Nicolai Tangen, un filántropo a cargo del fondo del billón de dólares

El nuevo CEO del fondo soberano noruego es de origen humilde y se hizo rico creando el ‘hedge fund’ AKO Capital

Nicolai Tangen, CEO de Norges Bank Investment Management.
Nicolai Tangen, CEO de Norges Bank Investment Management.

Con el inicio de septiembre, Nicolai Tangen se hace cargo por fin de la dirección del fondo soberano de Noruega, que gestiona un patrimonio de un billón de dólares. No ha sido fácil. Tangen parecía la persona perfecta, pero desde que en marzo fue anunciado su nombramiento, la polémica ha estado a la orden del día. Editoriales en la prensa, diputados, abogados de la sociedad noruega alzaron la voz para denunciar la decisión. ¿El motivo? Un ostentoso seminario en noviembre de 2019, organizado por Tangen, con todos los gastos pagados para los invitados, en el que no faltaron jets privados, un concierto de Sting, ni participantes de la altura del administrador de fondos de cobertura Paul Marshall, artistas o incluso el por entonces CEO del fondo noruego, Yngve Slyngstad. A la polémica también hay que añadir el conflicto de intereses por no renunciar por completo a AKO Capital, el fondo de cobertura de 20.000 millones de dólares que fundó en 2005.

Según el contrato con el banco central noruego, Tangen debía reducir su propiedad del 78% al 43% y donar todos los dividendos durante su mandato de cinco años a su fundación benéfica. Pero el trato no convenció. Un político de la oposición de la izquierda en Noruega calificó a Tangen como un “conflicto de intereses andante”. Pero en agosto las aguas se calmaron. El día 24 de ese mes, Norges Bank Investment Management anunció que Tangen liquidaría toda su participación en AKO Capital, transfiriéndola por completo a la fundación. Además, también comenzó a vender todas sus inversiones personales y a depositar las ganancias en una cuenta bancaria. En total unos 5.000 millones de coronas, unos 470 millones de euros, que, según se ha afirmado, le obligarán a pagar más impuestos sobre el patrimonio de lo que percibirá como salario por su nuevo trabajo. A lo que habrá que sumar los intereses perdidos, ya que la oferta actual de los bancos rondan el 0% de interés.

Pese a ello, Tangen ha asegurado que nunca se le ha pasado por la cabeza la idea de retirarse del que ha llamado el “trabajo de sus sueños”. “Acepté el cargo porque creo que es el más importante y emocionante cuando trabajas en finanzas”, afirmó en la rueda de prensa en la que se anunció su desinversión. En esa misma cita, Tangen dio muestra de su buen sentido del humor cuando le pidió a Oystein Olsen, gobernador del banco central noruego, una cerveza por obligarle a realizar este movimiento.

Los orígenes de Tangen son humildes. Nació en 1966 en la ciudad costera de Kristiansand, al sur de Noruega. Según el Financial Times, de adolescente ganaba dinero recolectando botellas de plástico entre los espectadores de partidos de fútbol para los depósitos de reciclaje. A los 16 años comenzó a trabajar en el banco local y soñaba con invertir en Bolsa. Más tarde, se unió al grupo de élite del ejército de Noruega, donde aprendió ruso y técnicas de interrogatorio durante 18 meses.

En 1988 se matriculó en la escuela de negocios Wharton School de la Universidad de Pensilvania, uno de los ocho centros integrantes del prestigioso y elitista grupo Ivy League, al que pertenecen también Harvard o Yale. Tras graduarse en 1992 estudió una maestría en Historia del Arte en el Courtauld Institute of Art, en Londres, y en Psicología Social por la London School of Economics.

Antes de fundar AKO Capital, fue analista en el corredor de Bolsa y banco de inversión británico Cazenove, y trabajó en el fondo de cobertura Egerton Capital. Desde el lanzamiento de AKO, en 2005, ha conseguido arrojar rendimientos tres veces mejores que el mercado. Tangen describe la filosofía de su fondo como una combinación de participaciones a largo plazo en empresas de calidad como LVMH y Ferrari, con un enfoque sistemático. Entre su personal cuenta con equipos dedicados a la contabilidad forense, al análisis de comportamiento, a la investigación de mercado, así como al análisis de acciones más tradicional.

Casado, y con tres hijos, entre sus mayores virtudes destaca su carácter filantrópico. Tangen creó en 2013 la Fundación AKO, centrada en la educación y las artes. En 2018, él y su esposa, Katja, donaron 25 millones de dólares a la Universidad de Pensilvania a través de la Fundación AKO. Los fondos se han destinado a la construcción de un nuevo edificio en el campus, el Tangen Hall, y a la creación de un fondo internacional de becas. Desde 2012, Tangen ha apoyado a 22 estudiantes. Dentro de la universidad también forma parte de la junta de supervisores de Wharton.

En 2019, Tangen y su mujer se unieron a The Giving Pledge, una campaña filantrópica iniciada en 2010 por Warren Buffet y Bill Gates, en la que todos los miembros adheridos deben comprometerse a ceder, al menos, el 50% de sus fortunas a fines benéficos, ya sea en vida o en el momento de su defunción, vía testamento. Ese mismo año, ocupó el sexto lugar en la lista de donaciones del Sunday Times, que clasifica a los filántropos del Reino Unido según la proporción de riqueza personal que han donado cada año.

A Tangen se le atribuye la posesión de la mayor colección privada de arte nórdico modernista del mundo, colección con la que obsequiará a una fundación noruega como parte de un nuevo proyecto planeado en su ciudad natal, Kristiansand, para reconvertir un antiguo silo de cereales en un nuevo museo, el Museo Kunstsilo, que se inaugurará en 2021. Además también ha patrocinado la exposición The London Munch, del Museo Británico, inaugurada en 2019. Se trata de la mayor exposición del pintor noruego Edvard Munch en el Reino Unido.

El fondo noruego es uno de los inversores más importantes del mundo. Posee el equivalente al 1,4% de las empresas que cotizan en Bolsa. El Ministerio de Finanzas establece niveles máximos para las clases de activos, con un 70% en acciones. También exige una desviación máxima de 1,25 puntos porcentuales respecto a los puntos de referencia. Los activos noruegos están prohibidos y se están eliminando las tenencias de petróleo y gas. Una estrategia muy mal llevada podría perturbar todo el sistema financiero de Noruega. De momento, Tangen ha revelado muy poco sobre los planes con los que pretende administrar el fondo. Habrá que esperar.