La automoción se ajusta el cinturón en tiempos de pandemia

Los fabricantes de coches recortan plantilla y dividendo

El escenario del Covid-19 presiona a un sector ya en apuros

trabajador en la fábrica de Volkswagen en Wolfsburg, Alemania
trabajador en la fábrica de Volkswagen en Wolfsburg, Alemania REUTERS

La pandemia de coronavirus ha obligado a las empresas de la industria de la automoción a acometer planes de reestructuración con el fin de amortiguar el agujero que ha creado en sus cuentas. Son ya muchos fabricantes de vehículos los que han anunciado recortes de plantilla, en investigación e incluso han llegado a romper temporalmente alianzas que tienen más una visión a medio/largo plazo.

Daimler ha sido el último en sumarse a los reajuste. El grupo alemán quiere reducir los costes fijos e inversiones en bienes de capital y de investigación y desarrollo de Mercedes-Benz en más de un 20% para 2025 en comparación con los niveles de 2019. Bajo esta nueva estrategia, la firma de la estrella prevé conseguir una rentabilidad sobre las ventas de entre el 5% y el 9% hasta 2025 en condiciones desfavorables. No obstante, la ambición de la compañía es conseguir un margen superior al 10% si se da un entorno de mercado “sólido”. Daimler entró en pérdidas en el primer semestre del año a causa de la pandemia de coronavirus.

El grupo alemán registró unos números rojos de 1.738 millones de euros hasta junio, frente a los 907 millones que ganó en el mismo periodo del ejercicio precedente. En España, la planta de Mercedes-Benz Vitoria, con unos 5.000 empleados, ha recuperado ya la normalidad y produce a tres turnos, aunque bajó de 152.000 a 123.500 vehículos la previsión para este año. El 4 de septiembre inició la fabricación del EQV, el primer gran monovolumen 100% eléctrico del mundo.

Volkswagen

Por su parte, el grupo Volkswagen ha reducido el reparto del dividendo con cargo a los resultados de 2019, cuando obtuvo un beneficio neto atribuido de 13.346 millones de euros. Antes de que estallara la crisis del Covid-19, propuso un dividendo de 6,50 euros por acción ordinaria de 6,56 euros por título preferente. Ahora, repartirá 4,80 y 4,86 euros, respectivamente. De este modo, los beneficios retenidos, unos 855 millones de euros, se trasladarán a las cuentas del próximo año.

“En el escenario poscovid, la industria va a tener que afrontar un momento sin duda complejo. Debe superar los impactos provocados por la crisis sanitaria que se han manifestado con toda su crudeza en la paralización de la actividad, la rotura de las cadenas de suministro globales y la drástica caída de la demanda a nivel mundial, sin renunciar a la agenda marcada antes de la crisis, de obligatoria transformación hacia la industria de la movilidad. Este escenario complejo derivará en una aceleración de las alianzas en el sector que permitan capturar el valor, mejorar eficiencia y compartir inversiones”, señala a CincoDias la ex secretaria general de Industria y Pyme y actual socia de KPMG, Begoña Cristeto.

Renault

A finales de mayo, el grupo Renault avanzó que meterá un tijeretazo a su plantilla de 14.600 empleos en tres años, que no afectará a las plantas de Valladolid (2), Palencia y Sevilla.

El recorte se producirá sin despidos, a través de jubilaciones anticipadas, voluntarias y negociadas, y habrá 4.600 puestos de trabajo afectados en Francia. En España, emplea a 11.000 personas (casi 14.000 teniendo en cuenta todas las áreas) y opera cuatro factorías (que no se verán afectadas): Sevilla, de cajas de velocidades; Valladolid, una de motores y otra de automóviles, donde ensambla el Captur; y Palencia, donde monta los modelos Mégane y Kadjar.

La compañía prevé recortar costes en 2.000 millones de euros para volver a un crecimiento rentable y sostenible, tras entrar en pérdidas el año pasado por primera vez en una década. Y acometerá una reducción de su capacidad productiva del 20% hasta 2024.

Ford

Por otro lado, Ford también se encuentra en un proceso de reorganización que ha incluido el nombramiento de Jim Farley como nuevo presidente y consejero delegado de la empresa. La firma estima cerrar el año con un resultado negativo por primera vez en diez años. El año pasado ya redujo plantilla en 7.000 personas en todo el mundo y, a principios de septiembre, ya se planteó otros 1.000 puestos de trabajo menos en Norteamérica. Se ha marcado el objetivo de alcanzar un ahorro de unos 600 millones de dólares (508 millones de euros). La plantilla actual de la firma del óvalo está formada por unos 190.000 trabajadores.

A finales de septiembre, comunicó que la planta de motores de Almussafes (Valencia) producirá el motor 2.0 litros GDI. El anuncio llegó un año después de que la factoría valenciana recibiera la mala noticia de que dejaría de fabricar los motores Ecoboost de 2.0 y 2.3 litros. Según los sindicatos, esto mantendrá la carga de trabajo hasta 2023. La compañía también ha extendido la producción de la Transit Connect hasa 2024.

La Asociación Europea de Proveedores Automovilísticos (CLEPA) calcula que la industria de la automoción puede perder 100.000 puestos de trabajo en 2021.

Grandes alianzas para afrontar la mayor crisis del sector

PSA-Fiat. Los grupos PSA y Fiat Chrysler Automobiles (FCA) afrontan los últimos meses para sellar su fusión y crear el cuarto consorcio automovilístico más grande del mundo. Estiman unas entregas de 8,7 millones de unidade y unas sinergias anuales recurrentes de más de 5.000 millones de euros. Está previsto que el acuerdo se cierre durante el primer trimestre de 2021. No obstante, bajo la coyuntura de la crisis sanitaria, tuvieron que revisar los términos de la fusión pasa para reforzar el balance de ambas compañías. Finalmente, Fiat repartirá un dividendo extraordinario de 2.900 millones de euros, frente a los 5.500 millones que tenía previsto en un principio, mientras que la participación del 46% de PSA en su filial de componentes Faurecia (capitalización de 5.867 millones de euros al cierre del mercado este lunes) se repartirá entre los accionistas respectivos de ambas compañías.

Renault-Nissan-Mitsubishi. Bajo la alianza franconipona, Nissan avanzó en mayo un plan de reestructuración a tres años para ahorrar 2.530 millones de euros. En él se enmarca el cierre de sus plantas catalanas. También llevará a cabo una reducción de su capacidad de producción del 20% hasta el año fiscal que finaliza en marzo de 2023, hasta alcanzar un volumen de unos 5,4 millones de vehículos al año.

Normas
Entra en El País para participar