Meliá reactiva su apuesta por China con la apertura de dos hoteles de lujo

Cuenta ya con siete establecimientos en el gigante asiático y prevé abrir otros nueve en el próximo año y medio en China, Tailandia, Malasia, Vietnam e Indonesia

Interior del Gran Meliá Zhengzhou
Interior del Gran Meliá Zhengzhou

Movimiento contracorriente de Meliá. En mitad de lo que parece la segunda ola de coronavirus en Europa, la hotelera dirigida por Gabriel Escarrer ha reactivado las aperturas que contenía el plan estratégico aprobado a principios de años y que tuvo que ser aparcado desde marzo por la irrupción de la crisis sanitaria. La cadena ha anunciado esta mañana la apertura de otros dos hoteles en China de su marca de lujo Gran Meliá, que estarán situados en las ciudades de Chengdu y Zhengzhou, y que se suman al que ya opera en Xian desde hace cinco años.

De esta manera reactiva la apuesta por crecer en Asia. En una entrevista con Cinco Días a finales de enero, Escarrer reconocía que Asia iba a concentrar la mitad de las aperturas previstas para 2020. Siete meses después, Meliá matiza que espera abrir otros nueves hoteles en el próximo año y medio en China, Tailandia, Malasia, Vietnam y e Indonesia, con el fin de contar con una cartera de 50 hoteles en los próximos años (en la actualidad cuenta con 326 hoteles).

La renovada apuesta por esa región del mundo se basa en dos factores. La primera es que es la región del mundo menos afectada por la crisis del coronavirus y es la primera que ha empezado a recuperar unos niveles de ocupación cercanos a los registrados en los meses previos al estallido de la crisis sanitaria. La segunda se basa en el convencimiento de Escarrer (ha viajado más de 40 veces a China en los últimos tres años) en que la clase media asiática será la que dominará la industria turística en el futuro. "Cada año se incorporan 70 millones de ciudadanos a la clase media desde China, India, Indonesia o Vietnam. Si en los 70 nuestro negocio se basó en la clase media europea que iba de vacaciones, la próxima década estará protagonizada por la clase media asiática, donde la prioridad número uno es viajar, por encima de la viviendao el coche. En una primera fase van a destinos cercanos, pero una vez que se familiarizan con la marca y rompen la barrera de idioma con el inglés, buscan destinos lejanos".

El anuncio de las aperturas, las primeras tras el estallido del coronavirus, se producen solo dos semanas después de que la cadena presentará los peores resultados de su historia en un primer semestre. En concreto perdió 358,5 millones de euros entre enero y junio de 2020 frente a los 47,7 millones de beneficios obtenidos en el mismo período de 2019. Tal y como reconoció a la CNMV, el mayor impacto se produjó en el segundo trimestre, con un hundimiento del 94,5% de los ingresos debido al cierre de los hoteles. De hecho, según detalló Escarrer, en los meses de mayo y junio los ingresos se aproximaron a cero.

 

Normas
Entra en El País para participar