La banca se niega a pagar por las hipotecas pese al desplome del euríbor

Los préstamos con diferenciales de menos del 0,45% entrarían en terreno negativo; las entidades españolas afirman que el suelo es el 0%

Hipotecas Euribor pulsa en la foto

Las hipotecas a tipo variable entran en terreno negativo, al menos en teoría. El euríbor a 12 meses, al que se referencian créditos de este tipo por unos 300.000 millones en España, repitió el viernes su mínimo histórico diario en el -0,463%, marcado el miércoles. La media mensual en lo que va de octubre está en el -0,456%. Los diferenciales por debajo de ese porcentaje arrojan un tipo de interés negativo. Pero los bancos rechazan pagar por las hipotecas, y marcan el suelo en el 0%.

La distopía arrancó en febrero de 2016, cuando el euríbor a 12 meses se puso en rojo por primera vez. Pero los bancos, en la mayoría de los casos, no habían llegado a sufrir el quebradero de tener en su balance hipotecas con tipos de interés teóricamente negativos. Los diferenciales cubrían el porcentaje que restaba el euríbor, salvo en algunas excepciones de préstamos concedidos en el boom inmobiliario español que comenzó a estallar en 2008. Deutsche Bank llegó a vender ese año una hipoteca con un diferencial mínimo del 0,17%.

La situación ha dado un giro de 180 grados con el índice de referencia por excelencia de las hipotecas españolas cerca del -0,5% (véase gráfico). El número de créditos que–solo en teoría– arrojaría intereses negativos se ha disparado. Pero las entidades financieras no dan, al menos de momento, su brazo a torcer y se niegan a pagar a sus clientes o descontarles intereses del capital.

“La nueva ley hipotecaria determina que los tipos de interés no podrán ser negativos, al precisar algo que ya está en la naturaleza del contrato de préstamo, donde se ha pactado un tipo de interés como contrapartida a la financiación obtenida”, señala José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB).

Nueva legislación

Cierto es que uno de los artículos de la norma que entró en vigor en junio del año pasado especifica que el “interés [...] no podrá ser negativo”. Pero fuentes jurídicas señalan que esta ley solo se aplica a los contratos firmados a partir del día 16 de ese mes. Ese artículo no tiene carácter retroactivo. “Habría que ver cada contrato y mirar si se marca un suelo en el 0%”, añaden.

Patricia Suárez, presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros, Asufin, explica que han comprobado que “la mayoría de las entidades restan del diferencial el euríbor o el líbor negativo, pero aplican una cláusula suelo del 0% que carece de amparo legal”. “De hecho, precisamente los tipos de interés tan bajos son los que llevaron a los bancos a ejercer su influencia para que se estableciera un suelo cero en las hipotecas y evitar reclamaciones”, añade. Desde el Banco de España aclaran que no hay novedad regulatoria sobre esta cuestión.

Fuentes financieras destacan que cobrar por tomar dinero prestado es un contrasentido. Pero esto lleva ocurriendo desde hace años en la deuda soberana europea e incluso en emisiones de empresas.

Cobrar por los depósitos

Algunos segmentos de banca privada, además, ya cobran a sus clientes por tener depositado el dinero en cuenta si sobrepasan un determinado umbral. Inversis, por ejemplo, así lo hace desde el pasado 1 de octubre para los saldos que superen los 1,5 millones de euros.

GVC Gaesco fue una de las primeras entidades en aplicar esta medida a los particulares, como publicó CincoDías el 15 de abril de 2019. Adujo que el BCE le cobra un 0,5% por dejar el dinero en su caja fuerte.

Los documentos recabados por Asufin revelan que, salvo alguna excepción puntual, las entidades no pagan por sus hipotecas. Deutsche Bank, a la que afecta la situación desde hace años en su mencionado producto, tampoco lo hace, según confirma un portavoz de la entidad. La situación es endiablada. Si se sumara el diferencial (0,17 puntos porcentuales) y el euríbor sin más, este préstamo generaría un interés positivo para el cliente de cerca del 0,3%. Un préstamo con un diferencial del 0,37% como la Hipoteca Joven comercializada por Caja Madrid –ahora Bankia– en 2008 y 2009 devengaría alrededor del 0,1%. En ambos casos, mucho más de lo que ofrecen los depósitos.

El tipo de interés medio de los nuevos depósitos a menos de un año se sitúa en un casi inapreciable 0,0220%, según los últimos datos del Banco de España, correspondientes al pasado mes de agosto.

La excepción puntual de Bankinter

  • Negocio para el cliente. Bankinter, como el resto de las entidades financieras españolas, no aplica intereses negativos en sus hipotecas por regla general. Pero hay excepciones. Asufin dispone de documentos, a los que ha tenido acceso este diario, que prueban que en préstamos multidivisas Bankinter sí genera intereses a favor del cliente. Fuentes del banco explican que esto se debe a una excepción comercial para un cliente concreto, al igual que ocurre con la supresión o disminución de las comisiones en determinados casos. La documentación de Asufin sí revela que el modus operandi habitual de Bankinter es fijar el suelo en el 0%, como el resto de las entidades.
  • Batalla legal. Las fuentes financieras y jurídicas consultadas señalan que no existe jurisprudencia sobre esta cuestión, pero es de esperar que los despachos de abogados que han sacado partido en los tribunales de las cláusulas suelo o del IRPH se adentren en la cuestión una vez se vayan revisando las hipotecas con el euríbor desplomado.
Normas
Entra en El País para participar