Telefónica dispara un 600% su financiación con pagarés por la pandemia

La teleco cuenta con un saldo vivo de 442 millones en BME Renta Fija; el BCE impulsa este instrumento de deuda a corto plazo

Pagarés Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La liquidez es el escudo por si la situación macroeconómica continúa deteriorándose. Las grandes empresas solicitaron dinero a la banca en marzo y abril, con o sin el aval del ICO, para afrontar la situación provocada por la pandemia. Pero también han recurrido al mercado de renta fija a corto plazo. Telefónica ha disparado su saldo vivo de pagarés en AIAF, el mercado regulado de deuda privada propiedad de BME, un 624% desde el 2 de marzo, hasta los 442,2 millones de euros de saldo vivo. Las compras de este instrumento por parte del BCE han sido cruciales.

La operadora que preside José María Álvarez-Pallete está haciendo los deberes rápido y con buena letra. Sus vencimientos están cubiertos más allá de los próximos dos años y mantiene una posición de liquidez de 23.698 millones a junio de 2020.

Además, ha refinanciado más de 9.000 millones. Ha emitido un bono en dos tramos: 1.250 millones a 7,25 años y 750 a 12 años, con cupones de 1,201% y 1,807%, respectivamente. “Simultáneamente, se lanzó una oferta de recompra sobre cuatro referencias de bonos existentes con vencimientos en 2021 y 2022, mediante la cual se ha recomprado un nominal de 894 millones”, explica en su informe del primer semestre. Es más, cuenta con liquidez extra por 4.000 millones a través de un préstamo sindicado con 32 bancos para asegurar la financiación de la fusión  de O2 con Virgin Media.

Sobre el uso de pagarés de Telefónica, fuentes financieras señalan que las condiciones del programa de emisión a corto plazo (por un máximo de 2.000 millones) son atractivas para el grupo y, mientras continúen siéndolo, seguirá emitiendo a través de él. BBVA, Santander, CaixaBank, Cecabank y Sabadell son los colocadores. 

El precio al que consigue colocar este tipo de deuda, con vencimientos entre un mínimo de tres días y un máximo de dos años, es mínimo, con tipos incluso en negativo.

El programa antipandemia lanzado por el BCE en marzo ha puesto el foco en este tipo de papel, lo que ha disparado las emisiones, al tiempo que ha rebajado los precios. A finales de julio, la institución había adquirido pagarés por 34.845 millones, casi el doble del importe invertido en deuda corporativa a mayor plazo. Eso sí, para que el Banco Central que dirige Christine Lagarde pueda comprar pagarés, las empresas tienen que contar con la calificación mínima de grado de inversión: BBB-, según la nomenclatura de S&P y Fitch, y Baa3, según la de Moody’s.

También Endesa y Aena cuentan con programas de emisión de pagarés en BME Renta fija. La utility amplió el suyo en mayo hasta los 4.000 millones desde los 3.000 millones anteriores y tiene en circulación 2.116,3 millones, un 13,7%  más que el 2 de marzo, según los boletines de BME Renta Fija.

Endesa ha suscrito líneas de crédito y préstamos por 550 millones con CaixaBank, Bankia y Kutxabank y otro crédito por 700 millones que puede disponer a discreción concedido por su matriz, Enel.  En total, su liquidez disponible a cierre del primer semestre ascendía a 4.194 millones de euros.

Aena ha reducido a la mínima expresión el uso de pagarés, si bien explica que cuenta con ellos si necesita liquidez. El gestor de aeropuertos firmó en abril préstamos con varias entidades por un importe neto de 2.325,6 millones para cubrirse ante los efectos económicos del Covid.

Las emisiones bindadas por el ICO suman 55,8 millones

Las empresas con programas de pagarés en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) cuentan con la posibilidad de emitir con el aval del ICO, que blinda hasta el 70% del importe. Ya se han lanzado al mercado la cadena de hoteles Hotusa, con 4,8 millones de euros, y Sacyr, con 51 millones. Ambas colocaciones fueron un éxito y los precios extremadamente bajos.

Se espera que en los próximos días se produzcan más colocaciones. También han firmado acuerdos con el ICO la promotora Pryconsa, la comercializadora de energía renovable Audax, el fabricante de colchones Pikolin y la inmobiliaria Aedas. El importe máximo con el escudo del banco público asciende a 4.000 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar