Elecciones en EE UU

Trump y Biden evidencian sus diferencias con la gestión del Covid y la industria petrolera

Último debate presidencial

Donald Trump y Joe Biden en el último debate presidencial
Donald Trump y Joe Biden en el último debate presidencial AP

El presidente de EE UU, Donald Trump, y el aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden,  debatieron anoche en Nashville (Tennessee), tras un caótico primer encuentro, y mostraron sus diferencias y posturas opuestas en casi todos los asuntos, como la gestión de la pandemia de Covid 19, la lucha contra el cambio climático, la inmigración y el racismo. Ambos candidatos dibujaron de cara a las elecciones del 3 de noviembre un panorama completamente diferente del reto que enfrenta el país y plantearon propuestas dispares.

El tono de este segundo debate fue mucho más tranquilo que el celebrado el 29 de septiembre en Cleveland (Ohio), que estuvo marcado por las múltiples interrupciones, sobre todo de Trump, y un ambiente muy crispado, que motivó que en el encuentro del jueves se silenciaran los micrófonos en algunos momentos.

El cara a cara de Nashville fue tenso pero se respetaron los turnos en general y, aunque hubo interrupciones, no llegó a romper el ritmo del debate.

"Estamos a punto de entrar en un invierno oscuro, y él no tiene un plan claro" para combatir el Covid-19, criticó el político demócrata.

Pandemia y economía

Trump, que ha situado su gestión de la economía en el centro de su campaña, defendió su enfoque para luchar conra la pandemia y dijo que el país no podía permitirse volver a cerrar negocios a pesar de los nuevos aumentos repentinos.

"Estamos aprendiendo a vivir con eso", dijo Trump, quien ha minimizado las consecuencias del virus durante meses. "No tenemos opción."

"¿Aprender a vivir con eso?" Biden replicó. "Vamos. Nos estamos muriendo con eso.", replicó Biden.

Trump afirmó que el virus estaba "desapareciendo", mientras que varios estados de EE UU reportaron el jueves aumentos récord los contagios, una evidencia de que la pandemia se está acelerando nuevamente.

Trump quiso hacerse valedor de su experiencia tras haber pasado su enfermedad.

"Soy inmune, cada vez más gente se está recuperando", subrayó el presidente, quien anunció que había contraído la enfermedad dos días después del primer debate con Biden el pasado 29 de septiembre en Cleveland, lo que hizo que se cancelara el segundo cara a cara programado para el 15 de octubre en Miami.

"Se irá y conforme lo digo estamos dando la vuelta a la esquina -indicó-. Se está yendo".

El presidente auguró, además, que habrá pronto una vacuna anticovid-19: "Creo que (habrá una vacuna) dentro de semanas, y será distribuida muy rápido (...) Está lista", aseguró Trump.

Interpelado por la moderadora del debate, Kristen Welker, el presidente reconoció que no tiene "garantías" de que la vacuna vaya a distribuirse en ese plazo, pero enseguida aseguró que cree que llegará "antes de acabar el año", pese a que muchos científicos apuntan más bien a 2021.

Biden, por su parte, esbozó un panorama ensombrecedor y opinó que "cualquiera que sea responsable por tantas muertes no debería permanecer como presidente", en referencia a los más de 222.000 fallecidos en EE UU por la pandemia.

Clima e industria petrolera

El debate mostró un marcado desacuerdo sobre el futuro de la industria petrolera. A los candidatos se les preguntó qué harían para combatir el cambio climático; la primera vez en un debate presidencial no se les preguntó por este asunto. "Amo el medio ambiente", dijo Trump, citando un programa federal para plantar árboles y una caída en las emisiones de carbono. Pero dijo que no estaba dispuesto a dañar las empresas para ayudar al medio ambiente.

Biden dijo que su plan para una transición a una economía más sostenible con el clima crearía empleos bien remunerados e impulsaría las empresas estadounidenses. "El calentamiento global es una amenaza para la humanidad", dijo Biden. "Tenemos la obligación moral de afrontar esto y todos los científicos líderes del mundo nos han dicho que no tenemos mucho tiempo".

Trump, que va por detrás de Biden en las encuestas de cara a las elecciones del 3 de noviembre, acusó a su rival de planear destruir la industria petrolera, lo que llevó a Biden a responder que creía que el país debería reemplazar el petróleo con energía solar, eólica y otras formas de energía. Energía no contaminante.

"Yo haría la transición de la industria petrolera, sí", dijo Biden, lo que llevó a Trump a pedir a los votantes en los estados donde el petróleo es una industria importante que tomen nota de la postura del exvicepresidente.

"Va a destruir la industria petrolera", dijo Trump. "¿Te acordarás de ese Texas? ¿Te acordarás de ese Pennsylvania, Oklahoma, Ohio?"

Los republicanos, incluido el exgobernador de Texas Rick Perry, quien ocupó el cargo de Secretario de energía con Trump, reaccionaron de inmediato y dijeron que Biden destruiría millones de empleos. Kendra Horn, representante demócrata de Estados Unidos de Oklahoma, se distanció de Biden y dijo en Twitter que la política de petróleo y gas es "uno de los temas en los que Biden y yo no estamos de acuerdo".

Tras el debate, Biden dijo a los periodistas que se refería a un plan para dejar de subsidiar los combustibles fósiles. "No vamos a acabar con los combustibles fósiles", dijo Biden. "No nos vamos a deshacer de los combustibles fósiles durante mucho tiempo ... no van a perder sus trabajos. Además, se van a crear muchos más puestos de trabajo en otras alternativas ”

 Fracking

Trump también acusó a Biden de planear prohibir la fracturación hidráulica, un proceso de extracción de gas natural del esquisto al que se oponen muchos ambientalistas. Biden dijo que prohibiría el fracking solo en terrenos federales. La fracturación hidráulica es un problema en el oeste de Pensilvania, un estado crucial en las elecciones.

El presidente se burló de una parte del plan climático de Biden que pedía edificios más eficientes, diciendo que Biden "derribaría edificios y construiría nuevos edificios con pequeñas ventanas".

Los ecologistas se han quejado durante años de que las opiniones de los candidatos sobre el cambio climático no se han enfatizado en los debates presidenciales. Pero las olas de calor y los incendios forestales en el oeste de Estados Unidos y las fuertes tormentas  que azotan otras partes del país han puesto los problemas climáticos en el centro de atención.

Para muchos votantes, sin embargo, el clima ha sido superado como temas de importancia de cara a las elecciones por la pandemia de Covid, el empleo y la economía, y la justicia racial, según muestran las encuestas de Reuters / Ipsos.

Migración

Biden, que fuera vicepresidente de Barack Obama (2009-2017) se refería a las noticias aparecidas esta semana de que, más de dos años después de que la aplicación de la política de separación de familias de indocumentados en la frontera con México, los abogados que llevan el caso todavía no han logrado localizar a los progenitores de al menos 545 menores de edad. "Más de quinientos menores vinieron con sus padres, fueron separados de ellos en la frontera para desincentivarlos a que vengan, para empezar", señaló Biden, quien agregó irónico: "grande, muy duro, somos realmente fuertes".

"Es algo criminal (...) Hace que seamos el hazmerreír del mundo y viola todo los conceptos de lo que somos como nación", lamentó Biden, ante lo que Trump defendió que su Gobierno está "intentando muy en serio" encontrar a esos padres y madres.

Esto no es cierto porque quienes están buscando a los progenitores de los menores son abogados y grupos de derechos humanos seleccionados por un tribunal.

"Los estamos tratando tan bien, están en instalaciones que son tan limpias", afirmó Trump sobre los niños separados de sus padres.

El presidente también denunció que "a los menores los han traído 'coyotes' (traficantes) y mucha mala gente", lo que Biden rebatió de inmediato al insistir en que vinieron "con sus padres".

En un intento de defenderse, Trump intentó criticar la gestión migratoria del Gobierno de Obama.

"¿Quién construyó las jaulas, Joe? Hablemos de quién construyó las jaulas", preguntó el mandatario.

Racismo

Los dos aprovecharon el bloque dedicado al racismo para acusarse mutuamente de haber perjudicado más a la comunidad afroamericana.

Trump afirmó que ha sido el presidente que más ha hecho por la comunidad negra en la historia de EE.UU. con la posible excepción de Abraham Lincoln, quien abolió la esclavitud en 1863.

"Creo que tengo grandes relaciones con todo el mundo, soy la persona menos racista de esta sala", exclamó.

Biden, por su parte, repasó el historial de comentarios racistas de Trump y recordó que en 1989 abogó por la pena de muerte para un grupo de adolescentes afroamericanos conocidos como los "Central Park Five" que fueron acusados de un crimen que no cometieron.

Trump, sin embargo, dio un giro en pleno bloque sobre racismo para insistir en sus acusaciones contra Biden de haber aprovechado su posición política para recibir dinero de Gobiernos extranjeros directa o indirectamente.

"Si todo esto es cierto, es un político corrupto", dijo Trump al insinuar que Biden recibió pagos de países como China, Rusia, Ucrania o Irak.

"Esto es un montón de basura", respondió el demócrata, quien ya había negado minutos antes todas esas acusaciones, a lo que Trump replicó con que el candidato demócrata se estaba haciendo pasar por un "inocente bebé".

Normas
Entra en El País para participar