Mercantil con la extinción jurídica de Bankia, que dejará de existir. Estos trámites se espera que estén resueltos entre febrero y marzo.

Será entonces cuando el nuevo banco comience a negociar con los sindicatos el número de empleados salientes, el cierre de oficinas y las condiciones del ERE, que se estima que afectará a entre 7.000 y 8.000 empleados. Mientras que el cerrojazo de sucursales sumará unos 1.500.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, quien mantendrá su cargo tras la fusión, respondió a los sindicatos en la junta de accionistas: “Nos dejaremos la piel” para llegar a un acuerdo con la plantilla. Y aseguró que la fusión permitirá “asegurar la sostenibilidad de miles de puestos de trabajo” que peligrarían si la entidad continuara en solitario. “Si no hacemos cosas pondríamos en peligro la sostenibilidad de todos los puestos de trabajo”, alertó.

Antes, el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, quien dejará su cargo una vez sea efectiva la fusión, destacó que la propuesta de fusión sometida a aprobación es uno de los grandes hitos en la historia de la entidad, algo que también recalcó el consejero delegado. “Tanto La Caixa como CaixaBank tienen una larga historia de integraciones [la de Bankia será la número 85] y estoy seguro de que se convertirá en un hito histórico cuando, con la perspectiva de los años, constatemos el éxito de la operación”, declaró. Para añadir que “Bankia es el mejor socio para acompañarnos en este viaje y la fusión dará lugar a una entidad más sólida, más eficiente y más rentable”.

Ahorro de costes

Gortázar explicó que la fusión aportará ahorros de costes y también ofrece lo que considera elevadas sinergias de ingresos. Así, sobre los ahorros de costes, estos se generarían tanto por racionalización de gastos generales como por la posibilidad de operar la entidad resultante con una estructura menor a la suma de las dos entidades. Dichos ahorros se estiman en unos 770 millones de euros.

Los mayores ingresos se darán en productos y servicios asociados al negocio asegurador y especialmente en el ahorro a largo plazo. “Gracias a la consecución de las sinergias anunciadas, estimamos que en el año 2022 el RoTE [rentabilidad del patrimonio tangible] mejoraría entre uno y dos puntos porcentuales respecto a permanecer en solitario”, explicó Gortázar.

Para el ejecutivo “esta operación es una gran oportunidad de crear valor no solo para los accionistas de ambas entidades, sino también para el conjunto de la sociedad”. Tras la pregunta de un accionista, Gortázar respondió que ahora no hay peligro de un oligopolio bancario. “La competencia es muy importante en España, por eso la rentabilidad del sector es muy baja y no cubre el coste de capital”, dijo.

 

Normas
Entra en El País para participar