Una victoria de Biden eliminaría muchos frenos para el giro verde

Lo más importante de su plan puede ser el rumbo que dé al capital privado

Joe Biden, en Tampa (Florida), el jueves.
Joe Biden, en Tampa (Florida), el jueves. DPA vía Europa Press

Si gana Biden, el firmamento verde se regocijará; en parte porque no es Trump, pero también reflejará el hecho de que su potencial para reducir las emisiones va más allá de unirse al Acuerdo de París. El aspirante ha prometido presionar a los firmantes para que se unan a él en la reducción de las emisiones a cero para 2050. Pero ni él ni el acuerdo pueden obligar a otros países a ir más allá.

Otras políticas serían más significativas. Los 2 billones de dólares prometidos de inversión en energía limpia en cuatro años irían más allá del objetivo de la UE (1 billón de euros para 2030). Los números no están detallados pero parecen proporcionales a lo que se necesita. Wood Mackenzie calcula que su plan para descarbonizar el sistema eléctrico del país costaría 150.000 millones de dólares al año hasta 2035. Quedarían 350.000 millones anuales hasta 2024 para innovar en renovables, infraestructuras o fondos para que las comunidades más pobres no sufran en la transición.

Al igual que con el Pacto Verde Europeo, lo más importante del proyecto de Biden puede ser el rumbo que dé al capital privado. Con Trump, por ejemplo, el Departamento de Trabajo y la SEC han publicado una guía que minimiza los factores ambientales, sociales y de gobernanza en la inversión, dejando a empresas y gestores de activos libres de responsabilidad. Un Gobierno demócrata pondría esos objetivos por delante.

Y luego está el precio del carbono. Es poco probable que los esfuerzos de la UE por desarrollar un impuesto fronterizo, que esencialmente hace que los exportadores extranjeros paguen por la contaminación que implica la producción de sus bienes, prosperen si China y EE UU resisten. Pero si Pekín se compromete a ser neutral en carbono antes de 2060, Biden podría ayudar a negociar la creación de un marco mundial para fijar los precios de las emisiones.

La mayoría de las listas de deseos de los presidentes de EE UU se diluyen, y las ambiciones de Biden tienen muchas más posibilidades de hacerse realidad si los demócratas también obtienen el control del Senado. Si eso sucede, podría marcar el comienzo de un giro verde profundo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías