La OPV de Airbnb parece mejor opción que la de DoorDash

El final de la pandemia beneficiará a los alojamientos turísticos y perjudicará a la comida a domicilio

Logo de Airbnb en la Pirámide del Museo del Louvre de París.
Logo de Airbnb en la Pirámide del Museo del Louvre de París. REUTERS

Para los inversores que buscan alojamiento para su dinero a largo plazo, la OPV de Airbnb parece mejor opción que la de DoorDash. Las dos aspiran a valoraciones similares: en la parte superior de los rangos iniciales, una valdría 30.000 millones de dólares, y la de comida a domicilio, 27.000 millones.

Hasta 2019, ambas crecieron como la maleza. Pero Airbnb financió su expansión en gran medida sin fundir efectivo. El flujo de caja operativo superó la inversión en más de 500 millones entre 2011 y finales de 2019. Tampoco escatimó en inversiones. El flujo de caja libre de Airbnb se redujo de más de 500 millones en 2018 a unos 100 en 2019, mientras se expandía en China y gastaba mucho en tecnología.

DoorDash, mientras, ha quemado capital de forma constante. Para ser justos, en los primeros nueve meses de 2020 sus operaciones generaron más de 300 millones en efectivo. Airbnb quemó más de 500 en el período. Pero difícilmente es señal de que el destino de ambos haya cambiado de forma duradera.

Es difícil pensar en un sector más afectado por el Covid que los alojamientos temporales, o uno que se haya beneficiado más que la comida a domicilio. Pero el final está a la vista, con las vacunas en el horizonte próximo. Los ingresos de Airbnb cayeron un tercio interanual en los primeros nueve meses, hasta unos 2.500 millones. En 2019 completo, fueron de 5.000 millones. Eso es fácilmente alcanzable de nuevo tan pronto como la demanda acumulada de viajes pueda encontrar una válvula de escape. Y la disciplina impuesta a la firma debería haber preparado el escenario para un crecimiento enfocado y rentable.

Los ingresos de DoorDash, por contra, se triplicaron con creces en los primeros nueve meses, hasta los 1.900 millones. El viento de cola se invertirá al final de la pandemia. Quedará la feroz competencia de Uber o Grubhub. Air­bnb sigue siendo más grande en ingresos y marca, y estructuralmente más rentable. Los rangos de precios de las OPV podrían cambiar, pero por ahora la que parece que conviene reservar es la de alojamientos turísticos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías