Trabajo acepta que se aplique la nueva ley a quien teletrabaje al menos el 30% de su jornada

La primera reunión del diálogo social, tras el paréntesis estival, para negociar la nueva regulación del teletrabajo termina con avances, pero las partes seguirán negociando

Nueva Ley del Teletrabajo
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en el centro.

Algo más de cuatro horas ha durado la reunión entre los técnicos de los sindicatos CC OO y UGT y los de las patronales CEOE-Cepyme, junto a los responsables del Ministerio de Trabajo para negociar la nueva regulación legal del teletrabajo. En este encuentro, que era el primero tras el paréntesis veraniego, las partes "han registrado avances", pero han quedado en seguir negociando.

Concretamente, según fuentes conocedoras del encuentro, el Ministerio de Trabajo ha aceptado la demanda empresarial de elevar del 20% al 30% la jornada que un teletrabajador hace desde fuera del centro de trabajo para que esto sea considerado trabajo a distancia regular y se le apliquen las nuevas normas que se están negociando. 

Ya en los últimos intercambios oficiosos de borradores en los últimos días se perfilaba que existía margen de negociación respecto a elevar este porcentaje. De hecho, desde Trabajo entienden la posición patronal que quiere dejar fuera de esta regulación los casos de empresas que tienen como medida de flexibilidad o conciliación el teletrabajo solo un día a la semana (20% de la jornada). 

No obstante, otras fuentes de la negociación precisan que esta cesión de Trabajo --que hasta ahora estaba alineada con los sindicatos en torno al 20% para definir teletrabajo regular-- será a cambio de otras modificaciones del texto legal que ahora quedan a la espera de conocer los negociadores de los interlocutores sociales. 

Desde CC OO se han mostrado muy optimistas, asegurando que "la negociación avanza de forma favorable", según ha dicho Carlos Gutierrez, por lo que ven cercana la posibilidad de llegar a un acuerdo, a falta de unos flecos" que se conocerán en el texto que remita Trabajo a los agentes en las próximas horas o días. Algo más cautos se han mostrado en UGT, donde prefieren esperar a ver el texto final antes de evaluar un posible pacto.

Hoy tampoco se han modificado las condiciones incluidas en el actual borrador que está sobre la mesa acerca de flexibilidad de la jornada de teletrabajo, su control por parte de la empresa o el abono y compensación de gastos al teletrabajador por parte de su empleador.

Así, el hecho de que la patronal no haya vuelto hoy sobre estos asuntos y la aceptación de elevar del 20% al 30% la jornada de teletrabajo para que se considere trabajo a distancia hacen pensar a parte de los negociadores que el acuerdo estaría mas cercano. Pero en este punto es donde UGT ha mostrado su recelo a que la norma sea poco concreta respecto a la compensación de gastos o la seguridad en el puesto de trabajo. Y no marque unos mínimos, sino que remita demasiadas partes de la norma a su regulación posterior en los convenios colectivos, dejando fuera a más de dos millones de trabajadores que no tienen estos acuerdos de referencia, denuncian. 

La intención del Ministerio de Trabajo, según las fuentes consultadas, es llevar el texto que finalmente se acuerde al Consejo de Ministros "cuanto antes". Y aunque la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, quería tramitar esta norma como un proyecto de ley, todo apunta a que la urgencia con la que las empresas demandan la nueva regulación ante la vuelta al trabajo semipresencial en una inmensa mayoría de casos, habrían hecho cambiar de opinión a los responsables gubernamentales, que optarán por aprobarlo en un Real Decreto ley.

Con todo, las partes han quedado en analizar el próximo documento que les remita Trabajo con los cambios que incorpore para dar un sí definitivo al acuerdo. Entre estas modificaciones estará también previsiblemente un acortamiento del tiempo que permanecerán vigentes los acuerdos de teletrabajo que ya están incluidos en los convenios colectivos, pasando de los tres años actuales a posiblemente un año. Aunque aún este puto está por confirmarse. 

El personal laboral sigue fuera

Otras de las cuestiones que más escollos han levantado a la hora de cerrar un acuerdo en esta negociación han sido la propuesta del Gobierno de no aplicar esta nueva regulación al personal laboral de las administraciones públicas, algo por lo que los sindicatos han dicho que no van a pasar. 

Según las fuentes consultadas hoy no ha habido, sin embargo, avances en esta materia, ya que el Ministerio de Trabajo argumenta que la decisión de dejar fuera de esta regulación al personal laboral de las administraciones corresponde al Ministerio de Función Pública, que no está en esta mesa de diálogo, por lo que dicha negociación debería hacerse directamente con el departamento que dirige Carlolina Darias. 

No obstante, UGT sí está haciendo caballo de batalla con esta cuestión y exige, para respaldar el acuerdo, que se incluya al personal laboral en la aplicación esta ley, al menos hasta que haya un pacto con Función Pública al respecto.

Normas
Entra en El País para participar