El presupuesto para vivienda en 2021 equivale al de los últimos cinco años

Mitma obtiene 13.800 millones para 2021, la mayor cifra en una década

Mitma Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) diseñado por el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos contempla unas partidas consolidadas de 16.644 millones de euros para el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), una de las carteras mejor alimentadas por las cuentas públicas. Con esta cifra, el presupuesto para el antiguo Fomento es el más elevado en 10 años, con un aumento del 53%. De todas las políticas que de él dependen, el ministro de Mitma, José Luis Ábalos, destacó ayer, en la presentación de las cuentas de su departamento, la de vivienda. “Se alza como política clave de nuestra actividad. Incrementamos la oferta de vivienda social, el acceso a la vivienda, la rehabilitación, la renovación y la regeneración, como piezas clave en la reactivación económica”, dijo. Por eso, y ante la “urgencia social” que supone, se destina a esta área el mayor presupuesto de la historia: 2.250 millones de euros.

Para hacerse cargo del cambio de rumbo que supone este paso basta con recordar que, durante los últimos cinco años, las partidas destinadas a vivienda oscilaban entre los 460 y los 510 millones de euros por ejercicio. Así, el presupuesto para 2021 equivale a grandes rasgos a la suma de las cantidades que la agenda urbana recibió en el último lustro.

Este gran salto, reconoció Ábalos, ha sido posible gracias al oxígeno en forma de transferencias directas que España recibirá del fondo de recuperación europeo. Así, la dotación para vivienda, sin tener en cuenta el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la UE, asciende a 602 millones de euros, un incremento del 25% respecto al año anterior. A través del fondo, sin embargo, se financiarán actuaciones por otros 1.651 millones de euros, lo que totaliza unos recursos de 2.253 millones de euros para esta rama. Es un aumento de más del 360%.

Esta cifra se divide, a grandes rasgos, entre los programas de rehabilitación y los destinados a la vivienda social, según el plan elaborado por Mitma. En el primer grupo, la recuperación económica y social en entornos residenciales como la vivienda y los barrios recibirá 1.550 millones de euros, la mayor partida. La rehabilitación sostenible de edificios públicos obtendrá 81 millones y la rehabilitación arquitectónica, otros 30 millones.

En el segundo de los grupos, el que atañe a la vivienda social, el plan de vivienda para el alquiler asequible canalizará 215 millones, mientras que el Plan Estatal de Vivienda con cargo a 2021 recibirá otros 354 millones.

En estas partidas se contempla, por ejemplo, aumentar las ayudas al alquiler a beneficiarios que abonen una renta de hasta 900 euros al mes, frente a la limitación de 600 euros del Plan Estatal 2013-2016. A su vez, para impulsar el Plan 20.000, por el que el Ejecutivo prevé levantar sendas viviendas destinadas al alquiler social o asequible, se destinarán 100,36 millones de euros a través de la Entidad Pública Empresarial de Suelo (Sepes) para actuaciones a desarrollar en suelos de titularidad pública, donde se construirán estos inmuebles. Para 2021, además, se destinarán 354 millones a subvenciones de planes de vivienda y 72 millones a subsidiación de préstamos.

La inversión en ferrocarril crece un 36% y la de carreteras un 15%

Las políticas de vivienda son las que experimentan mayores alzas en comparación con las últimas cuentas públicas, pero no son las únicas en ver crecer sus partidas. La inversión en carreteras, según el desglose de presupuestos presentado ayer por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), tendrá una subida de casi el 15%, desde los 2.038 millones a los 2.340 millones de euros. Ahora bien, habrá importantes diferencias entre las iniciativas orientadas a ampliar la red y las destinadas a la conservación.

Las nuevas carreteras contarán con una inversión de 1.100 millones, un retroceso del 12%, mientras que las iniciativas pensadas para conservar y mejorar las ya existentes, también con criterios de sostenibilidad, estarán dotadas con 1.240 millones, un alza del 58%.

Los ferrocarriles, con una subida de más del 36%, ven crecer sus partidas en 1.567 millones, hasta los 5.876 millones para 2021. Las inversiones en red convencional pasan a disponer de 1.826 millones, las de alta velocidad, de 2.877 millones, y Renfe, por su parte, alcanza los 857 millones. Son incrementos del 111,6%, del 6,1% y del 126,7%, respectivamente. “Priorizamos las inversiones en infraestructuras de red convencional, cercanías y mejora de la experiencia de viaje”, resaltó ayer el ministro, José Luis Ábalos.

A su vez, y “para un transporte público atractivo y fiable como columna vertebral de la movilidad urbana”, los cercanías se ven reforzados con 1.500 millones. A su vez, la red transeuropea y la logística, alcanzan los 4.370 millones de euros, con uno de los ojos puesto en los corredores Atlántico y Mediterráneo, “imprescindibles para nuestro sistema nacional de transporte”.

El marítimo, por su parte, alcanza los 1.140 millones de euros, un 27% más que en los últimos presupuestos; mientras que el transporte aéreo llega a los 1.063 millones, un 41% por encima.

Según el libro amarillo presentado el miércoles por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en lo que corresponde a los gastos del Estado, Mitma recibirá en 2021 un total de 11.470 millones de euros. De ellos, 6.488 vienen de la aportación nacional, mientras que 4.982 se canalizarán a través del fondo comunitario. Y no solo la vivienda se verá reforzada con el dinero europeo, sino que su potencia de fuego llegará al resto de frentes.

Estos 4.982 millones europeos, señaló Ábalos, permiten acelerar buena parte de las políticas en las que el Gobierno venía trabajando. Así, de este monto se destinarán 1.651 millones de euros a la rehabilitación y renovación urbana sostenible. Otros 1.177 millones irán a la “movilidad sostenible, segura y conectada, y a las zonas de bajas emisiones y cercanías”.

Dentro de las infraestructuras, 1.259 millones irán a los corredores europeos, 462 millones a la red transeuropea de transporte, 192 millones a la intermodalidad y logística y, por último, 240 millones de ayudas al transporte.

“Son unos presupuestos contracíclicos que además contribuirán a la transformación medioambiental, social y productiva, garantizando el acceso a la vivienda, la regeneración urbana y rural y la movilidad segura, sostenible y para todos”, señaló Ábalos.

Normas
Entra en El País para participar