Mercado

Ganadores y perdedores de la situación actual

La transformación que vivimos es la que hace que los beneficios futuros de las empresas tengan tendencias contrapuestas

Ganadores y perdedores de la situación actual

Si tenemos que analizar el comportamiento de los mercados financieros la primera conclusión que podríamos sacar es la gran disparidad de evolución entre unos índices bursátiles y otros. En estos momentos el Ibex 35 se deja un 27%, el Eurostoxx un 12%, el SP 500 sube un 7% y el Nasdaq un 27% en dólares.

Parte del mercado no entiende dicho comportamiento y piensa que la única razón detrás de esa divergencia es la irracionalidad de los diferentes agentes financieros. No es posible que en un mundo globalizado unas empresas vayan también mientras que otras tan mal … Pero la realidad es que hay grandes diferencias entre las perspectivas de unos y otros. Y la situación actual ha acentuado esta divergencia, aunque ya venía de antes. Hay ganadores y perdedores.

No es posible que en un mundo globalizado unas empresas vayan también mientras que otras tan mal. Hay ganadores y perdedores.

Todos estamos viendo el inmenso cambio en el que nos encontramos. Y esta transformación es la que hace que los beneficios futuros de las empresas tengan tendencias contrapuestas. Mientras gran parte del mundo sufre presiones competitivas que provocan una deflación en los precios y por tanto menores ingresos y beneficios, hay otros monopolios naturales con un mercado creciendo a tasas de doble dígito.

Solo hay que pensar en Amazon, Facebook, Google para darse cuenta del poder de estas empresas. Curiosamente el precio de las mismas, que ha multiplicado su precio en los últimos años, ha ido acompañado por crecimientos similares de los beneficios empresariales. Son las empresas ganadoras en el mundo actual. Salud, robótica, software, inteligencia artificial, videojuegos, pagos online … son sectores de gran crecimiento en los próximos años.

Esto no quiere decir que sea hoy el momento de sobreponderar estas empresas, ciertamente podría ser que las estimaciones en líneas generales sean un poco optimistas. Habrá que ver caso por caso, pero dentro de una cartera diversificada la tecnología tiene que tener un peso principal.

Es verdad que hay casos extremos, como por ejemplo Tesla. Una compañía que hoy vale más que el resto de sus comparables juntos y que su beneficio actual y esperado no será ni una parte del beneficio de sus competidores. Tampoco consideramos que sea ni un monopolio ni tenga una ventaja competitiva sostenible en tanto en cuanto la competencia tiene modelos similares. Es verdad que puede ser la nueva Apple, pero desde luego hoy por hoy es prematuro esta conjetura.

Por el otro lado, empresas que son menos atractivas de invertir teóricamente (bancos, petroleras, autos, turismo …) hoy cotizan a la mitad de precio que lo hacían hacen unos meses. Dando por hecho que la situación actual es algo puntual (siempre teniendo en cuenta segundas derivadas) y que el valor de un activo no debería depender excesivamente de los beneficios de un año, más bien de la capacidad de generar beneficios en el largo plazo, hoy encontramos oportunidades interesantes. Estas empresas que deberían ser una parte minoritaria de las carteras, quizás hoy con esas expectativas tan deprimidas, podrían tener cierta recuperación desde los niveles actuales.

El debate sigue abierto.

Normas
Entra en El País para participar