Los gemelos virtuales y el renacimiento industrial

Permiten trabajar en un proyecto de forma simultánea y ver los resultados en tiempo real

La crisis del Covid-19 ha provocado que la evolución digital de las empresas haya dado pasos de gigante. Tecnologías como las de los gemelos virtuales, antes interesantes, ahora resultan vitales para continuar operando o para facilitar el trabajo de diseño de las empresas. Precisamente, ha sido la urgencia y la necesidad de acortar los tiempos de desarrollo lo que ha provocado que los equipos de trabajo buscaran nuevas soluciones. Los procesos de producción tradicionales se habían quedado obsoletos en semanas, en vez de meses, y era necesario encontrar nuevas soluciones. El valor de las tecnologías digitales asociadas a la industria, su flexibilidad y eficiencia, eran exactamente lo que se demandaba.

La tecnología está siendo una aliada fundamental para combatir los desafíos del coronavirus y lo vemos en todo tipo de industrias: fabricación de respiradores por parte de fabricantes de automóviles, incrementos en la producción de material sanitario e incluso iniciativas particulares. La garantía que ofrecen los gemelos virtuales es la simulación de todas y cada una de las etapas del proceso de producción, desde la conceptualización hasta el prototipado, antes de que exista físicamente la línea de producción. Las soluciones con las que estos se desarrollan permiten trabajar en un proyecto de forma simultánea y ver los resultados en tiempo real. Esto hace ganar horas de trabajo y permite detectar fallos y solventarlos de forma mucho más rápida. Se puedan abordar problemas y desarrollos mucho más complejos, ya que todas las partes del proceso transcurren de forma más fluida y colaborativa.

En otros casos, como los relacionados con el Covid-19, además, existe el factor humano. La experimentación física no es sostenible por sí misma y ha sido necesario simular efectos potenciales de terapias y vacunas de manera segura para comenzar con los análisis clínicos lo antes posible, lo que está acelerando enormemente los procesos. La comunicación y desarrollo conjunto está resultando vital. El acceso de las empresas a estas soluciones les permiten desarrollar proyectos que hace unos años habrían supuesto unos costes de tiempo y recursos extraordinarios. Proyectos como XSun, prototipo de dron no tripulado impulsado con energía solar; o la española Zero 2 infinity, un sistema de lanzamiento de satélites sostenible, usan estas nuevas soluciones.

Los gemelos virtuales tienen un enorme potencial que se está empezando a explotar ahora. La forma en la que se trabaja con ellos, de forma colaborativa y en tiempo real, permite crear simulaciones perfectas que revisar y estudiar antes incluso de fabricar un prototipo, minimizando los riesgos de encontrar fallos de diseño. Esto no solo acelera los proyectos, ahorrando tiempo, sino que ahorra costes y ayuda a que los desarrollos sean más sostenibles.

El resultado es un proceso más rápido, con menos errores que convierte a las empresas en más eficientes, más colaborativas, más sostenibles y, en definitiva, más digitales.

 Nicolas Loupy es Director General de Dassault Systèmes para España y Portugal