Hacienda evitará al contribuyente una declaración anual de Tasa Tobin a cambio de más datos

Exigirá el detalle mensual de todas las operaciones gravadas o exentas. La tramitación apunta a que el primer cobro se efectuará en enero

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero.

El Ministerio de Hacienda está dispuesto a suavizar el protocolo de liquidación del nuevo impuesto sobre las transacciones financieras, la llamada Tasa Tobin. En concreto, el departamento que lidera la ministra María Jesús Montero ha impulsado una consulta pública sobre la regulación del cobro del nuevo tributo en la que propone eximir a los contribuyentes de tener que presentar una declaración anual de la tasa a cambio de aportar una mayor cantidad de información en su liquidación mensual.

El Proyecto de Ley del Impuesto sobre las Transacciones Financieras recibió este verano el visto bueno del Congreso de los Diputados y su tramitación continúa ahora en el Senado. De momento, el texto contempla que la entrada en vigor de la tasa arranque a los tres meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), una vez sea aprobado definitivamente por el Parlamento, lo que hace prever que el primer cobro no llegue hasta enero de 2021.

La norma, sin embargo, deja para el desarrollo reglamentario los aspectos relacionados con la declaración y el pago del impuesto, así como de los supuestos en los que un depositario central de valores establecido en territorio español, en referencia a Iberclear, sea quien, en nombre y por cuenta del sujeto pasivo, efectúe la declaración y el ingreso de la deuda tributaria. A fin de tener listos estos detalles antes de la entrada en vigor del nuevo impuesto, Hacienda ha sometido a consulta pública un proyecto de real decreto al que los interesados podrán hacer aportaciones hasta finales de este mes.

“Se prevé que las autoliquidaciones mensuales contengan una información muy completa, lo que hace innecesario la presentación de una declaración anual. De esta forma se libera a los sujetos pasivos de obligaciones formales”, expone el documento, al que ha tenido acceso este diario. El texto indica que los sujetos pasivos del tributo deberán proporcionar al depositario central de valores datos completos “de cada operación sujeta (exenta o no exenta) respecto de las adquisiciones sujetas al impuesto”. En definitiva, la idea es facilitar a los sujetos pasivos y al depositario central de valores el proceso de liquidación, ahorrándoles el trámite de una farragosa declaración anual, a cambio de exigir un mayor volumen de datos mes a mes que el depositario tendrá además la obligación de conservar por si la Agencia Tributaria requiere información adicional sobre determinadas operaciones.

Al operar sin Iberclear

De otra, parte, detalla el proyecto elaborado por Hacienda, los contribuyentes que no operen con Iberclear deberán efectuar sus propias autoliquidaciones. En todo caso, el borrador del real decreto contempla la posibilidad de extender el modelo de liquidación única “a otros depositarios centrales de valores establecidos en otros Estados de la Unión Europea, o en terceros Estados que sean reconocidos para prestar servicios en la Unión Europea, mediante acuerdos de colaboración suscritos con un depositario central de valores establecido en territorio español”.

La Tasa Tobin gravará al 0,2% la compra de acciones de compañías españolas cotizadas con una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros (el listado de cada año se cerrará en diciembre anterior) efectuadas por intermediarios financieros. Hacienda estima que logrará recaudar unos 850 millones anuales con esta figura.

En todo caso, habrá que esperar a la aprobación definitiva del Senado para dar por bueno el articulado de la norma y al texto final del decreto que ultima Hacienda, una vez tome en cuenta las aportaciones de los actores interesados, para confirmar cómo será su liquidación.

Calviño deja en el aire las alzas de IRPF y Patrimonio en 2021

El Gobierno de coalición formado por PSOE y Unidas Podemos viene avanzando que está dispuesto a atrasar la reforma tributaria progresista pactada en su acuerdo de investidura en aras de apoyar la recuperación económica y lograr el máximo consenso posible en torno a su proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021. El texto, en todo caso, podría incluir “ajustes en algunos tipos impositivos”, según reconoció ayer la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, que apostilló, en todo caso, que “no se ha tomado ninguna decisión en el seno del Gobierno” en torno a mantener posibles alzas en el IRPF o el impuesto sobre el patrimonio.

Calviño, que realizó estas declaraciones en TVE, aseveró que cualquier decisión en este sentido se enmarcará en la negociación de las nuevas cuentas, que lidera la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que es, dijo, quien “tiene la visión de conjunto sobre las múltiples cuestiones que se están suscitando” en el ámbito tributario y que “están siendo debatidas en este momento”. En concreto, desde Podemos insisten en la necesidad de imponer incrementos en la presión tributaria sobre las rentas altas ya en 2021 para comenzar la equiparación recaudatoria con la UE y lograr recursos adicionales con los que afrontar la pandemia.

“Estamos en la fase de preparación de esos Presupuestos, la ministra de Hacienda está terminando de armar la arquitectura básica y, de momento, no hay ninguna decisión tomada con respecto a las cuestiones que se están hablando con los distintos socios, con los posibles socios que apoyan los Presupuestos”, expuso Calviño, asegurando que la prioridad de las cuentas es que “nos permitan la recuperación económica” y “la creación de empleo”.

Pese a la incertidumbre que aún impera en cuanto a los apoyos que logrará el Ejecutivo, en minoría parlamentaria, para lograr impulsar las nuevas cuentas, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, consideró ayer que el Gobierno central está en posición de aprobar los Presupuestos “más fácilmente de lo que se pensaba” y se mostró muy “optimista” en torno a la posibilidad de un pronto acuerdo. Aunque el calendario hace indicar que los Presupuestos de 2018, aún vigentes, deberán ser de nuevo prorrogados en el arranque de 2021, ese respaldo permitiría sustituirlas poco después por unas nuevas cuentas.

Normas
Entra en El País para participar