Avales del ICO

Sacyr y Hotusa estrenan el blindaje de Economía para vender deuda a inversores

La constructora ha colocado ya 50 millones con fuerte demanda; las empresas del MARF ultiman los acuerdos para emitir con el ICO

MARF pulsa en la foto

Los poderes de Nadia Calviño surten efecto. Los avales impulsados por el Ministerio de Economía a través del ICO han sido un balón de oxígeno para proteger el tejido productivo a través de liquidez blindada. Las líneas suman 140.000 millones, pero había 4.000 millones destinados a garantizar pagarés en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) sin utilizar. Sacyr ha sido la primera: ha emitido 50 millones con fuerte demanda. Hotusa tiene todo listo para lanzar hasta 100 millones, según un folleto registrado en la plataforma. En los próximos días se acelerará la firma de acuerdos para emitir pagarés con el escudo antipagos.

El grupo constructor Sacyr ha dado el pistoletazo de salida. Tiene capacidad para colocar hasta 271 millones de euros en deuda blindada hasta dos años de duración –el plazo máximo de los pagarés–, según el suplemento del folleto depositado en el mercado alternativo. Pero de momento ha puesto una pica en Flandes al colocar 50 millones a un interés mínimo, debido a la potente demanda según fuentes del mercado. La emisión se desembolsará en los próximos días.

La empresa tiene registrado un folleto por un máximo de 350 millones, pero ya tiene en circulación 168,7 millones de euros, con vencimientos entre el próximo septiembre y enero de 2022. Paga por esta deuda entre el 1% y el 2,4%. El precio de la emisión avalada se ha situado por debajo, ante la excepcional acogida por parte de los inversores. Estos tienen garantizados por el Estado el 70% de su inversión.

Hotusa, que actualmente dispone de pagarés emitidos en el MARF por un total de 33 millones, ha firmado ya el acuerdo con el ICO y con los bancos colocadores para emitir hasta 100 millones avalados, pero aún no ha salido al mercado. La cadena hotelera, con unos 200 establecimientos, obtiene más del 80% de sus ventas en España, lo que ha disparado sus necesidades de liquidez debido a la dureza de la pandemia en el país. A diferencia de Sacyr, que cuenta también con bonos por 44 millones que vencen en 2024 y por los que paga un 4,5% anual, Hotusa no dispone de emisiones a largo plazo en el MARF.

Estas son las dos primeras empresas en emplear la línea de avales para pagarés por un máximo de 4.000 millones habilitada por el ICO, pero fuentes del mercado indican que habrá una avalancha de compañías que sigan su ejemplo en los próximos días. El blindaje para emitir este tipo de renta fija supondrán la posibilidad de lanzar más de 5.700 millones de euros.

Fecha límite

Las compañías pueden emplear el dinero para atender sus necesidades de liquidez derivadas del estallido del Covid-19. Léase, el pago de nóminas, la gestión de facturas a proveedores, atender a sus necesidades de circulante y al vencimiento de obligaciones tributarias y financieras corrientes, entre otras.

El plazo inicial para lanzar el papel blindado era el 30 de septiembre, mes en el que se espera el aluvión de colocaciones, pero ha sido ampliado hasta finales de año. Y no es descartable que haya más prórrogas.

El coste del aval para el emisor será del 0,3% en pagarés hasta 12 meses y del 0,6% en los de más, con el máximo de dos años. El ICO cobrará además el 0,05% por comisión de gestión.

El banco público no solo será el valedor del 70% de las emisiones que así lo acuerden, sino que ya está interviniendo directamente en el mercado. El ICO ha comprado ya deuda pagarés por unos 400 millones, de empresas como Audax, Vidrala, Elecnor, Vocento y Amper, entre otras. Fuentes financieras señalan que su límite de compra se sitúa en el 50% de la emisión.

 

Casi 2.400 millones en este tipo de papel

Saldo en circulación. El importe de emisiones de pagarés en el MARF alcanzaba a cierre de junio los 2.373 millones de euros (véase gráfico), en línea con los 2.347 millones con los que se cerró 2019. En el mercado regulado de renta fija español, AIAF, tres empresas cuentan con este tipo de papel por 2.893,7 millones de euros. Son Endesa (2.385,1 millones), Telefónica (453,6) y Aena (55 millones).

Reemplazo del BCE. El Gobierno ha salido al rescate de las de emisiones de las empresas del MARF, clave de bóveda en su financiación a corto plazo. Emula así al BCE, que está comprando pagarés de compañías que cuentan con la calificación mínima de grado de inversión: BBB, según la nomenclatura de Standard & Poor’s y de Fitch, y de Baa3, según la de Moody’s. Entre las compañías que se benefician del Banco Central están Aena, Endesa, Iberdrola, Repsol, Telefónica, Red Eléctrica, Ferrovial, Naturgy, Abertis, ACS, Amadeus, Cellnex, Colonial y Viesgo.

Normas
Entra en El País para participar