Microsoft, Oracle y Twitter: la incierta pugna por comprar el negocio de TikTok en EE UU

Ellison, propietario de la empresa de software californiana, apoya a Trump sin ambages

La red social sondea una oferta, pero los expertos dudan de su capacidad financiera

Logotipo de TikTok en un smartphone.
Logotipo de TikTok en un smartphone. Reuters

La tormenta de la guerra tecnológica entre China y Estados Unidos se ha trasladado las últimas semanas a TikTok. La popular plataforma de vídeos cortos, propiedad de la china ByteDance, sufre la presión de la Administración Trump, que lanzó un ultimátum para que se desprenda de sus operaciones en EE UU. Los pretendientes no paran de crecer y a las negociaciones de la firma con Microsoft se suma ahora Oracle.

La potente compañía californiana de software, la segunda mayor del mundo en el sector, y la red social de vídeos pueden parecer agua y aceite en el mundo empresarial. Sin embargo, el encaje resulta muy propicio: Oracle anhela crear un negocio de computación en la nube y de datos de consumo.

La compañía de Redwood ha entablado conversaciones con inversores, entre ellos Sequoia Capital, para crear un frente con el que pugnar por el negocio de TikTok en EE UU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, según fuentes consultadas por Bloomberg.

No obstante, no está claro lo avanzadas que están esas conversaciones, según fuentes familiarizadas con el asunto consultadas por EFE Dow Jones. General Atlantic también está entre los inversores a los que Oracle ha sondeado, puesto que tiene participaciones en ByteDance, según indicaron algunas de las fuentes.

Microsoft lidera hasta ahora la carrera por asegurarse los activos de TikTok en EE UU y es la única que de forma oficial ha confirmado conversaciones con ByteDance. Este martes Trump aseguró ante los medios que Oracle está interesada y “podría manejar” comprar el servicio. Twitter también está considerando una oferta, informó anteriormente The Wall Street Journal.

Reflote del negocio

El cofundador, presidente y mayor accionista de Oracle, Larry Ellison, se jactó de que su tesoro de datos sobre los consumidores es el segundo mayor tras el de Facebook y dijo que necesitan ayudar a las firmas a orientar a sus clientes “mejor que los competidores”.

La unidad de datos de la firma ha tenido dificultades desde que la ley de privacidad de datos de la UE entró en vigor en 2018: redujo su práctica de seguimiento de consumidores en la región. Facebook también cambió sus prácticas de focalización publicitaria tras el escándalo de datos de Cambridge Analytica, lo que dificultó que terceros como Oracle ayudaran a los anunciantes a encontrar audiencias especializadas.

Oracle despidió al 5% del personal de la división en 2018 y en 2019, anunció que los ingresos de esa unidad cayeron un 15%. Un mes después, el líder de la división dejó la empresa. En paralelo, su contrincante en esta batalla, Microsoft, ha resurgido en el cada vez más competitivo mercado tecnológico gracias a su fuerte apuesta por los servicios en la nube.

Lazos presidenciales

Oracle mantiene lazos estrechos con la Casa Blanca. Ellison celebró a comienzos de año una recaudación de fondos en su casa para el presidente. El consejero delegado, Safra Catz, trabajó en el comité ejecutivo del equipo de Trump en 2016. Preguntado por la idoneidad de Oracle como comprador, Trump aseguró: “Es una gran compañía y su dueño, un tipo fabuloso. Sería alguien que podría hacerse cargo”.

Un dique de contención fiable para el presidente, que acusa a ByteDance de compartir datos de usuarios de EE UU con el Gobierno chino, un extremo que la empresa ha negado en repetidas ocasiones.

Twitter, el contendiente dudoso

  • Financiación. Twitter expresó este mes de agosto a ByteDance, su interés de adquirir las operaciones estadounidenses de la aplicación para compartir vídeos, según informaron a Reuters dos personas familiarizadas con la negociación. Algunos expertos han planteado dudas sobre la capacidad de la conocida red social para reunir financiación suficiente para alcanzar un pacto potencial.
  • Capitalización. La red social liderada por Jack Dorsey tiene una capitalización de mercado cercana a los 30.000 millones de dólares (25.454 millones de euros), casi tanto como la valoración de los activos de TikTok y necesitaría recaudar capital adicional para financiar esta compra, según las mismas fuentes.
Normas
Entra en El País para participar