Santander anuncia su mayor ERE: despedirá a 4.000 empleados, reubicará a 1.090 y cerrará 1.000 oficinas

Gran parte de las reubicaciones se trasladarán a Santander Personal, centro de gestores remotos, y según los sindicatos estos traslados serán obligatorios

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Ana Botín, presidenta de Banco Santander

Sorpresa en la propuesta realizada por Banco Santander a los representantes de los empleados del grupo en España. El banco anunció el viernes a los sindicatos su idea de llevar cabo un expediente de regulación de empleo (ERE) para eliminar 4.000 puestos de trabajo en España, el 14,3% de la plantilla, a lo que se suman otros 1.090 empleados a los que la entidad reubicará en otras empresas del grupo de forma obligatoria, según aseguran fuentes sindicales.

El banco, además, cerrará el 30% de sus sucursales en el país, es decir, unas 1.000 oficinas, que se suman a las 400 ya clausuradas desde septiembre hasta ahora, también según explican fuentes sindicales, tras preguntar en la reunión.

Este es el mayor ERE realizado por el banco y se produce justo cuando aún no se ha cumplido un año desde que finalizó el anterior, que afectó a 3.223 empleados tras la integración de la red de Santander y Banco Popular. Las últimas salidas de este ERE se produjeron en febrero.

Como es lógico, las salidas se producirán principalmente por prejubilaciones (hay más de 4.000 empleados con más de 55 años) y, en menor medida, por bajas incentivadas. La mesa para negociar el ERE se constituirá el próximo martes 17 de noviembre, y habrá 30 días para su negociación.

En esta ocasión el ERE afecta a los empleados de la red de oficinas, servicios centrales y el centro corporativo.

Santander ha justificado esta drástica decisión, considerada por UGT como “escalofriante”, en el creciente uso que los clientes están haciendo de los canales digitales, con la previsión de que se multiplique tanto en transaccionalidad como en ventas en los próximos dos o tres años. El banco ha recordado durante la reunión que, a pesar del cierre de parte de la red, recientemente ha alcanzado un acuerdo con Correos para prestar servicios básicos financieros en más de 4.600 puntos de atención de la compañía postal. Esta alianza le permitirá ampliar su alcance a 1.500 municipios.

Durante los próximos encuentros se plantearán varias ofertas económicas, la afectación por áreas geográficas y por negocios, entre otros puntos. Como es habitual en este tipo de procesos, las cifras definitivas variarán en función del trabajo negociador de ambas partes.

Movilidad
Pero a los sindicatos, al margen del elevado número de personas que están afectadas por el ERE, y de las reubicaciones, les preo­cupa las nuevas condiciones que quiere imponer el banco para la plantilla que trabaja en la entidad.

Así, el banco quiere imponer la movilidad geográfica en un ratio de 400 kilómetros, con una compensación de entre el 10% al 15% del salario. Algo que los sindicatos consideran exagerado.
Las recolocaciones se llevarán a cabo en empresas del grupo, aunque se mantendrá la antigüedad, el convenio colectivo de la empresa a la que se le destine al empleado en cuestión, se le mantendrá el salario, la monetización de su plan de pensiones, los beneficios sociales y el economato.

Gran parte de los empleados que se reubiquen se trasladarán a Santander Personal, los centros digitales, en los que los gestores atienden a los clientes de forma online.

Como ya avisó a los sindicatos el miércoles pasado, el banco se compromete a recolocar al 100% de los trabajadores salientes a través de la agencia Lee Hecht Harrison –LHH–, que ha contratado, la misma del anterior ERE de 2019.

A estas salidas le siguen otros 2.000 empleados que dejarán el banco en Polonia. También habrá salidas y cierres de oficinas en el Reino Unido y Portugal.

Hay que recordar que en los tres últimos años ya se han acometido dos procesos de ajuste de empleo, con más de 4.300 trabajadores que tuvieron que abandonar la entidad.

Con este proceso de ajuste el banco pretende ahorrarse unos 700 millones de euros, aunque no hay cifras del coste que supondrá para el banco las nuevas salidas. El anterior ajuste, de 3.223 empleados, supuso para el banco un coste de 800 millones de euros.

En la reunión del viernes el banco argumentó a los sindicatos las razones económicas que han llevado a la entidad a abordar estos ajustes. Además, ha realizado un análisis de cómo está el sector en la actualidad, con los problemas derivados de la baja rentabilidad por los bajos tipos de interés y los escasos ingresos por la pandemia. A lo que se suma el crecimiento del uso por parte de los clientes de los canales digitales en detrimento de las oficinas.

Global de Asesoramiento ha sido la firma que ha realizado el informe económico con los argumentos de cómo está el sector financiero y por qué hay que reestructurar la banca. Es la misma firma que realizó el anterior ajuste.

Los sindicatos consideran que, pese a lo drástico que es este nuevo ERE, se puede cubrir, pero les preocupa las nuevas medidas de movilidad que quiere imponer el banco, así como las reubicaciones, que pueden ser en empresas sin representación sindical.

Botín anuncia novedades en Brasil

Con el personal. La presidenta de Santander, Ana Botín, se encuentra estos días en Brasil, país en el que el grupo tiene su principal fuente de ingresos. En una reunión con la plantilla de la filial brasileña, la banquera indicó que pese al daño que está causando allí la pandemia, “confiamos en la capacidad de crecimiento” del país. Destacó como nota positiva los tipos de interés que están en mínimos históricos, el fuerte crecimiento del crédito, unido a una baja inflación, lo que va a suponer un punto de partida excelente para una recuperación sostenible e inclusiva que favorecerá el crecimiento de la clase media.

Papel clave. Aseguró que Brasil “está jugando un papel clave en la estrategia digital del Grupo”. Ebury, plataforma global de pagos y divisas para pymes que el grupo adquirió en Reino Unido está ya operando en Brasil; mientras que Superdigital, que nació en Brasil para favorecer la inclusión financiera de la población no bancarizada, “está siendo exportada a otras geografías. Estas dos iniciativas demuestran los beneficios que supone pertenecer a un grupo internacional”, reflexionó ante la plantilla. Tras destacar que Santander Brasil es líder en la agenda social y medioambiental en el país, la banquera anunció que está poniendo en marcha allí también Santander One, la nueva estrategia del grupo. Además, está creando Santander Consumer a nivel Sudamérica.

Normas
Entra en El País para participar