La fórmula mágica de Nadal para conquistar París

Paciencia, disciplina, metodología y perseverancia, los puntos de la victoria del jugador, que iguala a Federer en grandes premios, aunque el suizo sigue siendo el mejor pagado

La fórmula mágica de Nadal para conquistar París pulsa en la foto

El secreto de Rafael Nadal probablemente sea que no tiene secretos. Detrás del triunfo el pasado domingo en Roland Garros, donde se alzó con su decimotercera Copa de los Mosqueteros en París, hay perseverancia, constancia, orden mental y una férrea disciplina. Le conoce bien Santiago Álvarez de Mon, profesor del IESE y autor de un caso de estudio sobre el tenista manacorí, de 34 años, que se estudia en las escuelas de negocios. “Siempre tiene un tono positivo, su éxito se basa en la consistencia, en practicar más que en predicar, además de que mentalmente es muy fuerte”, señala el docente, que recuerda la última vez que vio al mejor tenista de tierra batida de todos los tiempos –fue antes de la pandemia cuando coincidieron en la sala VIP de un aeropuerto–, con el que comentó cómo afrontaba una temporada incierta.

El año no empezó bien para el jugador que fue apeado en cuartos del Open de Australia, en un partido que perdió frente a Dominic Thiem, y que le supuso retrasar su último gran logro: igualar a Roger Federer en el número de títulos de Grand Slam –20 en total–. “Con su edad, se podría poner impaciente, pero él asume la tormenta siendo realista. Cuando tiene que hacer un parón lo hace y va poco a poco. Eso demuestra que tiene disciplina y una metodología sólida. Nunca tira la toalla, no da un punto por perdido, juega como si fuera lo último que fuera a hacer en esta vida. La guinda del pastel es su cabeza”, detalla Álvarez de Mon, que destaca la base y la educación familiar del deportista para lograr la estabilidad de la que hace gala sobre las pistas.

Durante años, su tío Toni Nadal se ocupó de forjar el carácter deportivo del tenista. En una ocasión, recuerda Álvarez de Mon, Nadal se quejó ante el tío del viento que hacía durante un entrenamiento. Le cayó un buen rapapolvo. En un partido, que jugaba con Andy Murray, se levantó viento. El británico estaba molesto por el vendaval, “pero Rafa debió acordarse de lo que le dijo su tío y no le prestó atención al viento y ganó el partido”. Esto es algo que suele recordar Toni Nadal, ahora convertido en consultor, que siempre estuvo preocupado por inculcar a su pupilo las ganas de aprender: “Nunca una excusa nos hizo ganar un partido”.

Rafael Nadal, este lunes en París, con la copa de Roland Garros.
Rafael Nadal, este lunes en París, con la copa de Roland Garros. EFE

Precisamente, el ansia por ganar, no por vencer al otro, es una de sus mayores bazas, reflexiona Juan Mateo, director del Instituto Superior de Liderazgo de la Universidad Francisco de Vitoria, quien añade que la gran virtud del jugador es no improvisar. “Más que un líder es el ejecutor de decisiones planificadas, y tiene la necesidad de enfrentarse a retos constantes. Puede que no sea el mejor jugador, pero sí el más perseverante”, añade Mateo, que cree que hay líderes que imponen por el poder que ostentan, y hay otros que se imponen porque son una autoridad en algo. Y ese es el caso de Nadal. "Siempre es mejor que el año anterior, siempte da la mejor versión de sí mismo".

Su última victoria en París le ha reportado español 1,6 millones de euros. Nadal se encuentra en el puesto 27 de los deportistas mejor pagados del mundo, según la lista Forbes 2020, que cifra las ganancias anuales del tenista en el año anterior en 40 millones de dólares (33,8 millones de euros al cambio actual): 26 millones por patrocinios –es imagen, según su página web, de Nike, Mapfre, Santander, Telefónica, Kia, Heliocare, Richard Mille, entre otros–, y 14 millones en premios. La lista está encabezada por Federer, con unas ganancias 106,3 millones de dólares, siendo no solo el tenista que más gana, sino el deportista con mayores ingresos del planeta, por delante de Cristiano Ronaldo. El segundo tenista con mayores ingresos es precisamente su rival en el último torneo, Novak Djokovic, con unas ganancias anuales de 44,6 millones de dólares.

Nadal acumula desde 2001 unos ingresos en premios de más de 104 millones de euros, pero desde hace años lidera distintos rankings de los deportistas más influyentes o mejor valorados de España. Prueba de ello es la llamada solidaria que realizó la pasada primavera junto a su amigo Pau Gasol, bajo el lema #NuestraMejorVictoria, para recaudar fondos para Cruz Roja, con el fin de ayudar a los más necesitados por los efectos de la pandemia. Recaudaron 14 millones de euros.

 

Normas
Entra en El País para participar