Petróleo

El Brent prolonga el rally y se aproxima a los 44 dólares

En las últimas tres sesiones se dispara un 10,9%

El Brent prolonga el rally y se aproxima a los 44 dólares
EFE

El mercado ha empezado a poner en precio la vuelta a la normalidad y una recuperación rápida de las economías. El anuncio efectuado por Pfizer ha sido el catalizador que necesitaban los activos de riesgo para dejar a un lado la tendencia bajista que imperaba desde el estallido de la pandemia. Con las esperanzas puestas en la vacuna, los inversores no aprovechado la ocasión para acelerar la rotación de carteras. En este movimiento el petróleo no ha quedado al margen. Después de que la puesta en marcha de nuevas restricciones y la vuelta a los confinamientos en las principales economías europeas provocaran un desplome del oro negro por debajo de los 38 dólares, en este inicio de semana los inversores han redoblado su apuesta por el crudo. Le han bastado tres días para subir un 10,9% y acercarse a los 44 dólares. No obstante, a lo largo de la jornada el barril llegó a tocar los 45 dólares.

Con la mirada puesta en la vacuna los inversores empiezan a mejorar sus perspectivas para el mercado del crudo, pero todavía quedan muchas incógnitas. "En el corto plazo la demanda aún se ve débil. La segunda mitad de 2021 es cuando esperamos ver que la recuperación de la demanda comience a afianzarse", señala a Bloomberg Karim Fawaz, director del servicio de asesoramiento energético de la consultora IHS Markit.

Este optimismo es compartido por otras firmas. El departamento de análisis de Goldman Sachs considera probable que el mercado sea testigo de precios más altos el próximo verano a media que mejoran las perspectivas de demanda. Desde JP Morgan esperan que la demanda mundial de crudo supere los niveles previos a la pandemia el próximo año.

De confirmarse estas hipótesis, la OPEP y sus aliados podrían se verían obligados a ajustar sus medidas. El cártel no tardó en reaccionar a los desplomes sufridos por el crudo y recurrieron a un recorte en la capacidad de bombeo para ajustar la oferta a la demanda en un momento en el que la paralización de la actividad económica derivó en problemas de almacenamiento del crudo, llevando al Texas a cotizar en negativo por primera vez en la historia.

Es pronto para conocer si la OPEP+ ajustará sus medidas adecuándose a la nueva realidad, pero todo apunta a que podría extender los recortes actuales hasta 2021 e incluso profundizarlos aún más su las condiciones del mercado lo requieren. Eso ha sido lo señalado este miércoles por el ministro de Energía de Argelia, Abdelmadjid Attar. Hasta la fecha las estimaciones con las que trabaja la organización de países productores pasan por una reducción de sus recortes en cerca de dos millones de barriles. De acuerdo a esto, a partir del próximo enero la oferta aumentará aunque todavía proseguirán los recortes que alcanzarán los 5,7 millones de barriles diarios. "La OPEP sigue comprometida para tomar las acciones apropiadas, en cooperación con sus socios", ha señalado Attar. La semana pasada Argelia apoyó una extensión de los recortes actuales hasta el próximo año, medida que se podría extender seis meses más.

Aunque el optimismo se ha instalado en el mercado, los expertos reconocen que todavía quedan muchos obstáculos por superar. Con algunos países de Europa volviendo a las restricciones, la demanda ha vuelto a contraerse. A esto se une que los datos de tráfico aéreo que se han conocido en las últimas semanas sugieren que el repunte experimentado en la temporada estival parece haberse estancado. Si bien es cierto que la vacuna ha reavivado las esperanzas, de momento son solo meras especulaciones. Para que empiece a suministrarse a la población es necesario primero que las autoridades la aprueben. Después quedaría pendiente su fabricación. Es decir, la esperada inmunidad, la llave para la vuelta a la normalidad, todavía está lejos en el tiempo. "Creemos que todo esto llevará su tiempo y se desarrollará con más fuerza en la segunda mitad de 2021", advierten los expertos.

En medio de este escenario las firmas de análisis han aprovechado para actualizar sus estimaciones de crudo. Goldman Sachs es una de ella y fijan como precio objetivo para el oro negro los 65 dólares respectivamente para finales de 2021. Es decir, le concede un potencial del 48,5% desde los precios actuales. Los expertos de la entidad estadounidense señalan que las restricciones puestas en marcha en la mayoría de los países europeos ya han sido puestas en precio por el mercado, algo que se tradujo la semana pasada en una caída de los precio del crudo a niveles que no veía desde el pasado mes de mayo.

A pesar de la recuperación que auguran para el oro negro en los próximos 12 meses, el departamento de análisis del banco prevé que la incertidumbre del virus seguirá pesando. Más moderados son en UBS, que establecen como precio objetivo los 60 dólares.

Normas
Entra en El País para participar