Deporte

El regreso triunfal del Elche a la élite: sin deuda con Hacienda y quintuplicando ingresos

El club retornó a Primera tras cinco años y un descenso por impagos

Patricia Rodríguez, directora general del Elche
Patricia Rodríguez, directora general del Elche

El 23 de mayo de 2015, el Elche CF finalizaba la temporada en el puesto 13º de la tabla de la Primera División, su mejor clasificación desde el año 1977. Una posición holgada, seis puntos por encima de los puestos que marcan el descenso. De poco sirvió. El 5 junio, la Liga de Fútbol Profesional confirmaba la pérdida de categoría por motivos administrativos. En concreto por los impagos a la Agencia Tributaria, con la que mantenía una deuda de más de ocho millones.

La plaza que perdió el Elche la mantuvo el Éibar. El club ilicitano declaró el concurso de acreedores e inició un tránsito de cinco años, incluido una temporada en Segunda B, hasta su regreso a Primera esta temporada, en el que ha marcado su mejor arranque histórico, situándose undécimo tras siete jornadas transcurridas.

Algo que pocos esperaban, incluida su directora general, Patricia Rodríguez, única mujer de la categoría con ese puesto y que se unió al club en verano de 2019 procedente, precisamente, del Éibar. El ascenso fue tan inesperado como rocambolesco: la suspensión del Deportivo-Fuenlabrada de la última jornada por varios casos positivos de Covid-19 en el conjunto madrileño provocó una tormenta en el fútbol profesional español. El Elche era sexto, puesto que le daba acceso al playoff de ascenso. El Fuenlabrada era séptimo, pero un empate ante un Deportivo descendido le servía para desbancar al club alicantino. El partido pendiente se celebró 20 días después con derrota del Fuenlabrada. El Elche se clasificó para el playoff y terminó ascendiendo con el quinto presupuesto salarial más bajo de la categoría.

Cambio radical

“El objetivo del año pasado no era el ascenso”, reconoce Patricia Rodríguez, también consejera del Elche. “Nos ha permitido acelerar un plan estratégico en el que veníamos trabajando y aumentar las inversiones para este año”, explica. En grandes números, el Elche quintuplica la facturación esta temporada gracias a los ingresos televisivos, superando los 45 millones. Un salto que no es fácil de gestionar, pero las prioridades estaban claras.

“Lo primero era liquidar el grueso de la deuda con Hacienda, que era algo que nos lastraba”, dice la directora general del club. Lo segundo, hacer una plantilla “eficiente”, que permita luchar por la permanencia. Su límite salarial es el menor de Primera, con 34,6 millones.

“Hemos trazado tres ejes: la parte deportiva, la de gestión y la de negocio. Queremos transmitir innovación, una imagen más moderna, abordar vías de negocio en el ámbito digital y reformar el estadio para mejorar la experiencia de los aficionados”, describe.

Un estadio, el Martínez Valero, que es la joya del club. Cuenta con un aforo para 33.000 espectadores, el octavo mayor de toda la Primera División, y es de su propiedad. “El aumento de ingresos permite avanzar sobre todo en mejorarlo en menor tiempo, a la vez que ilusionamos a la gente para, cuando puedan, volver a él”.

La clave que Rodríguez intenta transmitir al frente de la gestión de un club histórico del fútbol español no es otro que el “sentido común”. “Hace años muchos clubes pensaban que no iban a bajar a Segunda. Pero cualquier empresa tiene un plan de contingencia para cuando las cosas empeoran. La clave es verlo de esa manera y no pensar que los derechos de televisión son para toda la vida”, dice. Por ello, el objetivo es hacer del Elche un club sostenible independientemente de la categoría. “Somos un club que merece una estabilidad, y para ello no se debe depender de estar en Primera”, aunque sin renunciar a mayores cotas. El espejo es el Granada, que este año juega competición europea. “Siempre hay que ser ambiciosos”, dice la directiva.

Pero la estabilidad también la marca la propiedad. Hace un año el empresario argentino Christian Bragarnik se hizo con el 70% del club por unos 22 millones. Pese al cambio, Rodríguez se mantuvo al frente de la gestión. “Los cambios son complejos pero todo ha ido bien. El interés de la propiedad y el mío es que el club siga mejorando”, dice.

Presupuesta la vuelta de público esta temporada

Incógnita. La vuelta de los aficionados a los estadios es aún una incógnita. Depende de la evolución de la pandemia y, sobre todo, de la llegada de una vacuna efectiva. El Elche, reconoce Patricia Rodríguez, sí ha presupuestado una cantidad de ingresos por taquilla. “Entendemos que en algún momento vamos a poder tener gente en los estadios, pero estamos a expensas del Gobierno. Yo tengo la esperanza de que sea esta temporada”.

Propietario. El propietario del Elche, el argentino Christian Bragarnik, ha hecho fortuna con la representación de jugadores. Una línea que, según la directora general del club, está muy delimitada. “Se ha podido ver en la gestión de los fichajes este año. La objetividad ha sido máxima porque él es el máximo interesado en que al club le vaya bien”, explica.

Normas
Entra en El País para participar