Banco

Gortázar anuncia que a integración tecnológica de Bankia en CaixaBank estará a finales de 2021

Asegura que la banca está "muy, muy lejos" de crear un problema como el de la crisis financiera

El CEO de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, en XI Encuentro Financiero organizado por KPMG y Expansión.
El CEO de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, en XI Encuentro Financiero organizado por KPMG y Expansión.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha asegurado que un equipo especializado en sistemas ya está dando pasos en línea de organizar la integración tecnológica de Bankia en el nuevo grupo combinado, que se espera para el cuarto trimestre de 2021.

A pesar de que está previsto que la fusión se haga efectiva en el primer trimestre de 2021, una vez obtenida la aprobación de los accionistas y de las autoridades regulatorias, no será hasta la integración tecnológica cuando los clientes y los empleados percibirán que ambas entidades son
un mismo banco, ha dicho Gortázar durante su intervención en el XI Encuentro
Financiero organizado por KPMG y Expansión.

En este sentido, aunque ha reconocido que las integraciones son complejas y requieren de mucha preparación, ha asegurado que CaixaBank y Bankia tienen la suerte de tener experiencia por haber realizado "muchas".

Mientras tanto, Gortázar ha indicado que el 98% plantilla de la nueva CaixaBank debe estar centrada en el negocio, mientras que solo el 2% restante se está dedicando a pensar en cómo hacer la integración, como en el área jurídica, centrada en el cierre de la transacción.

En esta línea, ha asegurado que los roles de Jordi Gual -actual presidente de CaixaBank- y de José Sevilla -actual consejero delegado de Bankia- durante los próximos meses serán "críticos". "Son profesionales extraordinarios y están centrados en los dos próximos trimestres con lealtad a sus
instituciones", ha apostillado. Sobre el futuro de los mismos, ha dicho que "ya llegará el momento" de informar sobre ello.

A su vez, ha justificado la operación explicando que en una situación de baja rentabilidad lo único que se puede hacer es buscar nuevas vías de ingresos o acometer una combinación. Según ha dicho, en la primera ya llevan trabajando desde hace mucho tiempo y, la segunda, es la alternativa
decidida hace ya un mes y medio.

"Una combinación con una entidad grande como Bankia nos hace más eficientes. Somos dos entidades bien capitalizadas y saneadas ", ha subrayado.

"No nos hemos arrepentido de la decisión. Si piensas en las causas que llevan a que alcancemos este acuerdo, te das cuenta que son estructurales, derivadas de un entorno de tipos de interés en negativo que no parece que vayan a mejorar mucho en los próximos 11 años", ha precisado, asegurando que este escenario cambia la rentabilidad de las cuentas por la recogida de depósitos.

LA MOROSIDAD SUBIRÁ, PERO LOS BANCOS ESTÁN EN FORMA.

Por otro lado, Gortázar ha asegurado que la morosidad subirá y, de hecho, le sorprende que todavía no lo haya hecho. Así, ha explicado que las medidas impuestas por los gobiernos han retrasado su aparición, pero también han permitido que no se paralizara el circuito de cobros y pagos.

También ha recordado que las provisiones realizadas por los bancos ya han sido muy importantes. Tal y como ha relatado, gracias a que la normativa contable ha cambiado, la banca ha anticipado el impacto de la pandemia realizando unas dotaciones que podrían haber empezado en 2022. "Esto hubiera sido un sin sentido", ha añadido.

"La banca se está preparando para lo que viene, aunque no haya subido la ratio de morosidad, sí lo han hecho las coberturas. Lo prudente es provisionar ahora para lo que viene, porque, sin duda, la mora aumentará", ha señalado, al tiempo que ha dicho que se está lejos de un riesgo sistémico
para el sistema financiero, ya que los bancos están "en buena forma".

Además, aunque cree que la situación de la economía es delicada y que la caída del Producto Interior Bruto (PIB) para este año será mayor de la prevista inicialmente, es optimista con que la recuperación se va a producir. En cualquier caso, ha aseverado que no hay que quedarse
tranquilos, sino que hay un trabajo muy duro por delante.

RETOMAR EL DIVIDENDO, PERO DE FORMA MÁS MODESTA.

Respecto al dividendo, Gortázar es claro y considera que se debe retomar. El consejero delegado de CaixaBank confía en que el Banco Central Europeo (BCE) levantará la restricción a final de año, a medida que exista algo más de visibilidad.

Sin embargo, es consciente de que las entidades financieras deberán tomar una senda razonable y de que el dividendo deberá ser más modesto con respecto a lo que se podía aspirar antes de la crisis. "Creo que, como en todo, la virtud suele estar en el medio", ha añadido.

De este modo, cree que las políticas de dividendos se deben ajustar a la baja en situaciones como la actual, pero sin llevarlas a cero. En este sentido, ha recordado que CaixaBank rebajó su pay-out hasta el 25% antes de que entrara en vigor la recomendación del BCE, con el objetivo de mantener las defensas del banco en una situación difícil.

Además, ha asegurado que socialmente no tiene sentido ir al extremo de no repartir beneficios, ya que los accionistas también puede que lo estén pasando mal. "Seguro que a algunos no les vendrá mal recibir algún dividendo, igual que a nuestra Fundación, que es fundamental que destine
fondos a la obra social", ha apostillado.

Normas
Entra en El País para participar