Elena Rico (Renta 4): “El inversor quiere formar parte de la solución al Covid-19

El fondo que gestiona busca diversificación en todo el ámbito de la salud, pero con un sesgo hacia la tecnología médica

Elena Rico, gestora del fondo Renta 4 Megatendencias Salud
Elena Rico, gestora del fondo Renta 4 Megatendencias Salud

Elena Rico, que lleva desde 2015 dando soporte al equipo de Renta 4 Gestora como analista de compañías internacionales, es la responsable del fondo centrado en salud lanzado a primeros de año. Se trata de uno de los tres compartimentos del Renta 4 Megatendencias, que también invierte en energía sostenible, sobre todo el hidrógeno, y desde hace unas semanas, en tecnología y telecomunicaciones.

¿Por qué lanzar un fondo solo sobre salud?

Lo que pretendemos con este fondo es captar esa megatendencia y beneficiarnos de la diversificación que nos ofrece. Cuando hablas de salud piensas en farma y biotecnología, sin embargo hay muchísimos más campos: tecnología médica, aprovisionamiento de laboratorios y de hospitales, incluso entran las residencias de ancianos o cuidados personales.

¿Para qué tipo de inversor son las megatendencias y en concreto esta?

Se adapta perfectamente a cualquier tipo. Su tesis de inversión es muy fácil de entender y el inversor sabe dónde está invirtiendo, cuál es el fin de ese fondo y por qué se entra en esas compañías. Es un inversor que acepta riesgo, ya que hablamos de renta variable, pero además quiere hacer una inversión que esté alineada con unos objetivos emocionales. En este momento, quiere formar parte de esas compañías que están buscando el tratamiento o la vacuna para la cura del Covid-19.

¿Cómo ha condicionado la pandemia la formación de la cartera?

Cuando lanzamos el fondo teníamos ciertas noticias de lo que estaba pasando en China pero no éramos conscientes de lo que realmente nos iba a suceder en los siguientes meses. De hecho, la cartera la configuramos a mediados de febrero en máximos históricos, aunque con la corrección que sufrieron los mercados en marzo, nos han surgido oportunidades para reforzar esas posiciones a unos precios más atractivos. Pero la tesis de inversión no ha cambiado porque lo que buscamos son inversiones a largo plazo. No hemos deshecho posiciones salvo, al principio, una pequeña reducción de la ponderación en Gilead. Vimos que esa volatilidad tan elevada se debía a ser la primera en empezar a investigar un tratamiento contra el coronavirus y queríamos alejarnos de la volatilidad generada por el Covid.

¿Cómo es el proceso de inversión del fondo?

En el área de la salud contamos con un universo de más de 3.000 empresas, pero nosotros buscamos compañías de calidad, que tengan unos crecimientos sostenidos en el largo plazo, balances saneados, un buen equipo gestor y, muy importante, que tengan bajos niveles de endeudamiento y capacidad para generar flujos de caja. Además de valoraciones y números, buscamos entender su negocio y que tengan un buen equipo gestor, que sea consciente de sus acciones y sepa reaccionar ante episodios como el actual, que nadie se espera.

¿Qué les atrae de la americana Intuitive Surgical, la primera posición en su cartera?

Se dedica a los robots quirúrgicos, los más conocidos son los Da Vinci. Es una compañía familiar, que cotiza desde el 2005 y es líder en el mercado. Es muy sencilla, en el sentido de que su trabajo consiste en conseguir, a través de un robot, los movimientos que hace un cirujano en una intervención, con el único objetivo de que el paciente salga lo menos perjudicado posible de esa intervención y su recuperación sea mucho más rápida.

¿Qué subsectores prefieren?

Buscábamos diversificación dentro de todo el ámbito de la salud, pero con un sesgo hacia la tecnología médica. De hecho ocupa un 40% de la cartera, porque vemos ahí el foco de crecimiento de largo plazo. Además de Intuitive Surgical, tenemos Mectronic, que está especializada en cardiología; Johnson & Johnson que, además de ser farmacéutica, tiene un área de tecnología médica; o Stryker, que es ortopedia. También tenemos farmas como Roche, Novartis o AbbVie, y biotecnológicas como Regeneron. Y luego aprovisionamiento de laboratorios y de hospitales con Edward Lifesciences.

Tienen en cartera a Rovi, ¿qué les gusta de esta empresa? 

Principalmente que es una compañía familiar y eso significa que los intereses entre el equipo gestor y los inversionistas están alineados. Es una compañía líder con claros catalizadores de crecimiento en el largo plazo. Tiene sus propios compuestos, como la heparina de bajo peso molecular, que le supone más del 40% de las ventas, y también tiene fabricación para terceros, de ahí el anuncio de colaboración con Moderna para la vacuna contra el Covid. Tiene una tecnología muy interesante, que permite que un medicamento se vaya liberando de forma lenta a lo largo del tiempo, y un negocio muy sólido con ingresos recurrentes y buenas perspectivas. Conocemos al equipo gestor y es muy serio, nos ofrece mucha seguridad en el valor.

¿Qué pasará si la vacuna no acaba de salir adelante?

Que salga una vacuna o un tratamiento es un factor condicionante para determinar cómo va a ser la recuperación económica. ¿Qué pasaría si no sale como esperamos? Al final es un generador de volatilidad y sería una noticia negativa ya que alargaría aún más este proceso de recuperación, pero la reacción del mercado sería totalmente impredecible.

¿Tienen en el radar alguna otra compañía española?

Seguimos de cerca a Grifols, que opera principalmente en el mercado de los hemoderivados, que es un negocio básico en la cadena de salud y necesario, pero no cumple nuestros criterios de inversión debido a su endeudamiento.

¿Qué importancia tiene para ustedes el largo plazo?

En Renta 4 Gestora siempre buscamos la inversión de largo plazo y para nuestro fondo es muy importante, ya que una megatendencia es un cambio sostenido en el tiempo y nos la perderemos si invertimos a corto o medio plazo. No nos dejamos llevar por modas, por situaciones temporales, lo que buscamos es sostenibilidad en el tiempo. Hablamos de periodos superiores a 5 años, más bien entre 5 a 10 años. Todo eso corresponde a nuestra filosofía Slow Finance. Los inversores deben saber que es mejor ir piano piano, las riquezas al momento no existen, solo en las películas.

Normas
Entra en El País para participar