Entrevista al responsable de Corporate Bank de Deutsche Bank España

Javier Espurz (Deutsche Bank): “Pese al Covid, pensamos crecer a doble dígito entre 2020 y 2022”

"Hemos abierto una línea de crédito de 1.500 millones para empresas medianas. Vamos a trabajar ahora con la red de sucursales"

Javier Espurz, responsable de Corporate Bank de Deutsche Bank en España
Javier Espurz, responsable de Corporate Bank de Deutsche Bank en España

La crisis sanitaria ha terminado con todas las previsiones económicas de Europa. No hay sector que no se haya visto afectado negativamente por la pandemia, y, aunque los bancos aseguran que en esta ocasión no son el problema, sino parte de la solución, lo cierto es que sus ingresos y resultados están sufriendo los efectos negativos de la crisis. Aunque ni todos los bancos ni todas las divisiones de las entidades padecen la pandemia de igual manera. Eso es lo que sucede a la división de corporate bank de Deutsche Bank en España, un área del banco que se potenció hace un año con el nombramiento de Javier Espurz. Este directivo lleva más de 20 años trabajando en el sector financiero. Se incorporó a Deutsche Bank en 1996 para dedicarse a corporate banking, actividad que es considerada por el banco “un pilar central de Deutsche Bank y un impulso clave del resultado global de la organización”.

¿Deutsche Bank en España mantiene los retos de la división de corporate bank pese a la pandemia?

A través de esta división, que Deutsche Bank reforzó hace un año, facilitamos soluciones para comercio internacional, gestión de tesorería y circulante, servicios de custodia y agencia, financiación y gestión de riesgos de divisa y tipos de interés para grandes empresas, multinacionales e instituciones financieras. En total, trabajamos en ella 90 personas. A mí me nombraron hace un año, pero tres meses después de mi nombramiento nos encontramos todos en casa confinados. Pese a todo, mantenemos los objetivos de crecer y sin tener experiencia en teletrabajar la división ha salido adelante perfectamente. Lo que hicimos durante marzo, abril y mayo fue seguir muy de cerca al cliente. No hubo fallos y los clientes pudieron funcionar con normalidad.

¿Entonces su objetivo es crecer?

Vemos el futuro con optimismo, incluso el cierre de 2020. Hemos sentado las bases para seguir creciendo y centrarnos más en el cliente. El objetivo es mejorar a doble dígito en ingresos entre este año y 2022. Esta es una división muy importante para el banco. Aporta el 20% de los ingresos en España. Como curiosidad diré que Deutsche Bank, que lleva 131 años en España, tuvo como primer gran cliente a Madrid. Su primer proyecto de financiación fue el alumbrado de la ciudad y fue un proyecto de corporate bank. Y a día de hoy el volumen de negocio del banco está creciendo, pese a que las iniciativas y los planes no los puedes implantar al 100%. La pandemia nos ha afectado a todos. La caída del PIB en España afecta a todas las empresas, aunque es verdad que a las grandes les afecta menos. Los sectores que más están sufriendo la crisis son los relacionados con el turismo y el ocio. 

¿Qué planes mantienen para mejorar sus ingresos en dos dígitos?

Estamos aprovechando más las sinergias internacionales con el grupo. En España vamos a colaborar más estrechamente con la banca retail para aprovechar la red y financiar a empresas medianas, y no solo a las grandes compañías. Hasta ahora estábamos especializados en grandes clientes corporativos en España y filiales de grandes multinacionales. Tenemos como clientes a 100 grandes empresas españolas y a 2.000 multinacionales extranjeras que operan en España. Pero ahora hemos abierto un libro de crédito a largo plazo por un importe de 1.500 millones de euros destinado a empresas medianas con una facturación de hasta 5.000 millones de euros. Durante las primeras semanas de la pandemia hemos firmado líneas adicionales de liquidez superiores a los 500 millones de euros, y más de 250 millones en financiación a largo plazo, incluidas en el programa de CESCE y directamente. Es cierto que durante los dos primeros meses del confinamiento se apreció un parón. Vimos caídas de los volúmenes de pagos, de compras a proveedores de Asia, pero en julio, agosto y septiembre todo se aceleró. Pero vamos con cautela. También estamos aprovechando el tirón de la digitalización y los nuevos medios de pago. Las empresas están reduciendo el número de entidades con las que trabajan a nivel internacional, lo mismo que los bancos. Ya no necesitas abrir una cuenta en un país determinado, las nuevas plataformas te permiten concentrarte en uno o dos bancos y operar en todo el mundo con ellos, lo que elimina mucho la burocratización. Además, tenemos un proyecto para crecer con compañías chinas y americanas en España, lo mismo que francesas, italianas y alemanas. 

No hemos detectado una caída del interés de los inversores por España

Las fusiones ofrecen oportunidades a otras entidades

¿Les benefician los procesos de concentración y reestructuración que se está produciendo en España?

Sí. De momento, es una ventaja ser el único banco extranjero con una gran experiencia en banca corporativa que tiene oficinas, y eso lo vamos a aprovechar con una mayor relación con la banca de la red. Además, se sabe que una fusión no es la suma de uno más uno, sino que el resultado es 1,5, y eso ofrece oportunidades a otras entidades. Nos puede ofrecer más crecimiento.

 ¿Con la crisis las multinacionales y grandes inversores están perdiendo el interés por España?

No. Seguimos viendo un interés por España. No hemos detectado una caída en el interés de los inversores. Tampoco hemos visto una especial preocupación por el mercado español. No hay un repliegue de las multinacionales. 

¿Teme un segundo confinamiento o es optimista ante el anuncio de los avances en una vacuna anticovid?

Obviamente la vacuna es una noticia positiva para toda la industria y ha despejado incertidumbre a medio-largo plazo. Aunque nosotros no habíamos percibido una caída drástica en el número de proyectos sí es cierto que la vacuna es un espaldarazo a los planes de negocio y a la confianza empresarial, y puede dinamizar la toma de decisiones de inversión. Si se produce otro confinamiento yo estoy muy tranquilo. El banco funciona telemáticamente a la perfección. Todo dependerá del tiempo de duración del hipotético nuevo confinamiento. Más de 15 días no es bueno para la economía, aunque lo peor es la incertidumbre. 

¿Qué le parecen las medidas del Gobierno para ayudar a las empresas?

Son las correctas. Está muy bien extender el programa del ICO y de CESCE porque son líneas que llegan a todas las empresas.

Normas
Entra en El País para participar